Adquiera su copia digital aquí

Contenido

Agradecimiento

Introducción

Primera parte:
Fundamentos y encuadre

1. Bases eclesiológicas: La iglesia como comunidad sanadora ~ Daniel S. Schipani

2.   Bases bíblicas y teológicas de la consejería pastoral ~ Pablo A. Jiménez

3.   La consejería pastoral como disciplina ~ Fausto Lora Paulino

4.   Modelos de intervención ~ Julia Batista Cortés

Segunda parte:
Temas especiales de psicología y consejo pastoral

5. Sexualidad y persona ~ Jesús Laguerra Marzán

6.   Intervención pastoral en situaciones de crisis de familia ~ Jorge E. Maldonado

7.   La iglesia ante la violencia doméstica ~ Jorge J. Taylor

8.   El fenómeno de la depresión ~ Pablo Polischuk

9.   La depresión en personas envejecidas ~ José R. Rodríguez Gómez

Apéndice: Nuestra conducta y el evangelio ~ Hugo E. Serrano Arroyo

Bibliografía seleccionada

Extracto:

INTRODUCCIÓN

«¿Cuál es la diferencia básica entre un psicólogo y un consejero pastoral?» Esa fue la pregunta con la cual Daniel S. Schipani comenzó el curso básico de consejería pastoral que tomé durante mi primer año de seminario. En esta ocasión, casi 15 años después, me toca lidiar con la respuesta a esa pregunta.

Lo que hace que esta disciplina sea verdaderamente «pastoral» es que ocurre dentro de un contexto informado por la tradición judeocristiana. Es decir, la consejería que se lleva a cabo en el contexto de la comunidad de fe es «pastoral» porque es parte de la tarea de la iglesia de Dios y porque está informada por conceptos bíblicos y teológicos cristianos.

Esto implica que la consejería pastoral ocurre en un contexto moral. Esta disciplina se fundamenta en un contexto teológico lleno de significados morales. Cuando una persona acude a la pastora de su iglesia en busca de consejo para enfrentar sus problemas matrimoniales, sabe que la iglesia tiene una visión teológica del vínculo matrimonial. Más que un contrato entre dos partes—que puede ser disuelto a voluntad—la iglesia entiende que el matrimonio es una institución establecida por Dios. Ese entendimiento teológico hace que el acercamiento del consejero pastoral sea necesariamente distinto al del terapeuta secular.

Las personas que buscan el consejo de sus agentes pastorales presuponen que las estrategias sugeridas por éstos les ayudarán a trazar para enfrentar sus problemas estarán informadas por ese contexto ético, moral y religioso. Por esta razón, aquellos ministros que sólo emplean perspectivas psicológicas para aconsejar a sus feligreses, están privándolos de los recursos bíblicos y teológicos que necesitan para enfrentar la vida. Es precisamente este contexto moral lo que les ayuda a discriminar entre lo correcto y lo incorrecto.

La tendencia actual se mueve en dirección a reafirmar estas dimensiones bíblicas y teológicas de la consejería pastoral. Los especialistas en el campo afirman que la teoría psicológica necesita un marco teológico y que—a pesar de lo útiles que puedan resultar los enfoques psicológicos en el proceso terapéutico—es la teología lo que finalmente debe usarse para articular el proceso de consejería.

Las distintas teorías psicológicas pueden ayudarnos a comprender el desarrollo de la personalidad y el carácter de las personas que aconsejamos. Es decir, nos ayudan a explicar cómo han llegado a ser lo que son. Sin embargo, la psicología no informa acerca de los valores éticos, morales y religiosos que deben guiar el futuro de la persona aconsejada, una vez superados los problemas que la llevaron a nuestra oficina pastoral. La psicología ni debe ni puede indicarnos lo que la persona debe llegar a ser. Si una teoría psicológica llegara a dictar las metas de la vida, sería una pseudoreligión, no una disciplina de estudio científico social.

Después de esta breve introducción, en la cual hemos establecido el contexto eclesial de la disciplina, pasaremos a tratar los fundamentos teológicos de la consejería pastoral y a exponer algunos puntos importantes sobre el uso de la Biblia esta dimensión tan importante del ministerio de la iglesia.

Autor: Various


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!