Respuestas de diversos pastores y líderes:

Pastor Edwin  Gonzales

La palabra apóstol viene de un verbo griego que significa “enviar”.  Cualquier “enviado” es un apóstol.  Hebreos 1:13-14 dice que los ángeles son “espíritus ministradores enviados a ayudar a los herederos de la salvación.”   En ese sentido los ángeles son apóstoles así como lo fueron los 70 a quienes Jesús envió a predicar durante su ministerio terrenal Lucas 10:1

Hoy día muchos predicadores se auto-denominan “apóstoles”;  pero, podemos llamar a alguien apóstol en el mismo sentido que lo fueron “los doce” designados por Jesús?  La respuesta es un rotundo no.  Veamos por qué

  1. Un apóstol tenía que ser designado directamente por Cristo Luc 6:13 comp Mt 10:2

Pedro usó este argumento para elegir al reemplazo de Judas, y Pablo lo esgrimió cuando defendió la legitimidad de su apostolado en Gálatas 1:1, 11 y 1 Corintios 9:1

  1. Un apóstol debía ser testigo ocular de la resurrección de Cristo Hch 1:21-22

Pablo también usó este argumento con los Corintios en I Co 15:7-9

  1. Un apóstol tenía que demostrar la genuinidad de su apostolado por medio de señales, prodigios y milagros Mt 10:8, 2 Co 12:12, Heb 2:4
  2. Un apóstol tenía autoridad para traer nueva revelación y establecer el fundamento doctrinal de la iglesia a la par de los profetas Ef 2:20, Jud 1:3, Fil 4:9, I Th 2:13
  3. En el Libro de Apocalipsis, el final de la revelación escrita de Dios, vemos una descripción pictórica la iglesia glorificada en la eternidad, y allí leemos en 21:14 “Y el muro de la ciudad tenía doce fundamentos, y en ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.”  Cristo solo tiene 12 apóstoles
  4. La Biblia reconoce que hay “falsos apóstoles y obreros fraudulentos” 2 Co 11:13-15 los cuáles son descritos como “ministros de Satanás”

David Ford

El cristiano debe tener una perspectiva bíblica acerca de los apóstoles contemporáneos:

Apóstol es literalmente alguien enviado. La palabra en griego es “apostolos” que viene del verbo “mandar”, entonces lleva el sentido de alguien mandado. En este sentido cada creyente es un apóstol. “… ningún siervo es más que su amo, y ningún mensajero (apostolos) es más que el que lo envió” (Juan 13:16 cp. Heb. 13:1)

Apóstol en el sentido general es un mensajero del evangelio. La misión del “apostolos” en el Nuevo Testamento es llevar el evangelio: “en cuanto a los otros hermanos, son enviados (literalmente apóstoles) de las iglesias, son una honra para Cristo. (2Cor. 8:23). Por eso, a veces la palabra apóstol está acompañada con la palabra profeta: “Les enviaré profetas y apóstoles” (Lucas 11:49 cp. Rom. 1:5).

Apóstol en el sentido especial es uno de los doce. Hay un grupo particular que Cristo escogió para iniciar la iglesia primitiva y él puso el nombre apóstol sobre ellos. Después de orar toda la noche Cristo “… llamó a sus discípulos y escogió a doce de ellos, a los que nombró apóstoles” (Lucas 6:13). Después Pablo recibió este título también (Rom. 1:1).

El mensaje apostólico es la base de la iglesia. Los 12 apóstoles tenían autoridad porque llevaron la enseñanza y práctica de Cristo. Por medio de este mensaje muchos se convirtieron y la iglesia fue constituida: “…edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular” (Ef. 2:20). El Nuevo Testamento fue escrito por apóstoles o sus compañeros.

Entonces en el sentido bíblico los apóstoles contemporáneos existen en:

–       La vida misionera de cada cristiano.

–       El mensaje vivo del Nuevo Testamento.

–       La base doctrinal y práctica de cada iglesia de Cristo.


Horacio pastor

Aunque existan distintas posturas sobre el tema, en lo que pienso que todos coincidiremos es en lo siguiente: estamos frente un tema controversial.

Breve Introducción.

Es necesario, antes de abordar el tema, señalar dos cosas: A) Siendo la Iglesia del Señor un cuerpo cuya cabeza es Cristo, considero que a lo largo de los siglos ha permanecido completo, tanto en dones espirituales como en ministerios; en consecuencia, pienso que siempre hubo apóstoles, evangelistas, profetas, pastores y maestros que nunca pretendieron ocupar lugares de preeminencia ni de poder como en la actualidad ocurre con los apóstoles contemporáneos, ya que para cumplir la función no les resultaba imprescindible ser designados con el cargo. Asimismo y tal vez por causa de la tarea de guía y discipulado dentro de la Iglesia, el ministerio que ocupó el lugar preponderante y que en la práctica absorbió a los demás fue el de Pastor. B) Como en el griego lapalabra que se traduce “apóstol” significa enviado, bien podemos afirmar que en laactualidad “apóstoles son los misioneros”. C) Sin embargo, para el caso que nos ocupa, los “apóstoles contemporáneos”, es imposible hablar de ellos sin examinar, aunque sea brevemente algunas de sus doctrinas, creencias y prácticas; particularmente la de aquellos que forman parte de la llamada “Reforma Apostólica y Profética” y que por lo tanto integran las principales redes apostólicas.

Algunas de las doctrinas, creencias y prácticas (generales) entre “los apóstoles contemporáneos”, integrados en la mayoría de las principales “redes”.

a)      La legitimidad de los “apóstoles” es discutible. En muchos de los casos simplemente se “autodenominan apóstoles”.

b)      Se le adjudica una autoridad casi imperial al “apóstol”, dentro de su rango de acción. Contrariamente a la necesaria humildad exigida a todo siervo de Dios, estos “apóstoles” se caracterizan por promover una concepción verticalista del poder y la autoridad, semejante a la que existe en cualquier fuerza armada. El radio de acción al que hice referencia comprende: 1) Su posición en la red que dirige o de la que forma parte. 2) Las Iglesias bajo su cobertura”.

c)       Proponen un falso concepto de “cobertura” que raya con lo supersticioso, ya que según uno de los principales representantes de esta línea, las Iglesias que no estén bajo la cobertura de un apóstol serán presa de los ataques del diablo.

d)      Consideran y enseñan que “el apóstol” trae nueva revelación, por ello, aunque lo que diga sea discutible como enseñanza, carezca de respaldo bíblico o no se compadezca con una verdadera exégesis bíblica, seguirán sosteniéndola como si fuera una verdadera “revelación recibida de Dios”.

e)      Casi siempre “el apóstol” es además “profeta”. Por ello los principales “apóstoles” elaboran, al final de cada año, una “Agenda Profética” en la que señalan lo que traerá consigo el próximo. Estas “Agendas”, además de ser triunfalistas, han hecho en los últimos años un gran énfasis en el valor y significación de los números y por ello, las que están en vigencia destacan “las cualidades del once”.

f)       Jamás reconocen el incumplimiento y por ello la falsedad de “sus profecías”. Solo a modo de ejemplo se puede mencionar la falsa profecía de un “apóstol”, cuando en nombre del Espíritu Santo predijo que triunfaría en las últimas elecciones presidenciales en Ecuador una Ingeniera Cristiana Evangélica y en realidad lo hizo Rafael Correa y con un porcentaje de votos abrumador.

g)      A todo lo dicho habría que agregar las falsas enseñanzas sobre1) “Pactar con Dios”comprometiéndose a entregar una suma de dinero a cambio de lo que solicitan (Trabajo, Vivienda, Automóvil, etc.). 2) La realización de supersticiosos “Actos Proféticos” tales como: 2a)Derramar aceite sobre una ciudad creyendo que como el aceite es símbolo del Espíritu Santo, la ciudad será bendecida. 2b) Clavar estacas con textos escogidos en los cuatro puntos cardinales de la ciudad. 2c) Clavar una espada en los cuatro puntos cardinales de la ciudad (Ya que con la espada simbolizan la Palabra de Dios, “espada del Espíritu”). 2d) Cavar un pozo en la tierra y derramar en él: aceite, pan, vino y semillas, pues con la simbología que cada elemento tiene creen que “sanarán la tierra”, llenarán “con la semilla de la palabra ese territorio”, etc. Debemos destacar que ellos denominan “Acto Profético” a todo lo que se haga mediante elementos cuyo simbolismo se encuentre en la Biblia, de manera que al utilizarlos por ese simbolismo que tienen, en la realidad se concretará. 3) Creen que el pensamiento positivo y la “declaración verbal de deseos o sueños”, por el solo hecho de pensarlos y pronunciarlos de manera positiva, activará el cumplimiento de lo deseado. Por eso tienen “clichés” como los siguientes: “Piense positivamente”; “Créalo y confiéselo, Dios se lo dará”; o expresiones como “Yo decreto…” o “Yo declaro…”, etc.

Conclusión:  I) Como la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, siempre estuvo completa. II) Los actuales apóstoles son “los enviados” por la Iglesia del Señor a llevar la Palabra de Dios, asignándoseles la extraña denominación de “misioneros”. III) La actual corriente denominada “Reforma Apostólica y Profética” padece de enormes errores doctrinales y pronuncia como de parte de Dios falsedades que en lugar de librar a las personas de su “cegado entendimiento”, las mantiene en él.

Horacio Pastor


Elías Rodriguez

Como ya sabemos por los Evangelios, Jesús escogió doce hombres a quienes primero llamó discípulos y después apóstoles (Mateo 10:1-4).  El apóstol Pablo nos dice en Efesios 4:11 que Él mismo dio a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros.” Pablo da esta declaración después de expresar que Jesús “subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres.” De manera, que estos dones de ministerio son un regalo directo de Jesús a la iglesia como resultado de su muerte, resurrección y ascención al cielo.

Creo que un buen lugar para comenzar a hablar de apóstoles sería la definición del término. Apóstol es una palabra compuesta por la preposición ‘apó’ que significa fuera de, y el verbo stéllō que significa enviar. De manera que un apóstol es alguien que “es enviado.” Los rasgos distintivos de un apóstol eran, además de ser comisionados directamente por Jesús, “ser testigos de la resurrección, tener inspiración especial, autoridad suprema, acreditados por los milagros, y comisión ilimitada para predicar y fundar iglesias.”[1] Además del ejemplo que tenemos de Jesús enviando a los doce apóstoles, el capítulo 13 de los Hechos nos da el ejemplo de Pablo y Bernabé siendo enviados por la iglesia local de Antioquía. Después de su viaje misionero, ellos regresaron a esta iglesia local para rendir el informe de su trabajo. Pablo inició sus otros viajes misioneros siendo enviado por esta iglesia local. De manera, que no tenemos indicio de que Pablo era independiente, basándose en que Jesús lo había llamado a ser apóstol.

¿Qué perspectivas debemos tener con los apóstoles contemporáneos?

1)    Debemos tener la capacidad de reconocer si el apóstol ha sido llamado por Dios, o si se ha designado a sí mismo como apóstol. El verdadero apóstol es llamado por Dios y como Pablo, podrá decir: “Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombres, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos)” (Gálatas 1:1).

2)    El apóstol Pedro, escribiéndole a los ancianos (1 Pedro 5: 1-3) usa el término ‘anciano’ sin el artículo determinado, para enfatizar la función de este oficio. Quiere decir que para Pedro, lo importante era la función, no el título. Para los apóstoles de la iglesia primitiva, el título no tenía el “glamour” que tiene ahora. Pablo nos da al menos tres catálogos de sus sufrimientos como apóstol (2 Cor. 4:7-12; 6:4-10 y 11:23-33). Pablo pudo decir: “De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús” (Gálatas 6:17). De acuerdo a los historiadores, todos los discípulos, excepto Juan, murieron de muerte violenta.

3)    Los apóstoles deben trabajar para la unidad del Cuerpo de Cristo, la iglesia. Pablo y Pedro trabajaron juntos en Galacia y es posible que también en Roma. Pablo trabajó donde otros no habían trabajado. 2 Cor. 10:15-16: “No nos gloriamos desmedidamente en trabajos ajenos, sino que esperamos que conforme crezca vuestra fe seremos muy engrandecidos entre vosotros, conforme a nuestra regla; y que anunciaremos el evangelio en los lugares más allá de vosotros, sin entrar en la obra de otro para gloriarnos en lo que ya estaba preparado.” El ministerio apostólico de Pablo no floreció con gente de otros ministerios, sino con nuevos convertidos.

4)    Los apóstoles deben de cumplir con los requisitos que Pablo establece en 1 Timoteo 3:1-7, para poder ministrar en integridad.

5)    Los apóstoles deben trabajar juntos con los otros ministerios de la iglesia para llevar la iglesia al cumplimiento de lo que Pablo establece en Efesios 5:12-16.

Aunque muchos cuestionan los apóstoles contemporáneos, creo que hay hombres y mujeres ungidas que están funcionando en una labor apostólica encomiable a los cuales debemos apreciar. Dios bendiga a los hombres y mujeres abnegados, veraces y fieles que diariamente dan su vida por las almas en cumplimiento de su llamado.


[1] Vincent, M. R. (2002). Word studies in the New Testament (Eph 4:11). Bellingham, WA: Logos Research Systems, Inc.


Tony Segar

La respuesta da por sentado que nos referimos a los apóstoles de la talla y autoridad de los apóstoles originales de Jesucristo y no simplemente a un enviado como la definición más sencilla de la palabra indica.

Para esta clase de apóstoles con mayúscula, a manera de hablar, la escritura establece varios requisitos

Debe ser un testigo ocular del Señor resucitado.

Este no solo fue el criterio original de sustitución de Judas, sino es además reiterado por Pablo en relación al sello de su apostolado: ¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor? 2Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor.

Debe ser alguien directamente asignado por Jesús

Tal como lo fue con los doce inicialmente, con Matías cuando oraron al Señor para que el por medio de la suerte lo identificara, y como Pablo mismo indica que era apóstol no de hombre o por hombre sino del Señor. Gal. 1.1

Debe de tener la capacitad de confirmar sus ministerio por medio de señales milagrosas

Pablo se refirió a esto como “las señales de apóstol” en IICor. 12:12

El apostolado fue un don fundacional

En Efesios 2:20 describe como la iglesia es edificada sobre el fundamente delos apóstoles y profetas. Aquellos que se jactan ser apóstoles en esta época no pueden alegar que Cristo continua edificando el fundamento y no ha comenzado con la iglesia propia.

Pablo mismo se postula como el último de los testigos de la resurrección

Como un abortivo dice Pablo, Cristo fue que se le apareció a él como conclusión. Esto implica que de acuerdo a Pablo no hay más testigos a quien Cristo habría de aparecer resucitado y por ende, nadie después de el cumple con el primero de los requisitos.

Los apóstoles contemporáneos no pueden recibir la diestra de compañerismo apostólico

El mismo apóstol Pablo, llamado al apostolado independiente y sobrenaturalmente reconoció el valor de tener el visto bueno de su apostolado por parte de los que eran columnas en Jerusalén recibiendo  la diestra en señal de compañerismo. Ningún apóstol contemporáneo ni los que los siguen puede en estos días una confirmación de la valides del ministerio apostólico.

Los apóstoles de antaño tenían una gran autoridad por tener acceso a revelaciones de Jesús

A diferencia de esto, los apóstoles contemporáneos manejan una autoridad que Dios reservó para aquellos que caminaron con Jesús y recibían revelaciones de él. Fuera de ese contexto el Señor repartió la autoridad en la iglesia en una pluralidad y paridad de ancianos con una autoridad regulada por el rendimiento de cuentas entre iguales.

Autor: Various


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!