El enemigo que frustra al creyente

Romanos 7: 7-25

Introducción

Desde empezar a desarrollar Pablo la vida santificada en unión con Cristo, él ha mantenido una perspectiva sumamente confiada. Desde el MUCHO MÁS del Postrer Adán con el fuerte contraste con el fracaso del Primer Adán en Romanos 5:9-21, Pablo exalta cinco veces en el triunfo del Crucificado. Mantiene esa actitud aun hasta la introducción del Espíritu Santo como la bendita tercera persona de la Trinidad quien hace vivir en nosotros al resucitado Hijo de Dios en Romanos 7: 1- 6.

Afirma con toda confianza que ya casados con Cristo, el Crucificado, estamos libres de la ley y ahora servimos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra. Se pensaría que ya, por fin, hubiéramos entrado de lleno en la vida victoriosa.

Pero ¡qué golpe tan difícil es aceptar lo que  Pablo ahora nos comparte! En lugar de los gritos de triunfo, hay los lamentos de frustración, los ayes de la derrota y, por fin, un suspiro de muerte. “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?”¿Cómo puede ser después de ese contexto de triunfo?   Debiera haber una razón factible y muy necesaria de entender.

Distintas interpretaciones frente a este fenómeno triste

Vale la pena bosquejar brevemente las interpretaciones que se nos ofrecen.  Primero algunos afirman que Pablo vuelve a sus días de fariseo cuando como incrédulo sincero batallaba para guardar la ley. Sí que pudiera haber algunas alusiones de aquellos días como sería normal para cualquier judío sincero.  Sin embargo en el desarrollo del argumento de Romanos desde la condenación hasta la justificación y ahora, por fin, a la santificación, volver a tal época bien pasada no avanzaría el argumento ni lograría ningún propósito. No avanzaría para nada la victoria de la Cruz en nuestra santificación.

Nos basta para todo tiempo la justificación ante el Juez divino, basado todo mérito en esa muerte vicaria aceptada por Dios una vez para siempre. “En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre” (Hebreos 10:10).

Otros dicen que Pablo considera esta experiencia del creyente de altibajos como una experiencia normal por este lado de la tumba. Dicen: “Tal es la vida cristiana en este mundo. Es una lucha fuerte  y un perseverar hasta el fin.”  Mi profesor, L. E. Maxwell, solía decir: “Esto es la experiencia de muchos cristianos, pero No es la experiencia cristiana.”

Tal descripción de la vida “normal” de Pablo no concuerda con tantos textos paulinos de triunfo. “Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento” (2 Corintios 2: 14). “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo, así que hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (1 Corintios 15: 57,58).   No puede cuadrar tal caricatura de una vida de altibajos con el concepto del triunfo de la Cruz de Jesús en el resto de Romanos 8: 1-4.  A tal punto nos llevará aun este trance difícil pero realista.

Pablo introduce la ley, pero ahora con otro enfoque  –  el creyente   Romanos 7:7-12

Ahora en breve empieza la lucha interna.  Acababa de decir en el contexto de Romanos 7: 6: “Pero ahora, estamos libres de la ley . . . de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la ley.” Tal declaración deja la impresión de que de alguna manera debe ser la ley como algo negativo.  Pero ya que es la ley de Dios ¿cómo pudiera ser lo malo? Lo rechaza contundentemente tal como Jesús lo hizo en Mateo 5:17: “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar sino para cumplir.”

Se sobrentiende que Pablo se dirigió exclusivamente al incrédulo bajo la condenación desde Romanos 1:18 hasta 3:20. Allí dijo la última palabra al incrédulo con la vana esperanza de merecer la salvación en base de la obras de la ley. Del mismo modo ahora de Romanos 7: 7, Pablo tiene en mente al creyente que puede pensar erróneamente que la santificación puede ser ganada por el esfuerzo de la ley. Esta interpretación paralela cabe muy bien en el desarrollo del argumento de la gracia de Dios en el evangelio (Romanos 1:16,17).

Ahora empieza un trozo de versos 7: 7-13 con el verbo en el tiempo pretérito.  Este cambio de tiempo tiene que ser clave en identificar, no tanto el tiempo en la vida de Pablo mismo sino en el uso de la ley en todo tiempo. La vida espiritual de Pablo lo ilustra en ese momento, pero la porción nos señala la realidad más allá de una sola persona. Pablo establece los principios básicos que la ley logrará quebrantar al creyente ante el poder de la naturaleza adánica que, tarde o temprano, tendrá que confrontar el creyente en Cristo.

Pablo narra el cuándo de aquella experiencia. Solo Dios sabe. La ley provocó grandemente una frustración frente a los deseos de codiciar lo ajeno a la voluntad de Dios. No fue un pecado grosero sino una actitud interna conocida sólo por él mismo y no los demás. La ley convencía las fibras más íntimas de su ser. Realmente la carne es un enemigo difícil de identificar y desplazar. Otra vez creo que eso sólo podía pasar en el creyente que desea la pureza en lo más interior del corazón.

Ocurrió esta lucha feroz a una vez bien recordada o a las muchas veces que Pablo luchaba con ese pecado “que nos asedia” (Hebreos  12:1). ¿Quién puede negar semejante pecado que le asedia ante un Dios de perdón?  Pablo describe la agonía de luchar impotente ante lo suyo.  Ningún creyente sincero puede negar semejante frustración y derrota.

En mi propio caso tuve que confesar ante muchos hermanos en una conferencia que di que mi mal era el “orgullo espiritual” y los pensamientos sucios; me humillaron ante un Dios que yo amaba de todo corazón. ¡Qué confusión! ¡Qué vergüenza!

Le llegaba a Pablo decir en la honestidad y sinceridad de corazón: la ley “me mató”, nada más, nada menos. En ese momento grita: “la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno

(7: 12). Abajo con la hipocresía, ya no sirve en esta lucha consigo mismo ante Dios y su  ley tan santa. Pablo se ve en (the cross hairs) el hilo o mira de la escopeta. Se da por vencido. Su mundo de los mejores recursos cae por encina de él.

El primer nivel para abajo de un quebrantamiento espiritual   Romanos 7:13-17

El argumento principal de Romanos 7: 7-24 es el desenvolvimiento del quebrantamiento del poder del viejo hombre, no a nivel teórico sino bien práctico.  (El quebrantamiento en inglés es brokenness). No puede haber la verdadera espiritualidad práctica sin ese sagrado proceso de quebrantamiento. Ha sido la historia de todos los santos de cualquier época; Dios ha tenido que reducirlos primero y luego exaltarlos. Juan el Bautizador lo dijo elocuentemente: “Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe” (Juan 4:30).

El libro de Job no es nada más que tal proceso sagrado de quebrantamiento en el hombre a quien Dios mismo describe como “perfecto y recto.” Si le fuese necesario, ¡con cuánta razón nos corresponde a todos nosotros! La raíz tiene que bajarse primero antes de que se vea el fruto. Cuánto más abajo, tanto más fruto para arriba.  Pero tantas veces queremos escaparnos que lo que nos humilla. Pero lo que me humilla a mí, exalta más a Jesús.

Éste es el valor de Romanos 7. Mi primer libro, Retos desde la Cruz, ilustra este doloroso proceso en la vida de Abraham, Jacob, José, Moisés, Saúl/David/Jonathan y llega al ápice en Job.  Por eso no vale tanto saber cuándo le tocó a Pablo esa lucha sino que este proceso en él sirvió de un prototipo para que él saliera como oro refinado.

En Romanos 7 Dios nos permite ver teológicamente tanto el proceso y como la salida victoriosa.  Al final oiremos su grito de victoria en 7: 25: “Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro.” Luego de inmediato Romanos 8 nos devuelve a la persona del Espíritu Santo como la dinámica personal que nos da una victoria verdaderamente duradera.

Mirando para atrás Pablo ahora resume la conclusión de este primer paso para abajo. “¿Luego lo que es bueno, vino a ser muerte para mi?  En ninguna manera; – – una frase tan enfática que expresa su total rechazo — sino que el pecado, para mostrarse pecado, produjo en mí  la muerte por medio de lo que es bueno, a fin de que el mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso” (7:13). Pablo ya siente profundamente en su ser el cáncer maligno de su codicia, un pecado buen secreto. Sólo la ley en manos del Espíritu Santo pudo haberlo convencido. No es cuestión de qué pecaminoso es el pecado sino lo sobremanera pecaminoso.

Volvemos a una verdad a veces olvidada.  Sólo el Espíritu Santo convence del pecado. Un sermón, una reprensión, un argumento teológico o un desastre personal puede acabar en las tristes consecuencias, pero el sentirse uno profundamente convencido de corazón es la obra única del Espíritu.  No somos capaces de arrepentirnos sino sólo por la obra del fiel Espíritu. Y él es fidelísimo para hacer la obra dado que estemos dispuestos a confrontar nuestra carnalidad.

El segundo nivel para abajo del quebrantamiento espiritual  Romanos 7: 13-17

El segundo nivel toma en cuenta la realidad de la batalla perdida en 7:13. Ahora el tiempo del verbo cambia, del pretérito al presente, un cambio significativo.  La lucha se mueva más para dentro en honestidad profunda en el ser de Pablo. A la verdad Pablo vive esta frustración en carne propia.

Analiza acertadamente la situación en dicho momento en términos prácticos. “Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado” (7:14). Se debe entender que esta aseveración no es un análisis teológico de su posición ante Dios; sigue siendo justificado y aceptado ante el Juez divino.  Pero en su presente vivir, en la agonía de su lucha, se da cuenta como nunca antes que el mal no está en la ley sino en sí mismo. Es parte de la victoria que viene. Hasta aceptar el mal en nosotros, no hay ni el principio del bien.

Doce veces dentro de 7:14–17, Pablo usa la primera persona: la flexión del verbo, el “yo” el “mí”.  Se hace dueño de su confusión.  En esta franca y hasta monótona admisión, no hay, sin embargo, ni un pensar de echar excusa o negar su culpabilidad.  La ley se ha justificado, ha hecho su obra de provocar y condenar. Pablo lo acepta de todo corazón.

Reconoce que el problema en sí es el pecado (singular). De acuerdo del uso de la palaba en Romanos, los pecados (plurales) se refieren a los delitos y actos de maldad, pero el pecado (singular) es una referencia directa a la naturaleza desde la cual brotan todos estos males.  Pablo ya ha identificado la fuente de su problema, aun no la solución del problema.  Ésa ya viene pronto, pero le falta algo todavía.

El tercer nivel para abajo en el quebrantamiento espiritual   Romanos 7: 18-24

Este verso 7:18 parece ser un nuevo punto de partida que ofrece un rayo de esperanza: “Y yo sé que en mí, esto  es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer hacer el bien está en mí, pero no el hacerlo” (18). El Espíritu revela a Pablo unas distinciones muy precisas. Ahora localiza el mal – está en mi carne. Implícito es el reconocimiento que en Pablo ante Dios estando en Cristo mora el bien, sólo que no sabe cómo hallar acceso a tal poder.  No es un problema sin solución, pero queda lo que todavía no sabe. Tiene que ir “desaprendiendo” la confianza en sus esfuerzos sinceros. No basta la sinceridad.

Pablo no ha podido insolar o alcanzar la manera de echar en acción el remedio que viene siendo cada vez más cerca. Sigue el monólogo consigo mismo en los versos 19-23 con 18 usos de la flexión del verbo, el “yo”,  el “mí”. Otra vez las confesiones son francas y dignas de compasión. Pero viene analizando con mayor precisión la realidad espiritual del momento.

Ya se da cuenta en esta lucha de no pecar más que él se deleita en la ley de Dios en su corazón. “Porque según el hombre interior, se deleita en la ley de Dios pero veo otra ley en mis miembros; que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en miembros” (7: 24). Su análisis es correcto y reconoce implícitamente que Cristo vive en su hombre interior.

Sólo no sabe qué hacer con esta otra ley que está en sus miembros. Es interesante que Pablo no use la palabra otra “naturaleza” como si fueran dos naturalezas sino que usa otra palabra, la ley o la dinámica que se mueve en él sin que sepa la manera de vencerla.

Unas observaciones al respecto

En esta lucha interna Pablo quiere no pecar. De todo corazón quiere no pecar. Da evidencia clara que es creyente; su honestidad y sinceridad son transparentes. Tiene que ser creyente porque se deleita en la misma ley de Dios como expresión de su santidad.

Se encuentra en una caída de espíritu tal que la vida va de mal en peor sin saber qué hacer. Resultan la confusión y la vergüenza, lo cual es evidencia clara de la ausencia de la verdad libertadora.

Pablo “ha puesto su parte”, ha usado sus limitadísimos recursos, todo para nada que satisfaga. Por fin, no puede menos que decir: “Por este rumbo no logro la victoria. Ya me  doy por vencido.

De esta manera “Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo” (Efesios 4:20). Pablo a los efesios les recuerda: “Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente” (4:17).En breve no anda Pablo por la fe, con la plena confianza en la obra consumada en la Cruz.

Hay dos evidencias claras cuando uno no anda en Cristo, el crucificado. Si nos esforcemos en nuestra propia carne alcanzar la perfección requerida por la ley, resultan la frustración y confusión, así Pablo en Romanos 7. Si nos ponemos reglas legalistas y las alcanzamos a nuestra manera de pensar, nos ponemos “espirituales orgullosos”, evidencia de la misma carnalidad. Si andamos por fe en Cristo crucificado, andamos  quebrantados, humildes y victoriosos.

El último suspiro antes de la victoria  Romanos 7: 25

Al fin Pablo ya no puede más.“!Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?  Dejémoslo allí. Pero el Espíritu Santo tendrá la última palabra de triunfo en la próxima lección.

Tuyo en el mensaje de la Cruz,

G. Ernesto Johnson

____________________________________________________________________________________________

Le recomendamos el Comentario a la epístola a los Romanos por Juan Calvino. También incluido en la Biblioteca Platino

Gordon Johnson

Autor: Gordon Johnson

es reconocido en América latina como conferencista. Ha servido como profesor en el Seminario Bíblico Rio Grande, Texas desde 1954, siendo presidente de la institución por muchos años también. Tiene diversos títulos entre los cuales recibió un Masters en Estudios Latinoamericanos y un doctorado en Misionología.


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!