Jesús cuando se encontró con Natanael lo definió como “un verdadero israelita en quien no hay falsedad”. La cara contrapuesta es encontrarnos con personas que engañan y mienten (Jn 2:23-25)

Vivimos tiempos donde muchas veces parece que las cosas están fuera de control. Hay voces de todo tipo, ya sean de políticos, religiosos, periodistas, educadores, profesionales y muchos más. La información que recibimos, como la manipulación de la misma, la falta de veracidad en los ámbitos del poder crea confusión, luchas y distorsión de la realidad. Lo realmente cierto es que la pobreza, inseguridad y la pérdida de valores nos golpean a diario. No se mira lo que hay que ver. La gente se encuentra como ovejas sin pastor (Ez 34:1-6, Mc 6:34).

¿Cómo definimos a los que engañan y son mentirosos?

El salmo doce nos habla de personas de labios lisonjeros, que no han sido fieles y sinceros. Gente que vive con doblez y mentira (Sal 12:1-2).Por lo general son personas que dicen una cosa con su mente y sus labios, pero en su corazón tienen otra cosa. Son aquellas personas que tienen un discurso oficial pero no real. Según las circunstancias, la palabra puede  jugar determinado papel para engañar al prójimo. La palabra de los mentirosos inventa y deforma la realidad. Muchos tienen un poder de confusión. Con la mentira nos engañamos a nosotros mismos y al prójimo.

 ¿Qué significa vivir con sinceridad y sin falsedad?

La palabra de Dios nos invita a conocer la verdad, seguirla, permanecer y enamorarnos de la misma. Jesús nos dice: “Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres” (Jn 8:31-32). Es vivir como hijos de luz donde se nos exhorta a producir el fruto de la misma que consiste en toda bondad, justicia y verdad (Ef  5:8-9). Es cuando el amor y la verdad se encuentran, cuando se besan la paz y la justicia (Sal 85:10)

Implica vivir una vida de amor (Ef 5:2). El apóstol Pablo escribe “El amor es el cumplimiento de la ley” (Ro 13:8)“El hombre nuevo es el hombre que ama, el que ha sido libertado para una existencia creadora al servicio de los demás” [1]  “El amor se define como la inquebrantable disposición a acudir al “servicio” del otro, sin preguntarse quién es ni si tiene culpa, sino considerando su necesidad. Para ser más precisos, no se trata simplemente de ofrecer un servicio o una ayuda, sino de la entrega de uno mismo, de una total solidaridad que no repara en el costo”. [2]

¿Cómo vencer la oscuridad y la mentira?

Tiene un precio vivir en la verdad y la luz. Es dejar que la palabra de Dios y su espíritu nos examinen, nos descubra y muestre quienes somos.“El que robaba, que no robe más, sino que trabaje honradamente…, para tener que compartir con los necesitados” (Ef 4:28). “Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia. Más bien sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdono a ustedes en Cristo” (Ef 4:31-32).

Una de nuestras barreras para vencer la oscuridad y andar en la verdad es el miedo. Cuando nos acercamos a la luz y la verdad no debemos tener miedo. El hecho que nuestras malas obras se descubran delante de Dios es para salvarnos y sanarnos. Para vencer el miedo es necesario tener coraje y ser valientes. Debemos confiar en el amor de Dios que nos invita (Jn 3:16-18, Mt 11:28-30). “Dios es amor. En el amor no hay temor, sino que el amor perfecto echa fuera el temor” (1Jn 4:16-18). La invitación es acercarnos al amor, la luz y la verdad. Jesucristo es la verdad y la luz del mundo (Jn 8:12,14:6)

Nuestra esperanza, desafío y horizonte

Nuestra esperanza y oración es la misma que el salmista “Tu, Señor nos protegerás; tu siempre nos defenderás de esa gente, aun cuando los malvados sigan merodeando, y la maldad sea exaltada en este mundo” (Sal 12:7). Ante la injusticia Dios nos dice: “Voy ahora a levantarme, y pondré a salvo a los oprimidos, pues al pobre se le oprime, y el necesitado se queja” (Sal 12:5). “Porque él no desprecia ni tiene en poco el sufrimiento del pobre; no esconde de él su rostro, sino que lo escucha cuando a él clama” (Sal 22:24)

Finalmente, nuestro horizonte exige una respuesta y compromiso. Tiene que ver con la necesidad de las naciones. “El salmo 22 es el salmo de la cruz que retrata la realidad humana con total crudeza en medio de sus quejas y un lamento descarnado. En este contexto es interesante observar que se contempla la necesidad de las naciones”[3]. Se menciona con sentido profético a las etnias: “Se acordaran del Señor y se volverán a él todos los confines de la tierra; ante él se postrarán todas las familias de las naciones, porque del Señor es el reino; él gobierna sobre las naciones” (Sal 22:27-28)

Hay una preocupación por la gente que habita en ellas. En medio de una situación  donde no hay estabilidad, tranquilidad y prosperidad el salmista nos propone que se puede y se debe proclamar un mensaje de esperanza. Implica construir una realidad diferente. Dios es el que da vida a las naciones. “El sufrimiento y el dolor pueden convertirse en canales significativos para llevar a cabo una tarea misionera”[4]. Será un testimonio poderoso donde Dios puede y quiere obrar en medio de ese contexto. Nuestro desafío como creyentes en Jesucristo es cumplir nuestras promesas, “…ante los que te temen cumpliré mis promesas” (Sal 22:25)

 Natanael podría llegar a un verdadero conocimiento de Jesús si lo buscaba con corazón, sinceridad, sin doblez o engaño. Quizás estaría meditando y orando debajo de una higuera (Jn 1:48). Nosotros al igual que Natanael somos desafiados por el Señor (Jn 1:50), para estar en su seguimiento y vivir con integridad. Tal vez Jesús nos diga: “Aquí tienen a una verdadera persona, en quien no hay falsedad”  Que Dios nos ayude en esto.

Preguntas para la reflexión

¿Qué implicancia tiene ser una persona veraz? ¿Cómo definimos la integridad?  ¿Cuáles son mis temores y miedos para acercarme a la luz y la verdad? ¿Cuáles son los temas personales que debo confrontar y solucionar?

 ¿Qué descripción hacemos sobre la realidad que nos toca vivir en nuestra sociedad, pueblo y nación? ¿Qué cosas positivas y negativas encontramos? ¿Cuál es la misión de la iglesia en este tiempo? ¿Qué significa llevar una vida de amor?

¿Qué implica para la vida de la iglesia que hay etnias o grupos humanos que aún no han nacido a la luz del evangelio de Jesucristo? ¿Qué  procesos debemos comenzar, sostener o cambiar? ¿Cómo podemos desarrollarlos?

 Carlos Scott

Misión Local y Global (GloCal)

http://carlosaliciascott.blogspot.com.ar/

Ciudad Autónoma de Buenos Aires – Argentina



[1]Bonino, José Miguez. Ama y Haz lo que quieras, P 61, Editorial La Aurora, Bs. As, 1976

[2]Ibíd., P 64, Editorial La Aurora, Bs. As, 1976

[3]Voth, Esteban, La misión en los salmos, PP 95-96,  Bases Bíblicas de la Misión, C. Rene Padilla Editor, Nueva Creación, Fundación Kairos, 1998

[4]Ibíd., P 97,  Bases Bíblicas de la Misión, C. Rene Padilla Editor, Nueva Creación, Fundación Kairos, 1998

Carlos Scott

Autor: Carlos Scott

Carlos es miembro del comité ejecutivo y del consejo de liderazgo global de la Comisión de Misiones de la Alianza Evangélica Mundial (WEA), Reside en Buenos Aires.


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!