Respuestas de diversos pastores y líderes:

Jim Adams

1. El primero es la meditación extendida en el pasaje por el pastor con el fin de aplicarlo a su propia vida (hábitos, actitudes, prioridades, familia, vida espiritual).  Incluye el consultar comentarios y otras fuentes bíblicas, pero fundamentalmente es una disciplina de corazón y mente en que el pastor busca llenar todo su ser del mensaje del texto.

2. El segundo es la oración.  La oración debe incluir:

  • La oración por la iluminación en  el estudio del  texto bíblico (Ef. 1:17).
  • La oración por el auto examen y la sumisión al texto bíblico (Salmo 19:7-14).
  • La oración por la convicción y el valor para predicar el texto bíblico con fidelidad (1 Ti. 4:1-5; 2 Co. 4:2; Hch. 4:8-13).
  • La oración por amor pastoral hacia la iglesia motivado por amor personal a Cristo (Juan 21:15-19).
  • La oración por aplicaciones específicas para las luchas de los miembros de la congregación
  • La oración por la unción y el poder del Espíritu Santo

3. El tercero es el haber apartado tiempo suficiente para preparar el mensaje “a fuego lento”.

Unas semanas antes de predicar el mensaje, me preparo  orando, meditando y buscando material de apoyo.  Eso significa que estoy trabajando el mensaje para el domingo de manera directa y otros mensajes  para los siguientes domingos “a fuego lento”.   Somos capaces de trabajar varios mensajes al mismo tiempo a diferentes niveles de preparación.  Así  se evita el “arranque frío” cada semana que deja al predicador preocupado y sin tiempo suficiente para digerir el pasaje.

El día sábado, antes de predicar, me gusta escuchar una buena prédica por otro siervo de Dios o leer algo escrito sobre la predicación.  Si el predicador es casado, su esposa puede ser una gran ayuda, pues si ella no entiende el bosquejo o la idea central, ¡es poco probable que la iglesia la entienda!


Pastor Edwin  Gonzales

  1. 1. La Biblia no dice “nada” acerca de la “preparación de sermones”

a)    Los profetas hablaban inspirados por Dios

b)    El Señor Jesucristo – el verbo de Dios – habló la Palabra de Dios inspirado y sin necesidad de preparación

c)    No tenemos evidencia sobre como los apóstoles y predicadores del NT “prepararon sus sermones”

d)    Aunque éstos vivieron bajo la sombra apostólica y en tiempos de dones extraordinarios, por lo tanto: “qué debe guiar la preparación de sermones de hombres ordinarios, en tiempos ordinarios como es nuestro caso?”

  1. I Tim 4:13-16, 2 Tim 4:1-2, Tito 2 y 3 nos recuerdan la solemnidad de “predicar la palabra” con instrucción, exhortación, reprensión, paciencia, doctrina y aptitud.  De la predicación depende la salvación de nuestros oyentes y la nuestra, por esto sugerimos tomar en cuenta los siguientes principios en la preparación:

a)    El contenido debe ser un verso, texto o pasaje de “la palabra”

b)   Debemos exponer lo que los oyentes originales entendieron

c)    No debemos añadir ni disminuir del mensaje de Dios Deut 4:2

d)   El mensaje debe tener un contenido único, progresión, movimiento y unidad

e)    El mensaje no debe contradecir ningún pasaje, doctrina o principio Bíblico

f)     El mensaje debe ser Cristo-céntrico I Co 2:1-2

g)    Los imperativos deben partir de indicativos de Gracia Rom 12:1-2

  1. Pasos imprescindibles a la luz de los principios:

a)    Orar y pedir a la iglesia oración Ef 6:19-20, 2 Ts 3:1

b)    Seleccionar el “texto”

c)    Estudiar el “texto”

d)    Diagramar el “texto”

e)    Interpretar el “texto”

f)      Organizar el sermón: Título, proposición, bosquejo

g)    Aplicar el sermón: conclusión, implicaciones o aplicaciones

h)     Vivir el sermón: jamás predicar como los fariseos “ellos dicen, pero no hacen”

Recomendación: R.L. Dabney – Evangelical Eloquence.  M Lloyd Jones: Preaching & Preachers


David Ford

Los pasos básicos y esenciales para cualquier sermón son los siguientes:

1.         Oración. Lo notable del ministerio del Hijo de Dios fue su tiempo en oración.   Típicamente leemos: “Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar” (Mar. 1:35 cp   Luc. 5:16; 6:12; 9:28; 18:1; 22:44).  El predicador debe orar por luz sobre el texto, por que el Espíritu esté acompañando el mensaje y por su propia humildad.

2.         Pensar en la congregación. El sermón debe conectarse con la realidad de los oidores.  ¿Cuáles son sus necesidades, sus problemas y sus preocupaciones?  Los sermones de Pablo fueron diferentes cuando predicó a los judíos, a los gentiles o al Rey Agripa (Hech 13:13-41; 17:2-31; 26:2-29).   Cristo entendía las necesidades de sus oyentes cuando les instruía en el Sermón del Monte (Mat.  5-7).

3.         Estudiar el texto sin uso de comentarios. Aunque los comentarios bíblicos son muy útiles, se usan para el final de la preparación.   Inicialmente el texto mismo debe ministrar al predicador.   Pedro predicó sin preparación en el día de Pentecostés porque desde antes el mensaje de Jesús y los profetas habían tomado posesión de su mente (Hech.  2:14-36). Las canciones de María (Luc.  1:46-55) y de Zacarías (Luc 1:67-79) indicaron que son personas que meditaron sobre el texto bíblico.

4.         Hacer preguntas al texto. Cuando hay una interacción entre el texto y el predicador, él está más animado en la predicación.  Por ejemplo, al preparar un sermón sobre los evangelios hay que inquirir: ¿Por qué Mateo escogió este evento para incluirlo?  ¿Cómo nos persuade Juan para creer en Cristo?  ¿Cuál es el punto principal de la parábola?   En las cartas de Pablo hay que reflexionar: ¿Cómo es el argumento? ¿Qué es importante para el apóstol?

David E C Ford

Editor en línea | Junta de Misiones Internacionales

Iglesia Libre de Escocia,  The Mound,  Edimburgo EH1 2LS, Escocia

+44 (0)141 578 6748 | david@recursosteologicos.org | www.recursosteologicos.org


Robert Haskell

Primer paso para preparar un sermón es leer. Si el pasaje se encuentra en un libro bíblico más corto, se puede leer el libro entero. Pero si el libro es más largo, entonces una sección del libro basta. Esto nos orienta a los temas de la sección y nos ayuda a quedar centrados en la agenda bíblica.

Segundo, hay diferentes maneras de analizar un pasaje y cada cual tiene sus ventajas. Lo importante es que se haga el análisis, prestando atención a todas las características del texto, inclusive las que señalan los límites del pasaje. Puede ser que a lo largo de nuestro estudio decidamos ajustar esto. El análisis incluye cuestiones de los idiomas originales, relaciones entre palabras, frases e ideas. Recordar que a menudo el punto del autor bíblico es un poco diferente al que nosotros estamos buscando o pensamos que vamos a encontrar. Atención minuciosa a los detalles nos ayuda a discernir esto.

Tercero, masticar. Es decir, meditar en el pasaje. Esto se puede hacer en cualquier lugar, no solo en el escritorio. Yo encuentro que muchas buenas ideas se me ocurren casi al azar si estoy pensando en el pasaje a través de la semana (¡esto implicaría no estudiar el sábado a la noche para el sermón de domingo!). La otra ventaja de estar pensando acerca del pasaje a través de la semana es que se nos pueden ocurrir  aplicaciones e ilustraciones. Una vez yo estaba preparándome para predicar acerca del prohibición contra robar en los diez mandamientos. En un restaurante de repente me puse a charlar con unas muchachas, que no eran cristianas, y les pregunté qué pensaba ellas acerca del tema. Sus repuestas me dieron excelente material para discutir y usar en aplicaciones.

Cuarto, una vez que estamos listos (aún sea el domingo a la mañana), oremos y basta de preocuparnos. Un lema muy sabio para el predicador es: prepárate bien, exprésate auténticamente, y muéstrale a tu iglesia que la quieres.


Salvador Gomez

Los siguientes puntos los considero elementos imprescindibles para la preparación de sermones. No son necesariamente pasos. Me explico. Evidentemente la oración debe ser uno de estos elementos, pues confiamos en la obra iluminadora del Espíritu Santo mientras nos preparamos. Sin embargo, no podemos ubicar la oración como un paso, sino como un elemento que formará parte de todas las etapas de la elaboración de sermones. Habiendo hecho esta aclaración, puedo enumerar los siguientes elementos.

1.     Oración. Debemos estar conscientes de nuestra dependencia de Dios en cada etapa. El Espíritu Santo nos ayudará a entender el texto bíblico y a hacer la conexión entre el pasaje y nuestros oyentes. Pidamos luz y discernimiento, para ser guías fieles para el pueblo de Dios.

2.     Lectura bíblica. Empaparnos del texto bíblico a estudiar es de vital importancia. Podemos sentir que ya estamos familiarizados con el pasaje, lo cual puede matar nuestro espíritu investigativo. Leer con ojo observador puede mostrarnos dimensiones del texto antes desconocidas.

3.     Exégesis. Es la etapa en la que nos dedicamos a entender el texto. No podemos enseñar lo que no comprendemos. Mientras más oscuro el entendimiento, más difícil será para nuestros oyentes entendernos. Dependiendo de la naturaleza del pasaje, tendremos que realizar estudios verbales, investigaciones geográficas e históricas, profundizaciones teológicas y análisis gramaticales, todo con la finalidad de comprender lo que Dios dice en su Palabra. Recordemos que nuestros oyentes serán alimentados con la Palabra de Dios, no con nuestras opiniones personales. Por tanto, debemos procurar con diligencia trazar bien la Palabra de verdad (2 Tim. 2:15).

4.     Meditación. Este es un punto que comúnmente no aparece en los libros de textos pastorales. La reflexión es útil para nuestra propia vida devocional, pero es igualmente beneficiosa cuando de la predicación se trata. Hacemos preguntas al texto; indagamos las diferentes formas en que nos habla a nuestra propia situación particular; aprendemos nuevos conceptos acerca de Dios, Cristo, el pecado, el evangelio, etc.

5.     Estrategia de enseñanza. En ocasiones, el pasaje mismo nos brindará las pautas para un buen bosquejo homilético. Pero a veces se necesitará de ingenio piadoso para escoger la manera de abordar determinada doctrina o tema. Mi profesor de homilética solía compartirnos que siempre tenía consigo tres hojas de papel diferentes, y una de ellas servía para anotar todas las ideas estructurales y de bosquejo que venían a su mente. Un buen bosquejo puede hacer toda la diferencia a la hora de entregar un sermón. Otro aspecto importante en la estrategia de la predicación es el uso de ilustraciones. Queremos ser capaces de pintar la verdad en la mente de nuestros oyentes, para que los conceptos sean comprendidos, aceptados y asimilados debidamente. Nuestros hermanos no podrán aplicar lo que no entienden. Y esto nos lleva a nuestro siguiente elemento.

6.     Aplicación. Si olvidamos que la finalidad de la predicación es guiar al pueblo de Dios a poner por obra la Palabra, hemos fracasado en nuestra misión. Podemos decidir dejar las aplicaciones para el final de nuestro mensaje o esparcir las mismas a lo largo del discurso. Lo que no podemos hacer es eximirnos de ellas. Nuestro objetivo debe ser llevar cautivo todo corazón a la obediencia a Cristo. Eso demandará que recordemos a los diferentes grupos de personas presentes en la iglesia. J. C. Ryle siempre será un ejemplo en esto. Con regularidad terminaba sus sermones dirigiéndose a creyentes e incrédulos, a niños, jóvenes y adultos. Para ser eficaces con las aplicaciones, tenemos que incluir este elemento durante el proceso de preparación del sermón.

La vida general del ministro será un fundamento sólido a la hora de la preparación. El pastor que nutre su mente debidamente cuando no está preparando sermones, tendrá un almacén de información que el Espíritu utilizará cuando lo haga. El hombre de Dios que mantenga una relación saludable con la congregación, será relevante en sus aplicaciones. Los sermones van más allá de lo que hacemos o dejamos de hacer en el estudio.

Concluyo con una cita de Charles Bridges en su libro THE CHRISTIAN MINISTRY: “Trabaja en la preparación para el púlpito, como si todo nuestro éxito dependiera de ello. Ora y depende completamente de Cristo, sintiendo que separados de Él no podremos hacer nada. Si descuidamos la preparación, tentamos a Dios a que se aparte de su curso ordinario; si confiamos en nuestra preparación, hacemos un dios de nuestros dones” (p. 221; Banner of Truth edition).


Carlos Astorga

El estudio diligente, fiel y metódico de las Escrituras requiere trabajo arduo y dedicado. Debe planear invertir al menos de 6 a 10 horas estudio para la preparación de un mensaje o lección de 40 a 60 minutos. A continuación presento una serie de elementos necesarios en la preparación de sermones.

  1. ¿Qué debo hacer para estudiar fielmente?

◦                     Debo depender conscientemente del Espíritu Santo. El estudio y la exposición deben realizarse en una actitud constante de oración y dependencia del Señor.

◦                     Debo escoger un texto/tema bíblico. La fuente del mensaje debe ser la Palabra de Dios. Siempre.

◦                     Debo escoger un texto relevante a la necesidad de la audiencia. Conocer a la audiencia permitirá al expositor discernir mejor la porción de las Escrituras que suplirá mejor las necesidades espirituales de la audiencia.

◦                     Debo conocer a profundidad el texto. Si el expositor no conoce bien el texto, su exposición será simplemente una serie interminable de frases cliché e ilustraciones emotivas o graciosas, pero la audiencia no será alimentada con la verdad de la Palabra de Dios.

◦                     Debo entender claramente el texto. Si el expositor no comprende el significado del texto solo comunicará su confusión a aquellos que le escuchan.

◦                     Debo explicar correctamente el texto. Una cosa es estudiar y otra muy diferente es exponer o enseñar. El expositor debe ser capaz de comunicar efectivamente lo que ha comprendido del texto.

◦                     Debo aplicar oportunamente el texto. El fin de la exposición no es información sino transformación. El expositor debe asegurarse de mostrar a la audiencia la forma en que los principios de las Escrituras funcionan en la vida cotidiana. La audiencia debe entender cuales son sus retos y responsabilidades ante Dios como resultado de haber sido expuestos a la enseñanza de la Palabra de Dios.

  1. Los Tres Pasos Esenciales del Estudio de la Palabra de Dios

◦                     Observe (¿Qué dice el texto?). Este es el paso fundamental del estudio de la Biblia. El maestro debe conocer el texto y para esto debe observarlo detenidamente y descubrir lo que dice. Para descubrir lo que el texto dice, debe aprender a leer correctamente. No hay paso mas trascendente a la eficacia, claridad e impacto de un mensaje que la lectura cuidadosa y repetida del texto (y contexto) del pasaje a exponer. La clave de la predicación es leer, leer, leer, leer, leer, leer. Lea y observe el texto repetidamente, tanto como sea posible, antes de intentar explicar su significado. Poca lectura y observación llevará a una explicación deficiente y una aplicación inconsistente o errónea.

◦                     Explique (¿Qué significa el texto?). El significado del texto se obtiene de sus observaciones del mismo. Explicar el texto puede requerir investigar aún más el significado de las palabras y de las afirmaciones en relación a la enseñanza de la Biblia.

◦                     Aplique (¿Cómo funciona el texto?). El último paso hace efectivo el estudio. Toma los principios obtenidos del texto y los aplica a la vida de manera clara, concisa, relevante y Cristocéntrica. La aplicación de la Palabra de Dios será exitosa únicamente si depende del poder del Espíritu de Dios, y las promesas del Padre por medio del evangelio de Cristo.

  1. Plan de Trabajo

◦                     Dedique tanto tiempo como pueda al estudio. La exposición de las Escrituras es una de las responsabilidades más importantes y trascendentes de un pastor/maestro (1 Timoteo 4:12-14; 2 Timoteo 2:1; 4:2). No busque estudiar lo menos posible.

◦                     Comience su preparación temprano en la semana. Procure realizar juntos los pasos de Observación y Explicación. Medite en oración sobre lo que ha aprendido antes de pasar al último paso de Aplicación.

◦                     Si es posible realice su preparación en segmentos de al menos una hora. Es mejor res segmentos de dos horas, o dos segmentos de tres horas mínimo.  El estudio requiere concentración y silencio. Ambas cosas son difíciles de conseguir en tiempos cortos de estudio.

◦                     Prepárese en base a 1 Pedro 4:10-11: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.”

  1. Los Elementos Principales de un Mensaje de 40-60 Minutos

◦                     Introducción (5-10 Minutos)

▪                                       Inicie su mensaje con alguna pregunta, ilustración o historia breve que sirva de introducción al texto y haga consciente a la audiencia de su necesidad de recibir la verdad de la Palabra de Dios que esta por exponer.

▪                                       Lea el texto. Practique la lectura del texto en voz alta, previo a la exposición. Asegúrese de leer claro, pausado y dando énfasis a las palabras de manera que se muestre su importancia.

◦                     Exposición (1 a 3 puntos de 15 a 30 minutos en total)

▪                                       Observe el texto (5-10 Minutos). Haga que la audiencia vea el texto. No hable por el texto. Deje que el texto hable por si mismo. Ayude a su audiencia a observar y descubrir lo que usted ya ha observado en su estudio: palabras, frases, etc Haga preguntas.

▪                                       Explique el texto (5-10 Minutos). Muestre a la audiencia los principios bíblicos que el texto enseña en base a su estudio previo.

▪                                       Aplique el texto (5-10 Minutos). Use ejemplos relevantes a su audiencia

◦                     Resuma el Mensaje y Conéctelo al Evangelio (10-20 minutos). Muestre la forma en que los principios expuestos se relacionan al mensaje del evangelio y a la obra de Jesucristo.


Si estos artículos le ha sido de ayuda favor de comunicárlo a Ayuda pastoral

231