Recientemente se ha discutido en los medios masivos y en el Internet esta lista de “los diez peores versículos de la Biblia”. Los versículos fueron juntados en el sitio shipoffools.com basado en sugerencias y votos de los usuarios y la idea detrás ella parece ser una crítica tanto de la Biblia como de lo que creen los cristianos. Interesantemente, ataques a la Biblia nunca se presentan como ataques al judaísmo, pues criticar al judaísmo se considera mala forma. Bueno, ¿que vamos a hacer? El señor nos ha bendecido con estas críticas para darnos la oportunidad de dar una respuesta.

Esta es la lista de “los 10 peores versículos de la Biblia”

  1. Mujeres no pueden enseñar en la iglesia (1 Tim. 2:12).
  2. Samuel manda a destruir completamente a los amalecitas (1 Sam. 15:3).
  3. El mandamiento de Moisés que no se le deje vivir a una hechicera (Ex. 22:18).
  4. El final de Salmo 137 en donde de habla de estrellar los niños del enemigo contra las rocas.
  5. El violación y asesinato de una concubina (Jueces 19:25-28).
  6. La condenación de homosexualidad (Romanos 1:27).
  7. La promesa de Jefté que le llevó a matar a su hija (Jueces 11).
  8. El comando de sacrificar a Isaac (Génesis 22:2).
  9. La instrucción a esposas a someterse a sus esposos (Efesios 5:22).
  10. La instrucción a esclavos a someterse a sus amos (1 Pedro 2:18).

Unas aclaraciones, por favor

Acepto que hay aquí algunos pasajes que espantan, pero primero debemos aclarar que no todos son así. (5) y (7) son descripciones no aprobaciones. (8) No es la historia completa, pues la intención  nunca fue el sacrificio de Isaac. (9) Este pasaje es frecuentemente malentendido como aprobación de la dominación masculina, pero la sección comienza con “sométanse los unos a los otros”.  (10) No es una defensa de la esclavitud, sino una instigación a la harmonía.

Pero por otro lado no quiero ser oscurantista y no voy a negar que haya algunos pasajes de la Biblia que me hacen un poco incómodo. Entonces, de los diez quedan cinco “pasajes peores” (añado mis comentarios):

  1. Mujeres no pueden enseñar en la iglesia (1 Tim. 2:12).
    Personalmente no concuerdo que esto es prescriptivo, pero muchos cristianos sí lo piensan.
  2. Samuel manda a destruir completamente a los amalecitas (1 Sam. 15:3).
    Este sí es un pasaje difícil para mí.
  3. El comando de Moisés que no se le deje vivir  una hechicera (Ex. 22:18).
    También parece un poco demasiado.
  4. El final de Salmo 137 en donde de habla de estrellar niños del enemigo contra las rocas.
    Este es quizás el pasaje más cruel de la Biblia entera.
  5. La condenación de homosexualidad
    Es cierto que la Biblia no es ambigua en cuanto a la homosexualidad.

Como defensa

Como otros ya han notado, puede ser que estemos tomando convenciones literarias antiguas demasiado literalmente. Por ejemplo, me pregunto si el salmista alguna vez realmente estrelló bebés contra las piedras, y la probabilidad es que no. Este Salmo en particular fue escrito en el exilio babilónico del cual los judíos nunca salieron por medio de un conflicto militar.

Segundo, la Biblia fue escrita en diversos contextos y el mensaje bíblico a menudo se expresa en las categorías de esos contextos sin juzgar todas las prácticas y valores que se describen. Pero también se ha notado que la Biblia misma contiene las semillas que han engendrado muchas de nuestras sensibilidades modernas. Por ejemplo, aunque Pablo sí recomienda que esclavos obedezcan a sus amos, su teología es el cimiento de la abolición de la esclavitud. Por eso la iglesia se ha manifestado consistentemente a través de su historia en contra de la esclavitud y es hoy día, como lo ha sido en el pasado, una voz profética en el mundo en contra de todo tipo de esclavitud.

Finalmente, la Biblia no es un “libro chato”. Nosotros los cristianos interpretamos el Antiguo Testamento a través de los lentes del Nuevo, y por eso hay muchas cosas que uno podría citar directamente de la Biblia a las cuales cristianos responderían, “¡Por supuesto que no creo eso, soy un cristiano!”

Pero al fin y al cabo la Biblia sí enseña algunas cosas que me hacen sentir incómodo, y aunque a veces me hacen un poco nervioso, la verdad es que también me alegran, pues señalan que la Biblia no es una mera acomodación a las sensibilidades del ser humano. La Biblia describe un mundo diferente; el mundo de Dios. No quiero que se exageren los pasajes problemáticos y tampoco quiero que se presenten como creencias crueles cuando en verdad no lo son. Pero no estoy corriendo tras del mundo gritándole “¡Está bien! ¡Está bien! ¡La Biblia no te ofenderá!” Creo sí te ofenderá, pues a mí también me ofende. La cuestión es si tropezarás sobre esa ofensa.

Como dijo el teólogo Karl Bath, Dios es “completamente distinto” a nosotros. Es esperado, entonces, que surjan algunas cosas ofensivas, diferentes y difíciles de entender en su palabra.