amigos-muertos-1024x349

En un sitio web de literatura cristiano me topé con un comentario acerca de una obras que me causó pesar. En la sección de recomendaciones una persona sentenció: Precio alto por ser libros anticuados.

Todos celebramos los títulos de recién estreno con novedosas portadas, temas de actualidad, tono contemporáneo e ideas frescas. No obstante, me parece que el lector cristiano no busca ante todo las “novedades”. A diferencia del lector ordinario que primero pregunta ¿qué hay de nuevo?, el lector cristiano comienza preguntando ¿qué tiene de bueno?, ¿cuál es el provecho?, ¿cómo me edifica?

La antigüedad del autor -o de la obra- no debe llevarnos a mover un libro del estante de lectura al archivo del olvido. La antigüedad del cofre poco importa si su contenido es un tesoro. Bástenos pensar en la Biblia. El mundo la tacha de anticuada y anacrónica. Para el creyente, no obstante, es de inestimable riqueza. Es el libro más bueno pese a ser el más viejo. Su autor es la verdad misma, insuperable. Sus amanuenses, hombres de talla espiritual sin paralelo. La ancestral Biblia es de vigencia perenne, relevante para toda cultura y edificante a tiempo y a destiempo.

Estas características son también compartidas -en menor grado- en una variedad de clásicos de la historia. Son cofres viejos, pero con ricos contenidos. Sus autores no han sido inspirados como los Apóstoles pero si han sido iluminados para producir un néctar espiritual sin fecha de caducidad. Su contenido no envejece cuando la pluma que lo escribió es gobernada por la lealtad a la mente de Dios y la fidelidad a las almas de los hombres. Sus libros son condecorados como clásicos.


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!