INTRODUCCIÓN

En el Salmo 104, encontramos un pasaje paralelo a Génesis capítulo 1, que describe la gloria de Dios reflejada en la creación…

  • -vv. 1-9 Se acerca a los primeros dos días, la creación de la luz en el primero y la creación de los cielos en el segundo
  • -vv. 6-18 Tercer día, separación tierra y aguas y creación de la vegetación
  • -vv. 19-23 Cuarto día, astros
  • -vv. 24-26 Quinto día, seres marinos y aves
  • -vv. 27-30 Referencia al sexto día
  • -vv.31-35 Oración de cierre alabando y pidiendo a Dios porque Dios quite a los malos del universo, mirando hacia adelante a la creación de los cielos nuevos y tierra nueva

Nos encontramos en el último día de la semana de la creación de Dios—el sexto día. En este día, Dios no solo crea los animales terrestres, sino que corona su obra creadora con la creación del hombre.

Y el sexto día en la obra creadora de Dios lo encontramos en Génesis 1:24 al 31//. Vamos a leer nuestro pasaje para iniciar el estudio de este gran texto…

24 Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así.
25 E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.
26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.
30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.
31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

REPASO:

En los versículos 14 al 19, estudiamos el cuarto día de la creación—en el cual Dios creó los cuerpos celestes. Al llegar al versículo 20 y hasta el 23, llegamos al quinto día—en el cual Dios creó los seres marinos y las aves.

Y en los versículos 24 al 31, llegamos al sexto día de la creación—en el cual Dios despliega su gloria en la creación de los animales terrestres y el hombre.

Y vamos a dividir nuestro texto en dos partes:

I. LA CREACIÓN DE LOS ANIMALES TERRESTRES (vv. 24-25)
II. LA CREACIÓN DEL HOMBRE (vv. 26-31)

NOTEN, EN PRIMER LUGAR…

I. LA CREACIÓN DE LOS ANIMALES TERRESTRES (vv. 24-25)

A. El decreto de los animales terrestres (v. 24)

24 Luego dijo Dios:

Una vez más, Dios habla—sin esfuerzo alguno—y por su Palabra crea los animales terrestres. Simplemente con hablar, creó todo tipo de animal terrestre—desde el insecto más pequeño, hasta el animal más grande…desde una hormiga hasta un elefante.

Produzca la tierra

No quiere decir que la tierra por si sola dio lugar a los animales terrestres, ni que a partir de la tierra, “evolucionaron” formas de vida.

Lo que muestra es el hecho de que los animales fueron formados a partir de la tierra, como lo vemos en Gn. 2:19. Este también fue el caso con el hombre, de acuerdo al 2:7.

seres vivientes según su género,

Aquí encontramos la misma idea que en los versículos 11 y 12 en el caso de las plantas, en el 21 en el caso de ciertos animales y otra vez aquí en el 24 y 25. Las palabras en RV60 género y especie que encontramos en los versículos 24 y 25, traducen la misma palabra hebrea.

Como explicamos en el versículo 11 y 12, Esa frase se repite 10 veces en Génesis 1 y la palabra hebrea que se traduce género en la RV60, en cierta manera es equivalente a la palabra en español “especie”.

El uso de esta palabra muestra que Dios creó a cada animal con un código genético que establece sus características particulares y limita sus variaciones genéticas.

Este es un principio muy importante: cada organismo tiene un código genético determinado que determina todas sus características y es imposible cruzar la linea genética entre especies.

En otras palabras, los árboles solo pueden producir árboles de su mismo género…al igual que los animales, etcétera.

Podemos tomar ciertas especies dentro de una misma categoría genética, para refinar ciertas características, pero en ningún momento podemos tomar dos géneros de plantas u organismos de géneros diferentes y esperar que haya un resultado.

Además no hay manera en la que plantas produzcan animales o viceversa.

Esto obviamente refuta la idea evolucionaria que dice que todo ser vivo surgió a partir de un organismo vivo en común.

Entonces Dios, forma los animales a partir de la tierra, de acuerdo a la linea genética que Él estableció para cada especie…y específicamente forma…

bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie.

Aquí encontramos tres tipos de animales terrestres…de manera general, encontramos una clasificación de los animales terrestres en estas tres divisiones…

Bestias

Se puede traducir animales (en general; animales domésticos; KJV “ganado”).

Se refiere a animales domésticos, ganado (Smith, 3). Esta categoría incluye a ovejas, vacas, etc.

Serpientes

Se puede traducir animales pequeños (RV60 “serpientes”; NIV “criaturas que se mueven por el suelo”).

Se refiere a todo reptil, incluyendo también a todo insecto y es posible, como lo señala un autor, que también se incluyan a mamíferos pequeños de patas cortas como las ardillas (MacArthur, La batalla por el principio, 170).

Aunque muchos insectos después de la Caída son dañinos y molestos para el ser humano, recuerden que antes de la Caída ese no era el caso. De hecho, cuando fueron creados, cumplieron el propósito para el que Dios los creó (1:31).

Animales de la tierra

Se puede traducir bestias (salvajes—KJV).

Esta categoría incluyen al resto de los animales terrestres…por ejemplo, jirafas, elefantes, etc…

Es muy probable que esta categoría también incluye a dinosaurios como Behemot (Job 40:15-24) y Leviatán (Job 41). En estos pasajes de Job encontramos descripciones de animales que no encajan con ningún animal que existe en nuestro tiempo.

Es muy posible que los dinosaurios se extinguieron debido a los cambios atmosféricos que trajo el Diluvo.

Como veremos más adelante, si Dios quiere, aparentemente debido a los cambios atmosféricos, la duración de la vida humana y animal fue reducida.

Noten que ninguna de estos animales evolucionó a partir de otros animales. Dios los creó de manera individual e instantanea.

Y fue así.

Tal como Dios lo dijo.

Y noten en segundo lugar…

B. El cumplimiento de la creación de los animales terrestres (v. 25ª)

25 E hizo Dios

La frase dijo Dios (v. 24) y esta en el 25, hizo Dios, en hebreo son paralelas y esto quiere decir que una se explica a la otra. Esto es, Dios emitió un decreto, habló, y lo que habló apareció. Como ya lo señalamos, esto sucede a lo largo de la semana de la creación.

animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie.

En un instante, Dios creó a todos los animales terrestres…desde el más pequeño de los insectos hasta el más grande de los animales terrestres, incluyendo vacas, camellos, hormigas, elefantes, etc….con todos sus rasgos genéticos claramente establecidos—hasta el más pequeño detalle.

Una vez más, el hecho de que Dios haya creado tal diversidad y cantidad de animales terrestres en cuestión de un menos de un día, demuestra su poder y sabiduría.

Vemos entonces, el decreto, el cumplimiento y finalmente…

C. El veredicto de la creación de los animales terrestres (v. 25b)

25b … Y vio Dios que era bueno.

Al igual que en el versículo 4, con la luz (primer día), en el versículo 10—en la separación de la tierra y las aguas (tercer día)—así también con las plantas, versículo 12 (tercer día)y en el 18, con la creación de los astros (cuarto día), en el quinto día, con la creación de los seres marinos y aves, versículo 21, vio Dios que era bueno. Esto es, excelente, es adecuado para cumplir el propósito con el que Dios creó esto. De nuevo, el pecado aún no ha entrado en el universo.

Como ya lo mencionamos, no había necesidad de que la creación evolucionara, porque todo lo que Dios había creado era bueno—no le faltaba nada para cumplir con el el propósito con el que Dios lo creó.

EN SEGUNDO LUGAR, VEAMOS CÓMO CULMINA DIOS SU OBRA CREADORA EN EL SEXTO DÍA…

II. LA CREACIÓN DEL HOMBRE (vv. 26-31)

Después de que Dios ha acabado el resto de la
creación, la corona con un ser vivo diferente al resto
de la creación…

Llegamos al clímax de la obra creadora de Dios. El
resto de la semana de la creación, es simplemente una preparación para la creación del hombre en el día sexto. De hecho, de todo el relato de la obra creadora de Dios, la descripción de la creación del hombre es la más larga—1:26-31 y la mayoría del capítulo 2, que es una descripción detallada de lo que sucedió el día sexto.

A. La característica distintiva de la creación del hombre (v. 26ª)

26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre

Hablemos por un momento de la palabra Hagamos

En ninguna otra parte de la semana de la creación, encontramos a Dios diciendo “Hagamos”. El resto de la creación había sido creado por mandatos impersonales, tales como “Hágase…sea,” etc. Pero en el caso del hombre, vemos un aspecto personal por parte de Dios. Esto es, hay una relación única entre Dios y el hombre que no vemos en el resto de la creación.

Esta es la única ocasión en toda la descripción de la creación, en la que se hace referencia a Dios en plural—haciendo una referencia a la pluralidad de personas que a partir de otros pasajes en el NT, sabemos que es la trinidad.

Y este pronombre también apunta a las relaciones que encontramos en la deidad.

En Gn. 3:22 y 11:7, encontramos otra vez referencias a Dios en plural.

A lo largo del AT, encontramos referencias a la comunicación que existe entre los miembros de la Trinidad—por ejemplo, Salmo 2:7; 45:7 e Isaías 48:12. Aunque a partir del AT, no podemos llegar a comprender en su totalidad la enseñanza de la Trinidad como en el NT, si son indicaciones claras de la existencia y comunicación que existe entre las personas de la Trinidad, como lo vemos confirmado en el NT.

Dios entonces determinó crear al…

hombre es la palabra hebrea adám. Esta palabra quiere decir posiblemente en su raíz, “rojo”. Quizás porque fue formado de tierra roja. En este contexto (vv.26 al 28), se refiere al ser humano en terminos genéricos—no solo al hombre sino al hombre y a la mujer (noten los vv. 26-28).

El hecho de que el hombre sea creado por Dios es reiterado en varios lugares de las Escrituras—por ejemplo, Dt. 4:32; Sal. 95:6; 100:3 e Is. 45:12.

Es importante señalar que el hecho de que el hombre haya sido creado pod Dios, implica que su existencia y susbsistencia dependen de Dios. Por lo tanto, no es autosuficiente y su vida está delimitada en todo sentido por los límites establecidos por Dios—aún antes de que entrara el pecado al universo.

El hombre fue creado…

a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;

ÒImagen y semejanza son palabras sinónimas. El hecho de que se repita la idea enfatiza la realidad. En otras palabras, al repetir la verdad, Dios está enfatizando esta verdad.

-Imagen (tselem) viene de una raíz que significa grabado//. Podríamos decir que Dios es el molde que determina cómo es el hombre.

Vemos entonces que de toda la creación, solo el ser humano fue creado por Dios a su imagen y semejanza.

Es importante recalcar que el hombre no descendió ó evolucionó de algún otro animal, sino que fue creado directamente por Dios y de manera independiente del resto de la creación animal.

Solo el ser humano fue creado por Dios a su imagen y semejanza.

SER CREADO A IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS QUIERE DECIR…

-Primordialmente, tiene que ver con la parte inmaterial del hombre.

-Entonces, ser creado a imagen de Dios, quiere decir que el hombre…

  1. Refleja los atributos comunicables de Dios (las cualidades de Dios que pueden ser reflejadas en el hombre, en cierto grado), tales como la santidad, la sabiduría, al bondad, la misericordia, la verdad, el amor, gracia, justicia, longanimidad.
  2. Intelecto, emociones y la capacidad de tener relaciones personales con Dios y otros seres humanos. Somos seres espirituales porque podemos estar concientes de Dios y tener una relación con Él. Por eso podemos decir que el hombre fue creado para glorificar a Dios y disfrutarle para siempre (Col. 1:16).
  3. Es un ser moral—esto es, tiene la capacidad innata de diferenciar a nivel elemental entre el bien y el mal.

-El cuerpo del ser humano ha sido diseñado por Dios de tal manera que contribuye a la expresión de la imagen de Dios en el hombre. Por ejemplo, tenemos una postura erguida, el cerebro con la capacidad de razonar, los diferentes músculos en la cara, la lengua…todo esto facilitando la expresión de emociones, la capacidad de hablar y así relacionarnos con otras personas.

Génesis 5:1-3 muestra que esta imagen no solo estuvo presente en Adán y Eva, sino que, aunque el pecado ha contaminado toda parte de nuestro ser por la Caída, la imagen de Dios pasó a todo ser humano después de Adán.

Por lo tanto, ningún ser humano es superior a otro porque todos han recibido la imagen de Dios. Independientemente de trasfondo cultural, económico o racial, todo ser humano es portador de la imagen de Dios…es parte de su naturaleza.

Hechos 17:26 es un pasaje muy importante. Aquí vemos que todo ser humano viene de Adán y como Adán fue creado a imagen de Dios, como ya vimos, la imagen de Dios pasó a todo ser humano.

Ninguna nación puede exaltarse a sí misma sobre otra…ningún grupo de personas puede exaltarse a sí mismo sobre otro…

Además, Dios ha establecido cuándo existe una nación, por cuánto tiempo, qué tan grande y poderosa es, su localización geográfica, sus características raciales. ¡Qué gran afirmación de la soberanía de Dios!

El ascenso y descenso de Babilonia, Grecia, Roma…las potencias mundiales de nuestros tiempos…el tiempo en el que México fue constituido como nación, la extensión de su territorio, nuestras características raciales, la realidad de que seamos un país de tercer mundo y no una potencia mundial…todo esto esta bajo el control absoluto de Dios.

En Génesis 9:3-6 encontramos un pasaje muy importante que afirma la identidad única de la humanidad, en referencia a los animales, por haber sido creada a imagen de Dios:

  • v.3, el hombre puede comer animales
  • v.4, La sangre cruda, como señala un autor, no debía consumirse como alimento, porque representaba simbólicamente la vida de los animales (MSB, 27-28).
  • vv.5-6 La pena de muerte es establecida para todo animal u hombre que le quitara la vida a otro hombre, de manera no legítima.

Noten que el ser humano podía matar animales para comer, pero ni los animales ni el hombre podían matar al hombre, porque solo el hombre fue creado a imagen de Dios, como lo señala un autor (MSB, 28).

Y en el NT, este principio de Génesis 9:6 es reafirmado. En contraste a lo que muchas personas piensan en nuestro día, la Biblia establece que la pena de muerte es un castigo justo para el asesinato (Mt. 26:52). Dios ha dado al gobierno el derecho de implementar esta pena (Jn. 19:11; Hch. 25:11; Ro. 13:40).

Entonces, Dios dio al gobierno el derecho de aplicar el más severo de los castigos para el asesinato, porque el hombre fue creado a imagen de Dios.

La Palabra de Dios entonces, afirma el valor de la vida humana…o la santidad o dignidad de la vida humana.

Noten que un entendimiento bíblico de la naturaleza del hombre, tiene serias implicaciones en el area social.

El hecho de que Dios nos haya creado a su imagen, tiene implicaciones en cómo nos tratamos—esto es, cómo tratamos a otras personas (Stg. 3:9—señala que no debemos maldecir a un ser humano, por haber sido hecho a imagen de Dios).

En referencia a la creación, el ser humano tiene un valor que está muy por encima del resto de la creación, por el hecho de que Dios lo creó a su imagen.

En contraste a lo que muchas personas incorrectamente piensan, es importante señalar que Dios le da al hombre un valor que está por encima del resto de la creación.

Muchas personas creen que, como descendimos de los animales, estamos al mismo nivel que los animales. Noten como un entendimiento erroneo del origen del hombre tiene serias implicaciones a nivel práctico.

El hecho de que el hombre haya sido creado a imagen y semejanza de Dios no lo hace “un pequeño dios” ó “igual a Dios” ó que pueda existir de manera independiente de Dios.

Aún cuando el hombre fue creado a imagen de Dios y se le dio una posición exaltada por encima de la creación, es aún creación de Dios y su existencia y subsistencia dependen de Dios en su totalidad.

El Salmo 8:3 y 4 afirma lo diminuto que es el hombre en comparación a Dios y al mismo tiempo, la posición privilegiada que le asignó por encima del resto de la creación, en los versículos 5 al 8.

B. La posición distintiva de la creación del hombre (v. 26b)

26b …y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

Esta afirmación no solo incluye a los animales del contexto inmediato, sino al reino animal en su totalidad y a la tierra en general.

Dios dió al ser humano una posición y responsabilidad que no dió a nadie más en la creación—esto es, lo colocó por encima del resto de la creación.

Ninguna otra criatura que Dios había creado tenía la capacidad y responsabilidad dadas por Dios de estar por encima de las otras—solo el hombre había sido creado a imagen de Dios y solamente al hombre se le dio la responsabilidad de enseñorarse por encima de la creación.

C. La igualdad distintiva de la creación del hombre (v. 27)

27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Es importante señalar que no tanto el hombre como la mujer, fueron creados a imagen de Dios.

Ni uno ni otro fue creado “a un nivel mayor” de la imagen de Dios. Ambos fueron igualmente creados a imagen de Dios. De hecho, noten que el versículo 28 también se aplica a ambos.

Esto quiere decir, como lo mencionamos hace un momento, que tanto Adán como Eva…el hombre y la mujer…

  1. Reflejan los atributos comunicables de Dios (las cualidades de Dios que pueden ser reflejadas en el hombre, en cierto grado), tales como la santidad, la sabiduría, al bondad, la misericordia, la verdad, el amor, gracia, justicia, longanimidad.
  2. Poseén intelecto, emociones y la capacidad de tener relaciones personales con Dios y otros seres humanos. Ambos son seres espirituales porque podemos estar concientes de Dios y tener una relación con Él. Ambos fueron creados para glorificar a Dios y disfrutarle para siempre.
  3. Ambos son seres morales—tienen la capacidad innata de diferenciar a nivel elemental entre el bien y el mal.

En 1 de Co. 11:7 encontramos un pasaje que, a primera vista, puede parecer conflictivo. Pero el punto es que aunque tanto el hombre y la mujer han sido creados a imagen y semejanza de Dios, el hombre de manera especial refleja la gloria de Dios, por sus funciones de ejercer dominio sobre la creación de Dios .

D. La bendición distintiva de la creación del hombre (v. 28)

En tres elementos…que reflejan el amor de
Dios.

1. Disfrutar de Dios y su creación (v. 28a)

28 Y los bendijo Dios…

En otras palabras, Dios los lleno de felicidad. En su amor, Dios les concedió que pudieran disfrutar de Él y de las riquezas de su creación.

Obviamente en el caso de Adán, esto fue perfecto—no había pecado en el mundo aún. Dios le dio a Adán la facultad de disfrutar de Dios, de su creación—les dio los sentidos para disfrutar de las riquezas de su creación: los colores, sabores, variedad de formas en la creación.

De hecho, aún después de la Caída, vemos el inmenso amor de Dios, al concederle al ser humano—aún al incrédulo—que disfrute de tantas cosas en la creación: tantos colores en diferentes paisajes, sabores y variedades de comida, etc.

Aún después de la Caída Dios quiere que disfrutemos de Él y de las riquezas de su creación, como lo vemos en Ec. 6:18; 1 Ti. 6:17; Hch. 14:17—incrédulos.

2. Llenar la tierra (v. 28b)

28 Y los bendijo Dios, y les dijo:

Esto es al hombre y a la mujer…

Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra,

Noten que en el sexto día de la creación, Dios establece el matrimonio—como también lo dice claramente Génesis 2:24.

Y noten que desde el principio, antes de que el pecado entrara a la humanidad, Dios estableció las relaciones sexuales en el contexto del matrimonio, entre un hombre y una mujer, estando unidos de manera permanente. Esto es, una relación monógama permanente.

Es obvio que ni Adán ni Eva por sí solos podrían haber cumplido con este mandato de multiplicarse, de llenar la tierra.

Dios estableció el matrimonio entonces, desde la creación, como la relación más íntima y de mayor importancia entre seres humanos: un hombre y una mujer unidos permanentemente.

Este mandato a fructificar y multiplicarse se repite en Gn. 9:1 y en el 22:17 y 18.

Noten el amor de Dios manifestado en este mandato:

  1. No solo nos da el privilegio de participar en la multiplicación de seres humanos—que son portadores de su imagen, sino que también,
  2. Enriquece nuestra vida conforme cumplimos este propósito, ya que los hijos son una bendición de Él (Sal. 127:3) que llenan nuestra vida de gozo.

3. Dominio (v. 28b)

28b y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Aquí Dios da al hombre y a la mujer—al ser humano en general—la responsabilidad de dominar la creación.

Junto con esta responsabilidad, Dios también le delegó la responsabilidad de cuidar de la creación para aprovecharla al máximo para el bienestar del hombre, siendo buen mayordomo de las riquezas que Dios dió en la creación.

En Génesis 2:15 vemos este principio.

En Génesis 2:19 y 20 vemos un ejemplo de Adán ejerciendo esta autoridad dada por Dios por encima del resto de la creación. De toda la creación, solo él tenía la capacidad y autoridad de nombrar a los animales.

Desgraciadamente, en la Caída, el hombre perdió este dominio absoluto y parcialmente, Satanás usurpó dicho dominio, que le será arrebatado por el Rey de Reyes cuando establezca su reino milenario y después pasemos a los Cielos Nuevos y la Tierra Nueva.

Debido a los efectos del pecado, el hombre no ha sujetado a la Creación como Dios lo estableció—las guerras, muerte, pestes, explotación indiscriminada, etc. son un enemigo continuo de este propósito de dominar, cuidar de la Creación y aprovecharla al máximo para el bienestar del hombre.

A pesar de los efectos del pecado, el hombre aprovecha gran parte de la Creación para su bienestar, mostrando así la imagen de Dios que porta. Pero no será sino hasta que Cristo regrese, que el Señor recobrará el dominio que Dios diseñó para el hombre.

E. La comida distintiva establecida en la creación del hombre (vv. 29-30)

29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.
30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.

Aquí vemos de nuevo la bondad de Dios, al haberle concedido al hombre y a la mujer, el poder disfrutar de la abundancia de muchas frutas y vegetales suculentos. Y todo esto, aún en nuestro día, con objeto de que lo disfrutáramos.

Él pudo haberlos sustentado con un tipo de comida inodora, insípida, con un alto contenido nutricional…sin color…pero les dió y aún a nosotros, nos ha dado una variedad increíble de alimento en la creación y la capacidad de disfrutarlo. Esto refleja su amor.

Noten que tanto el ser humano como los animales eran vegetarianos antes de la Caída . Como no había pecado, no había muerte y por lo tanto, todos eran vegetarianos, no carnívoros. Los leones eran carnívoros, por ejemplo.

F. La observación divina y distintiva de la creación de los seres terrestres y del hombre (v. 31)

31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.

Una vez más, esto reitera que no había pecado. Y aquí Dios no solo afirma que era bueno, sino que era bueno en gran manera. También se puede traducir ” y “he aquí era muy bueno.”

Toda la Creación, hasta este punto, estaba lista para cumplir con el propósito por el que Dios la había creado. No había pecado. No había ninguna carencia, dificultad. No había muerte, plagas, enfermedad, sufrimiento.

Todo era perfecto.

Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Esto es, el último día en el que Dios creó. Un día literal, de 24 horas.

Como lo hemos mencionado, día en RV60, traduce la palabra hebrea yom. Cuando yom es usado con adjetivos numéricos, se refiere a un día literal de 24 horas—como lo confirma también Ex. 20:9-11.

CONCLUSIÓN

En un sermón titulado “Destrucción y protección divinas”, Spurgeon dijo…en referencia al propósito que Dios tuvo al crear…

…Él crea para que pueda desplegar sus propias perfecciones. Él hace nacer, por así decirlo, criaturas conforme a su propia imagen para que pueda vivir en ellas, para que pueda manifestar a otros el gozo, el placer, la satisfacción, que Él siente tan intensamente en sí mismo.

¡Estoy seguro de que su propia gloria debió haber sido el fin que tenía en mente! Él quizo revelar su gloria a los hijos de los hombres, a ángeles, a las criaturas que Él formó, para que reflejaran su honra y cantaran su alabanza.

Solo viviendo en obediencia a su Palabra es como verdaderamente reflejamos su honor y cantamos su alabanza de la manera que le agrada.

14