Adquiera su copia digital aquí

Contenido

Introducción

1   /    Los métodos exegéticos

2   /    El estudio del Antiguo Testamento: Ayer, hoy y mañana

3   /    Reacción al artículo de Jorge González

4   /    El estado actual de las investigaciones sobre el Nuevo Testamento

5   /    Reacción al artículo de Ediberto López

6   /    Historia de la interpretación bíblica

7   /    Reacción al artículo de justo L. González

8   /    Estudio bíblico y hermenéutica: Implicaciones homiléticas

9   /    Reacción al artículo de Pablo A. Jiménez

10   /    La Biblia y el desarrollo de materiales curriculares

11   /    Reacción al artículo de Carmen Gaud

12   /    Bibliografía sugerida

Extracto:

Al estudiar la historia de la interpretación bíblica, lo primero que tenemos que recordar es que los primeros intérpretes de la Biblia se encontraban en circunstancias muy distintas de las nuestras. Al decir esto, no me refiero únicamente a las diferentes circunstancias políticas, culturales, económicas y sociales. Me refiero también y sobre todo al estado diferente en que se encontraba la Biblia. Cuando hoy hablamos acerca de la interpretación bíblica, nos referimos a un libro ya formado, con confines determinados por un canon que quedó fijado hace siglos. Se trata de un libro que ya está ahí, entre dos tapas, y que ahora nosotros interpretamos. Pero no siempre fue así. Los primeros intérpretes de la Biblia fueron los autores mismos que nos han legado el texto sagrado. Ello puede verse ya en lo que hoy llamamos el Antiguo Testamento. En efecto, los eruditos bíblicos nos dicen que en muchos textos veterotestamentarios pueden verse etapas sucesivas de interpretación y reinterpretación. También hay casos en los que un mismo acontecimiento recibe diversas interpretaciones en el texto sagrado. Tal es el caso, por ejemplo, de la institución de la monarquía en Israel, que unas veces se interpreta como un acto de obediencia a la voluntad divina y otras como una rebeldía por parte de un pueblo que no estaba contento con tener a Yaveh por rey, y deseaba tener un rey humano como los pueblos circunvecinos.


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!