Adquiera su copia digital aquí

Contenido

PRÓLOGO

Parte I

INTRODUCCIÓN A LA SOCIOLOGÍA

1. ¿Se trata de una ciencia?

2.  Objetivo de la sociología

3.  Métodos de la sociología

4.  Origen de la sociología

5.  Los padres fundadores

6.  Características de los planteamientos primitivos

7.  La sociología en el siglo XXI

8.  ¿Es sociable el ser humano?

9.  El proceso de socialización

10.  Estructura social, estatus y rol

11.  Familia y Estado

12.  Valores y normas

13.  Clases sociales

14.  Conflicto social

15.  Cambio social

16.  Religión

17.  Sociología y cristianismo

18.  De la utopía al mito social

Parte II

DIEZ MITOS CLAVE DE LA MODERNIDAD

1. NICOLÁS MAQUIAVELO (1469–1527):

El mito del príncipe nuevo

—Buscando el bien a través del mal

—Un mito que sigue vivo

—Maquiavelo a la luz del Evangelio

2.  RENÉ DESCARTES (1596–1650):

El mito de la razón

—Vida de aventura en pos de la verdad

—Si no dudas es porque no existes

—Del orgullo cartesiano a la humildad de Newton

—Sospecha de la Razón y confianza en el Sentimiento

—La Revelación más allá de la razón

3.  THOMAS HOBBES (1588–1679):

El mito del contrato social

—Existencia longeva y prolífica

—En el principio… fue la guerra

—Inconvenientes de la doctrina de Hobbes

—Reflexiones bíblicas en torno al contrato social

4.  JOHN LOCKE (1632–1704):

El mito de la propiedad privada

—A caballo entre la política y la religión

—El egoísmo de acumular como fin en sí mismo

—La propiedad privada en el Antiguo Testamento

—Jesús y los bienes materiales

5.  JEAN–JACQUES ROUSSEAU (1712–1778):

El mito de la sociedad culpable

—El hombre que vivió en discrepancia con sus ideas

—El viaje de la bondad natural a la corrupción social

—¿Dónde tiene su nido el mal?

6.  GEORG W.F. HEGEL (1770–1831):

El mito de las revoluciones

—En lucha con el enigma del mundo

—¿Utiliza Dios el egoísmo humano para lograr su fin?

—La concepción del tiempo en la Biblia

—¿Es Dios el responsable de la historia?

7.  AUGUSTE COMTE (1798–1857):

El mito de los tres estados de la humanidad

—Vida turbulenta de un pensador ateo

—La Ciencia que mató a Dios para inventar la Religión

—A pesar de Comte, lo religioso goza de buena salud

—Cuando vuelva Jesucristo ¿hallará fe en la tierra?

8.  CHARLES R. DARWIN (1809–1882):

El mito del evolucionismo

—Un viaje que cambió el mundo

—El esqueleto del mito transformista

—Cuando la biología se convierte en sociología

—¿Es el darwinismo una pseudociencia?

—No una teoría biológica sino metafísica

—Razonamiento circular

—Imposibilidad de lageneración espontánea de la vida

—¿Pudo el ojo producirse por evolución?

—Las razas domésticas y el “hecho” de la evolución

—Ala de murciélago o pata de caballo

—Flores que engañan a las mariposas

—¿Está el adulterio escrito en los genes?

—El misterio de los eslabones perdidos

—Los embriones ¿hablan del pasado?

—Se necesitan monstruos y mutantes

—Elprincipio antrópico

—Lateoría del diseño inteligente

—Comprender la mente de Dios

9.  KARL MARX (1818–1883):

El mito de la redención proletaria

—El ideólogo del mundo obrero

—¿De qué fuentes bebió Marx?

—El problema de la alineación humana

—La noción del inconsciente social

—La historia de la humanidad ¿es la historia de lalucha de clases?

—¡Proletarios de todos los países, uníos!

—Teoría de la plusvalía

—La religión como opio del pueblo

—Errores de Marx

—Aportaciones del marxismo

—Teología de la liberación

—¿Eran comunistas los primeros cristianos?

10.  SIGMUND FREUD (1856–1939):

El mito de Edipo

—Origen de su ateísmo

—Del éxito al sufrimiento

—Descubrimiento del inconsciente

—¿Hombres histéricos?

—Placer sexual ycomplejo de Edipo

—Descenso a las profundidades de la mente

—La leyenda de Edipo como mito fundador de la vida colectiva

—Críticas a la psicología freudiana

—Teología negativa de Freud

—El cristianismo de Cristo no es neurosis sino liberación

LOS MITOS SOCIALES A LA LUZ DE LA BIBLIA

Parte III

GLOBALIZACIÓN Y PROTESTANTISMO

1. ¿Globalización o mundialización?

2.  El mundo desbocado de la sociedad red

3.  Antecedentes históricos de la globalización

4.  Economía sin fronteras

5.  Nacionalismo versus globalización

6.  Las hormigas de Yanagi y el caballo de Troya de Ramírez

7.  La aceleración de la historia

8.  Diáspora globalizadora

9.  Globalización ecológica

10.  Cambios en la familia y crisis de interioridad

11.  Ventajas y peligros de un mundo global

12.  Futuro de la globalización en el siglo XXI

13.  Cristianismo y mundialización

14.  La iglesia ante el peligro del “pensamiento único”

15.  El líder cristiano en un mundo global

16.  El retorno de la religión

17.  Cambios dentro del cristianismo

18.  Perversiones del protestantismo actual

—Robar la libertad a los creyentes

—Teología de la prosperidad

—Cuando al mensajero se le valora más que al mensaje

—Fetiches espirituales

—Romper con la historia del cristianismo

—Insolidaridad con los menesterosos

—Cristianismo espiritualista

19.  ¿Cómo será el cristianismo del futuro?

20.  La pastoral cristiana en el tercer milenio

21.  Valores evangélicos para un mundo globalizado

22.  El reto de las relaciones interconfesionales y el diálogo interreligioso

CONCLUSIÓN

PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN

ÍNDICE ONOMÁSTICO Y DE CONCEPTOS

BIBLIOGRAFÍA

GUÍA DE ESTUDIO

Cómo obtener un curso acreditado por FLET

Cómo hacer el estudio

Cómo establecer un seminario en su iglesia

El plan de enseñanza FLET

Descripción del curso

Metas y objetivos

Tareas en general

Programa de tareas específicas

Libros recomendados para lectura adicional

Cómo escribir el ensayo

Calificación

Lecciones

Manual para el facilitador

Respuestas a las preguntas de repaso

Extracto:

Un mito que sigue vivo

En la actualidad millones de criaturas continúan creyendo lo mismo que creía Maquiavelo. Su mito se adhirió a la conciencia del mundo occidental y sigue siendo como una pesada rémora que con los aires postmodernos aumenta de tamaño sin parar. ¡En cuántas situaciones y conflictos actuales los medios se esclavizan y condicionan a los fines! Casi todo el mundo está a favor de reconocer que el maquiavelismo, o lo maquiavélico, son conceptos de los que es mejor apartarse, sin embargo, ¿quiénes están dispuestos hoy a sacrificar sus deseadas finalidades en aras de unos medios que no son todo lo justos que deberían ser? No se trata sólo de aquellos políticos corruptos que sacrifican su prestigio y credibilidad inmolándose ante el altar de Mamón, el dios de la riqueza. Están también los que matan para defender una idea. Los terroristas que disponen a su antojo de la vida ajena o los policías que combaten el terrorismo con métodos ilegales. El mito maquiavélico está vivito y coleando en el corazón de la sociedad postcristiana. Quizá donde sea más evidente es en los conflictos armados que de manera endémica vienen sangrando a la humanidad. Los métodos que tales luchas emplean han creado un nefasto diccionario en el que se definen sin horror términos como “limpieza étnica”, “masacre humana”, “fosas comunes”, “castigo al pueblo”, “hora de la venganza”, “daños colaterales”, “bombardeos indiscriminados sobre la población civil”, “inmunidad para los criminales de guerra” y un largo etcétera de maquiavelismo solapado. La repercusión de tales conceptos son heridas que nunca acaban de curar porque la paz no es sólo el silencio de las armas.

Dejando de lado la amenaza de los misiles y de los coches bomba, la violencia del mito se descubre también en otros ambientes. Desde los banqueros que aprendieron a defraudar y se convirtieron de pronto en pedagogos de una sociedad ávida de modelos, sean del cariz que sean, hasta los mafiosos del deporte o de la cocaína, los secuestradores amantes del dinero fácil e, incluso, los maridos que asesinan a sus esposas por considerarlas objetos personales, todos responden al mismo patrón mítico. La pegajosa tela de araña se extiende asimismo a los empresarios desaprensivos que juegan con la salud pública contaminando alimentos, piensos o bebidas refrescantes. Y aquellos otros que directa o indirectamente son responsables de los vertidos de petróleo a los océanos, de la contaminación en todas sus facetas, del paro o de la explotación salarial. ¿Qué pensar de ciertas multinacionales de farmacia cuando se niegan a fabricar determinadas vacunas, como la que podría curar la malaria, exclusivamente en base a puros intereses comerciales? ¿o de los modistos prestigiosos que diseñan tallas mínimas sin importarles para nada el futuro de las jóvenes anoréxicas? ¿y las decenas de miles de muchachas inmigrantes que son obligadas a practicar la prostitución para sobrevivir? ¿no es todo esto consecuencia del egoísmo y la maldad humana que subyace en la creencia de que el fin justifica los medios? El mundo entero rezuma maquiavelismo por todos sus poros. El mito no está todavía superado, como piensan algunos, sino que subsiste en estado latente, escondido en los más oscuros rincones del alma humana, para manifestarse con toda su virulencia allí donde se le permite.

Autor: Antonio Cruz


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!