Ayuda Pastoral

Una amplia reserva de contenido del corazón de maestros bíblicos

celebraajesusLa Navidad no es lo que solía ser cuando se celebraba a Jesús solamente. El cambio ha sido lento pero seguro. Comenzó con la adopción del legendario San Nicolás cuya benevolencia se ha convertido en una cornucopia materialista que año con año le roba cámara a las bendiciones espirituales de Jesús.

La cosa se ha empeorado en las últimas Navidades. Continúa subiendo el volumen del materialismo mientras que la algarabía cristiana se atenúa más. Este mismo año, por ejemplo, la cafetería Starbucks ha desnudado el rojo navideño de toda decoración tradicional en sus tazas dejando un rojo incógnito que cada uno puede interpretar a su antojo.

Esta es una realidad que entristece, más no debe de alarmarnos. El mundo jamás celebrará a quien prefieren crucificado. La Navidad es un negocio redondo para el mundo maquillado de un evangelio de tolerancia. Mientras se llenan sus cofres a manos llenas, se promueve a un Cristo que en vez de venir a salvar a pecadores viene para invitar a todos indistintamente a su festejo.

En Logos tenemos una mejor manera de celebrar la Navidad. No solo regresando a la celebración tradicional, sino dando un paso más allá para tener un festejo tan correcto como completo. La celebración comienza con el niño Jesús en Belén aunque no termina ahí. Pues si bien su humanidad pudo contenerse en una cuna de paja, la gloria de su persona ni aun los cielos la puede contener. Por esto en las Escrituras Cristo porta múltiples títulos que describen diferentes aspectos de la riqueza de su gloria.

Para ayudarnos a comprender esto, hemos separado doce días para celebrar a Jesús según doce títulos distintos. Te invitamos a partir del 9 de Diciembre a que nos visites y escuches una breve exposición de cada título por parte de reconocidos líderes cristianos quienes expondrán en nuestra página navideña los distintos atributos de Jesús como:

  • Hijo de Dios
  • Creador
  • Gran Profeta
  • Verbo
  • Mediador
  • Sacerdote
  • Hermano Mayor
  • Emanuel
  • Consejero
  • Novio
  • Juez
  • Rey Eterno

Asimismo te invitamos a aprovechar de las diferentes ofertas que te ayudarán a saber más de Jesús y poder adorarle en esta época en una forma espléndida.

Después de leer la historia de los pecados de David contra Betsabé y Urías, cualquiera puede ser llevado a pensar que Urías, como la persona que perdió la vida en el proceso, fue el ser más afectado por las acciones de David. Sin embargo, al momento de su confesión expresó: “Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos…” (Salmo 51.4, RVR60). La realidad es que la persona más afectada por todo fue Dios —el corazón del Señor fue el más herido de todos. Las implicaciones del asunto sobre Urías fueron irreversibles; ¡perdió su vida! Pero lo más horrible de todo fue que pecó contra Dios.
¿Dónde radicaba la esperanza de David? ¿En que Urías le perdonara? No, pues ya no podía traerle a la vida de nuevo. La verdadera esperanza de David estaba en Dios, quien es amplio en perdonar. Él puede limpiar hasta la conciencia de un asesino sin que la persona asesinada diga media palabra. Aun después de todo esto, el Espíritu de Dios guió las cosas para que quedara registrado en la Biblia el hecho de que David era un hombre conforme al corazón de Dios. ¡Cuánta misericordia!

PADRES IDEALES

Sin comentarios

Existe una vasta diferenpadres fielescia entre ser progenitor a ser padre. El uno procrea, el segundo cría. La procreación toma un momento, la crianza toda una vida. El primero piensa que la paternidad se tiene, el segundo que se aprende, que no viene por instinto, que se debe de estudiar para poder ser apto.

Al hablar de estos dos modelos ¿Puedes adivinar a quién me estoy refiriendo? Es fácil pensar identificar al hombre sin Cristo como el progenitor ausente de la crianza de sus hijos, mientras que al cristiano como el verdadero padre siempre envuelto en la crianza. Lamentablemente muchas veces esta imagen no es más que un espejismo.

Basta estudiar las Escrituras para encontrar tantos principios de crianza, como pobres modelos de su aplicación…

Continúe la lectura aquí

 

Todos queremos la mejor y más rápida manera de hacer las cosas; aquella que nos signifique un menor esfuerzo, menor responsabilidad y que nos de los mejores resultados. La Biblia nos dice cómo.

Lo que me intriga sobremanera es ¿por qué siendo tan sencilla la receta nos negamos a seguirla?

Esta mañana leía una síntesis de esta receta en Job 11:13-19 y lo que nos ofrece. Mira todos los beneficios: un rostro limpio de mancha (honor), fortaleza, valor, olvidar la miseria, claridad en esta vida, confianza, esperanza, dormir seguro y no tener más temor.

Pero ¿que hay que hacer? Léelo por ti mismo:

Si tú dispusieres tu corazón,
Y extendieres a Él tus manos;
Si alguna iniquidad hubiere en tu mano, y la echares de ti,
Y no consintieres que more en tu casa la injusticia,
Entonces levantarás tu rostro limpio de mancha,
Y serás fuerte, y nada temerás;
Y olvidarás tu miseria,
O te acordarás de ella como de aguas que pasaron.
La vida te será más clara que el mediodía;
Aunque oscureciere, será como la mañana.
Tendrás confianza, porque hay esperanza;
Mirarás alrededor, y dormirás seguro.
Te acostarás, y no habrá quien te espante;
Y muchos suplicarán tu favor.

Pero los primeros cuatro versículos nos cuestan tanto trabajo ¿verdad? Solo tenemos que disponer nuestro corazón, venir delante de Dios con sinceridad y reconocer nuestro pecado y pedir su perdón en arrepentimiento. 1 de Juan dice que Él es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad. No dejes pasar otro día, ven ante Dios y entrégale tu vida.

Dios te bendiga,

Publicado en La Paz de Cristo el 4 de Abril de 2015 por Jorge A. Salazar

Cuando el pueblo de Israel andaba por el desierto hicieron una carpa, un tabernáculo, donde la presencia de Dios se encontraba con Moisés como nos lo explica el capítulo 33 del Éxodo. 

En el versículo 11 nos dice lo que sucedía cuando Moisés entraba en el tabernáculo: “Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo.”.

Muchos de nosotros no podemos imaginar lo que experimentó Moisés y nos impresiona, pero quiero llamar tu atención a otra persona; el joven Josué.

Dice que el siervo de Moisés, Josué, quien más tarde en la historia toma su lugar como líder del pueblo de Israel y es quien los guía a tomar la tierra prometida, ¡este jovencito nunca se apartaba de en medio del tabernáculo! 

Qué ejemplo de devoción y amor por la presencia de nuestro Dios. Muchos de nosotros en ocasiones hemos experimentado por un breve instante la presencia de Dios en nuestras vidas. Ya sea en medio de la alabanza y adoración, durante un sermón o en nuestro tiempo devocional, hemos sentido la presencia de nuestro Dios para después seguir adelante con nuestra vida cotidiana. Este joven experimentó estar cerca de la presencia de Dios y no quería apartarse de en medio del tabernáculo.

Me pregunto cómo sería nuestra vida si en realidad nos empeñáramos en vivir en la presencia de Dios en todo momento. ¿Qué decisiones tomé el día de hoy que reflejen mi anhelo por la presencia de Dios? ¿Qué cosas dije o hice que le demuestren a Dios cuánto lo deseo?

David escribió: “¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, porque siempre están conmigo. Más que todos mis enseñadores he entendido, porque tus testimonios son mi meditación. Más que los viejos he entendido, porque he guardado tus mandamientos; de todo mal camino contuve mis pies, para guardar tu palabra. No me aparté de tus juicios, porque tú me enseñaste. ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca. De tus mandamientos he adquirido inteligencia; por tanto, he aborrecido todo camino de mentira. Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.

Es mi oración que la Palabra de Dios sea nuestro deleite y conforme Dios obre en nuestras vidas le busquemos de todo corazón.

Dios te bendiga.

Publicado en La Paz de Cristo el 9 de Agosto de 2014 por Jorge A. Salazar

 

“A los hombres no les Carlos-Spurgeongusta predicar siempre lo mismo. Hay atenienses en los púlpitos y en las bancas de las iglesias, que no hacen otra cosa sino escuchar algo nuevo. No se contentan con decir repetidamente, una y otra vez, este simple mensaje: “El que cree en el Señor Jesucristo tiene vida eterna.” Así que toman prestadas ciertas novedades de la literatura y maquillan la Palabra de Dios con palabras enseñadas por la sabiduría humana. Envuelven en misterio la doctrina de la expiación. La reconciliación por medio de la sangre preciosa de Jesús deja de ser la piedra angular de su ministerio. Su propósito principal es adaptar el Evangelio a los deseos enfermizos y a los gustos de los hombres, por encima de cualquier intención de reformar la mente y renovar el corazón de los hombres, para que puedan recibir el Evangelio tal como es. No podemos decir adónde van a parar los que dejan de seguir al Señor con un corazón verdadero e íntegro, descendiendo desde una profundidad a otra mayor, hasta que son recibidos por la negrura de la oscuridad, a menos que la gracia lo impida.
Tomado del sermón La Vieja, Vieja Historia.

Throughout a plan, your competitors will get incredibly powerful. You wish to do all-you could to ensure that you have the advantage over the competition whenever feasible. One-way you can do this can be to create a plan brochure as you are able to hand to voters. Thus giving a tangible merchandise that explains why they need to vote for you personally to them. Being a bonus, voters are less inclined to throwaway a professionally-printed pamphlet when compared to a page of paper. Directions Separate this content for the strategy pamphlet into pieces that are essential. continua leyendo…

Ahora están proponiendo la prohibición de las pelas o disciplina corporal a los hijos. ¿A dónde se habrá ido el discernimiento? ¿No se dan cuenta que no se puede meter todo en un mismo macuto? La violencia siempre es condenable. Pero, ¿quién ha dicho que la violencia y una disciplina corporal ejercida en el marco del dominio propio sean lo mismo? ¿Ahora pretenden ser más sabios que Dios? 

Si como están las cosas los hijos están creciendo acostumbrados a la anarquía y al irrespeto, ahora es que la sociedad se irá por un derrotero irreversible. Lo que sucede es que ya nadie se quiere tomar la molestia de instruir y corregir como realmente se necesita, pues implica dejar nuestra comodidad y sacar el tiempo para enseñar, estimular, conversar y, sí, corregir a los muchachos. 

Una prohibición como ésta lo único que logrará será quitar a los padres una de las herramientas principales que poseen para gobernar bien a sus hijos (1 Timoteo 3:4-5). Ahora queremos imitar todo lo incoherente e inmoral de las naciones desarrolladas. ¿No es obvia la degeneración moral en la que se encuentran esas naciones? Con razón dijo el Duque de Windsor: “Lo que más me impresiona de América es la manera en que los padres obedecen a sus hijos”. 

La visión de Dios es muy diferente: “Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor”(Colosenses 3:20). Es evidente que en su orgullo y soberbia, los hombres están confiando más en el juicio de sus semejantes que en el juicio de Dios. Cuando eso ocurre, nuestra única esperanza es si decidimos de corazón volvernos a Dios. La autodestrucción de muchas naciones “avanzadas” ya comenzó hace mucho. Nosotros todavía estamos a tiempo para mantener las normas más elementales para la subsistencia de nuestra sociedad. 

¡Abajo la violencia y el abuso! ¡Arriba la autoridad paternal y el amor que se manifiesta en la corrección de los hijos! “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige” (Proverbios 13:24). “La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre” (Proverbios 29:15).

 

 

verdadero-falsoJesucristo ha asignado muchas responsabilidades a su iglesia. Una de ellas es que debe ser guardiana de la sana doctrina,“columna y baluarte de la verdad” (1 Tim. 3:15). Toda la iglesia tiene una contribución que hacer en esto, no sólo los pastores y maestros. Lo que está en juego en gran medida importante.

Nadie pasa a ser de Cristo creyendo y abrazando el error. Un fallo en esto puede ser fatal para el destino de cualquiera. No nos salvamos creyendo cualquier cosa, como si las buenas intenciones bastaran para alcanzar la gloria. Hay un amor por la verdad que es imprescindible para la salvación (2 Tes. 2:10), y Jesús ofreció severas advertencias contra aquellos que habían abrazado una versión ligera y superficial del evangelio.

La edificación de la iglesia no se logra alimentándose del error. Necesitamos instrucción para poder desempeñar nuestra función como miembros del cuerpo de Cristo (Efesios 4:11-12) y el propósito es que todos (no sólo algunos) alcancemos la debida madurez en Cristo (v. 13). Una de las señales de esa madurez es la firmeza doctrinal: “Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error” (v. 14). De manera similar, el autor de la Epístola a los Hebreos advierte a sus lectores sobre el mismo punto: “No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas” (13:9a). El lenguaje utilizado nos da la idea de alguien que es arrastrado por la corriente. Nuestro vigor y estabilidad doctrinales deben ser tales que podamos nadar en contra de la corriente en un mundo donde abundan los desvaríos ideológicos. En los días del apóstol Pablo tenían a aquellos que prohibían el matrimonio y el consumo de ciertos alimentos, prohibiciones que el apóstol catalogó como “doctrinas de demonios” (1 Tim. 3:1-3).

No es de balde que Satanás es calificado como ‘el maligno’. Siempre buscará la manera de hacer el peor daño. Es por esa razón que se disfraza como ángel de luz. “El error raras veces está totalmente equivocado. A menudo es una media verdad enseñada como si fuera toda la verdad” (Maurice Roberts). El creyente está llamado a velar, pues sólo se necesita una gota de veneno para recibir el daño. Sus enseñanzas están contenidas en libros que son éxitos de venta, en páginas y blogs cristianos, en canciones y revistas.

Ante esta realidad, estamos llamados a estar atentos a las diversas maneras en que la falsa doctrina tratará de inmiscuirse entre el pueblo de Dios.

“Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos” (Romanos 16:17-18).

¿Te recomendaron un libro o lo viste en una librería? ¿Conoces al autor? ¿De qué se trata? No todos los temas tienen la misma trascendencia. Pregunta, indaga. El tiempo es escaso; los libros abundan. Mejor lee un libro que estés seguro que es bueno y recomendable y no diez de dudosa reputación.
La iglesia debe procurar que la proclamación del evangelio se encuentre libre de error. Es posible que el texto que primero venga a nuestras mentes sobre esto sea Gálatas 1:6-8.

“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema”.

Cuando se predica ‘otro’ evangelio, las personas se convierten a otro ‘Cristo’, a otro dios. El pecado es diluido; el arrepentimiento es reinterpretado; el perdón y la justificación son parcialmente necesarios. Lo que tenemos como fruto es la introducción de seudo creyentes en las iglesias, gente que se consideran salvos sin estarlo.

Nuestra misión es contender ardientemente por la fe, por la verdad de Dios y por el evangelio (Judas 1:3-4).

En la actualidad, una de las áreas que recibe la mayor cantidad de ataques del maligno es la relativa a la familia. La revolución moral de la que estamos siendo testigos ha traído al tapete temas de los que da vergüenza tener que hablar. El tema gay está de moda. Los famosos salen del closet. Se está abogando por la eliminación de ciertas palabras del vocabulario. Como ahora hay uniones de personas del mismo sexo y no se quiere ofenderles, se propone que no se usen los términos papá y mamá. Ya hay niños que no saben a qué género pertenecen. ¿Qué les han hecho creer? Que una cosa es el sexo con el que uno nace y otra el género al que uno quiere pertenecer, como si fuera algo de elección personal.

Me gustó mucho un artículo que leí esta semana sobre este tema. El autor decía: considera el caso de un hombre blanco de Finlandia que de repente decide identificarse como de ascendencia africana de la región sur del Sahara. El individuo se somete a procedimientos que oscurecen su piel y que dan forma a su cráneo para parecer africano. ¿Sería realmente esa persona de ascendencia africana? Obviamente no. Su apariencia podría ser muy similar, pero su ascendencia sigue siendo finlandesa.

O imaginen el caso de un hombre de 70 años, dice el autor, que de la nada comienza a identificarse como un joven de 16. ¿Sería intolerancia y prejuicio que le digamos con todo el respeto que realmente no tiene 16 años y que el identificarse a sí mismo de esa manera no cambia en nada su edad. A lo mejor lo hace porque desea hacer cosas que hace un joven de 16, pero eso no le hace un joven de 16. Y si persiste en su afirmación, ¿no sería lo correcto que fuera examinado a ver cuál es el problema?

No importa cuánto nos diga una persona que padece de anorexia que está gorda; si realmente está delgada, está delgada. La creencia de la persona está equivocada. Las cosas no son como dice y punto. A nadie se le ocurre ahora tratarla como si tuviera 300 libras. Pero en lo que concierne al género, nos quieren hacer creer que el asunto es de identificación personal y no algo determinado por el sexo con el que nacemos. La evidencia biológica nos habla de manera inequívoca. SON VIENTOS DE FALSAS CREENCIAS Y DOCTRINAS. Las ideas tienen consecuencias, y el mundo sólo está viendo la punta del iceberg en cuanto al tsunami de consecuencias que la humanidad vivirá por los errores abrazados.

Muy bien lo expresó Chesterton: “Las falacias no dejan de ser falacias porque se pongan de moda”. El mundo entero puede intentar redefinir el matrimonio que Dios inventó, pero Dios dijo lo que dijo y siempre será así. Los hombres vienen y van, pero la Palabra de Dios permanece para siempre.

Qué me cuenta del culto y la ética

Milton Acosta Benítez, PhD

El Salmo 50 dice que Dios no come; que no come de los sacrificios que Israel le ofrece. Y añade, con tono irónico, “Si tuviera hambre, no te lo diría, pues mía es la tierra y todo lo que hay en ella” (v. 12).[1] El salmo dice eso porque la gente piensa que Dios sólo está interesado en los sacrificios que le ofrecen los creyentes. Por eso, Israel y Judá en muchos momentos de su historia llegaron a desobedecer a Dios en todo, menos en los sacrificios (v. 8). Pensaron: “Dios con barriga llena, tendrá el corazón contento. Si culto es lo que quiere, culto le daremos.”

El problema no son los sacrificios en sí, sino creer que eso es todo lo que cuenta en la relación de Dios con su pueblo. El segundo problema es la forma de hablar, tener siempre en la boca versículos bíblicos (v. 16). Pero, al tiempo que ofrecen los sacrificios y citan la Biblia, participan de adulterios, robos, engaños, murmuraciones, infamias y males sin cuenta (vv. 18-20). Por eso Dios les pregunta, “esto haces ¿y me voy a quedar callado? ¿crees que soy como tú?” (v. 21); he aquí el tercer problema.

A la luz de lo anterior, nos parece que una mejor traducción para la palabra todah (תוֹדָה) en los vv. 14 y 23 no es “gratitud” o “alabanza”, sino “confesión”, la cual está dentro del campo semántico del término. De hecho, en la larga historia de la lengua hebrea, el sentido de confesión del término parece ser exclusivamente bíblico.[2] Así pues, el problema no es de alabanza o de gratitud, sino de reconocer que se ha actuado mal. El creyente está más presto y dispuesto a cantar que a confesar. Por eso es más fácil hacer culto, ceremonias y celebraciones que obedecer a Dios en la cotidianidad. Este problema, propio de todos los creyentes, es el que señala el Salmo 50.

En resumidas cuentas, este problema es natural y es teológico; lo que muestra que hay cosas que pueden ser naturales, pero no por eso están bien. A los seres humanos nos es natural hacer el mal, ver las cosas de manera distorsionada y todavía pensar que todo está bien. La tarea de este salmo, y de la palabra de Dios en general, es hacernos ver eso, porque de cuenta nuestra no podríamos.

Si a esto que es torcido, pero natural, le sumamos predicadores que lo refuerzan, pidiéndole a la gente que den y hagan cosas para Dios, pero pasando por ellos, entonces tenemos la unión del hambre con la comida. No tendrá que esforzarse mucho en ganar adeptos el dueño de un micrófono que invita a ofrecer sacrificios a Dios, a hacer más cultos y a cantar. Pero cuesta arriba es la tarea de quien predica que Dios no come de sus sacrificios, que exhorta a la confesión de pecados y que le dice a la gente que deje de ser hipócrita. Así pasa porque detestamos la disciplina (v. 17)

Hablando de otra cosa, la supervivencia del Salmo 50 muestra lo contrario de lo que dicen los revisionistas, pues a pesar de contener la perspectiva de los perdedores, de no ser popular y de tener el menor número de seguidores, sobrevivió. ¡Buen provecho!©2015Milton Acosta

______________________________________________________

[1]Las traducciones del texto hebreo son todas del autor. Num 28:2 Dios le dice a Moisés que la ofrenda que el pueblo de Israel le presenta es “mi comida”. Num 28:8 dice que esa ofrenda quemada con fuego es “de aroma grato al Señor.” En las instrucciones para los sacrificios de la pascua dice que “es un alimento que consiste en una ofrenda presentada por fuego, de aroma grato al Señor” (Num 28:24). Suponemos que se tomaron en serio algunas metáforas de la Escritura.

[2]Como lo traduce la Biblia del Peregrino. Véase Luis Alonso Schökel, Diccionario bíblico hebreo-español (Madrid: Trotta, 1994), 793–794. Véase también Judit Targarona Borrás,Diccionario hebreo/español: bíblico, rabínico, medieval, moderno (Barcelona: Riopiedras, 1995), 1350.

No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!