Adquiera su copia digital aquí

Contenido

Prefacio

Agape, Agapan: La Más Grande de las Virtudes

Aggareuein: La Palabra de un País Ocupado

Aionios: La Palabra de la Eternidad

Akolouthein: La Palabra del Discípulo

Alazon, Alazoneia: Las Palabras de la Jactancia

Apechein: Pago completo

Apoblepein, Aphoran, Atenizein: La Mirada Fija

Arrabon: El Goce Anticipado del Porvenir

Aselgeia: Completa Desvergüenza

Charisma: El Don de Dios

Diatheke: Dios y el Hombre

Eilikrines, Eilikrineia: La Perfecta Pureza

Ekklesia: La Iglesia de Dios

Elpis, Elpizein: La Esperanza Cristiana

Energeia, Energein, Energema, Energes: El Divino Poder en Acción

Entugchanein, Enteuxis: Petición al Rey

Epaggelia, Epaggellesthai: Palabras de Promesa

Epieikes, Epieikeia: Más Que Justicia

Epitage: El Mandamiento Regio

Eritheia: La Ambición Desatinada

Euaggelion: Las Buenas Nuevas

Eusebeia: La Palabra de la Verdadera Religión

Exaleiphein: La Compasión que Borra el Pecado

Hamartia, Hamartanein: El Yerro que es el Pecado

Hubris, Hubrizein, Hubristes: Las Palabras del Orgullo Impío

Huperephania, Huperephanos: Palabras de Soberbia

Hupogramos: El Modelo Perfecto

Hupokrisis, Hupokrites: Haciendo Comedia

Hupomone: La Virtud Varonil

Kalein, Kletos, Klesis: El Llamamiento de Dios

Kalos: La Palabra de la Simpatía

Kataggellein: La Palabra de Autoridad

Katallassein: La Palabra de la Reconciliación

Katartizein: La Palabra de la Disciplina Cristiana

Katharos: La Vida Limpia

Koinonia, Koinonein, Koinonos: El Compañerismo Cristiano

Leitourgia: El Servicio Cristiano

Logos: La Palabra del Mensaje Cristiano

Lutron, Lutroun, Apolutrosis: La Deuda y su Pago

Makrothumia: La Divina Paciencia

Merimna, Merimnan: La Preocupación Justa y la Desatinada

Mesites: El Mediador

Paidagogos: El Guardián de la Niñez

Paraggelia, Paraggellein: Palabras de Mando

Parakletos: La Palabra del Espíritu Santo

Parousia: La Venida del Rey

Penthein: La Palabra de la Aflicción Piadosa

Phobos: El Temor Razonable y el Insensato

Pleonexia: El Pecado de Avaricia

Poikilos: La Palabra Multicolor

Poroun, Porosis: El Endurecimiento del Corazón

Praus, Praotes: La Docilidad Cristiana

Prosagein y Prosagoge: La Palabra de Introducción

Proslambanesthai: La Palabra de Bienvenida

Ptochos: La Verdadera Pobreza

Semnos, Semnotes: La Majestad de la Vida Cristiana

Skandalon, Skandalizein: La Piedra de Tropiezo en el Camino

Sophia, Phronesis, Sunesis: La Mente Equipada

Soteria, Sozein: La Palabra de Salvación

Splagchnizesthai: La Compasión Divina

Xenos, Parapidemos, Paroikos: El Cristiano y el Mundo

Extracto:

DIATHEKE1242

(διαθήκη)

DIOS Y EL HOMBRE

Diatheke, la palabra que se traduce “pacto”, es una de las más comunes en la versión griega del AT y de las más importantes del NT. Es una palabra que comporta cierto problema, y la solución de ese problema nos demostrará que en ella hay todo un contenido teológico y toda una visión de la relación entre Dios y el hombre.

“Pacto”, en su uso ordinario, y no teológico, significa “acuerdo entre dos o más personas o entidades”. Así es como ocasionalmente se utiliza en el AT, por ejemplo, en la “alianza” que los gabaonitas deseaban hacer con Josué (Jos. 9:6), en el “pacto” con los habitantes de Canaán que les estaba prohibido a los israelitas (Jue. 2:2), en el “pacto” que hicieron David y Jonatán (1 S. 23:18).


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!