Adquiera su copia digital aquí

Contenido

1. Introducción

Sección 1: La retirada progresiva

2. Hacia una definición de la retirada progresiva

3.   La preparación para los cambios de roles

4.   La selección de plantadores de iglesias orientados hacia la retirada progresiva

Sección 2: La preentrada

5. La formación de un equipo orientado hacia la retirada progresiva

6.   De la visión a la acción en la retirada progresiva

7.   Herramientas necesarias para llevar a cabo la visión

Sección 3: La preevangelización

8. La aplicación de pautas para el estudio integrado

9.   La interrelación entre la lengua oral y el texto escrito

Sección 4: La evangelización

10. La presentación de un evangelio claro y completo

11. Diseño de un modelo para la evangelización y el discipulado

Sección 5: La postevangelización

12. La entrega de la obra a líderes y plantadores de iglesias capacitados

13. La capacitación de líderes con discernimiento bíblico y adaptabilidad cultural

14. Un plan de estudios que transforma vidas

Sección 6: Desafío y conclusión

15. Líderes que pasan la posta

Bibliografía

Extracto:

10

La presentación de un evangelio claro y completo

La tradición les había enseñado a los aproximadamente 25.000 integrantes de la tribu palawano, que moraban en la isla de Palawan, Filipinas, a esperar la llegada del hombre blanco que traía un libro negro. Con su llegada, esta persona les traería el mensaje del Dios y los palawano debían aceptarlo. Por esta razón, cuando llegó la familia de Sigfried Sandstrom en el año 1955, se encontró con una audiencia dispuesta.

Los palawano percibieron el amor de los Sandstrom hacia ellos, ya que los misioneros comían lo que les ofrecían y a cambio daban a los palawano todo lo que tenían. Los Sandstrom se entregaron por completo a los palawano, encarnando así el carácter de Cristo. Un año más tarde, debido a los problemas de salud de la señora Sandstrom y su hijo, la familia regresó a Estados Unidos.

Antes de partir de Palawan, Sandstrom presentó el mensaje del evangelio valiéndose de algunas palabras mal pronunciadas en tagalog, unas cuantas palabras en palawano y otras en inglés. Cientos de palawanos respondieron, dispuestos a hacer cualquier cosa que el tan esperado visitante les pidiera. Sandstrom les dijo que creyeran en Cristo, que se bautizaran, que asistieran a la iglesia y que dejaran de fumar, beber y masticar la nuez betel. Los palawano hicieron todo de buena gana. Sandstrom bautizó a cientos de ellos y muy pronto ellos mismos comenzaron a bautizar a otros miembros de su tribu que vivían en regiones más remotas. Un gran movimiento había comenzado en el pueblo.

Tuggy y Toliver (1972) lamentan el hecho de que se haya evangelizado de manera tan rápida, haciendo que los palawanos aceptaran un tipo de cristianismo sin comprender plenamente su contenido, y que los líderes hayan bautizado a miles de personas no instruidas en el evangelio. Muchos palawano definen la salvación como estar «en Dios», basando su salvación en lo que hicieron o no hicieron, en vez de basarla en la obra meritoria de Cristo. En consecuencia, ellos se mantenían «en Dios» absteniéndose del alcohol y de la nuez betel. No obstante, Tuggy y Toliver admiten que hay algunos aspectos positivos. Algunos líderes de la iglesia se reunían regularmente para estudiar la Biblia y luego regresaban a sus comunidades para enseñar lo que habían aprendido. Los autores atribuyen los fracasos en el movimiento del pueblo a una falta de pastoreo y enseñanza.

Este estudio de caso revela que presentar el mensaje del evangelio sin proveer un cimiento adecuado en el idioma del pueblo receptor puede generar un evangelio falso. Debido a que las semillas de la destrucción están siempre presentes en toda predicación del evangelio, los plantadores de iglesias deben presentar de manera clara y completa el fundamento (la piedra angular) de la casa de Dios. A continuación definiré el evangelio, consideraré la relación entre las necesidades sentidas y el mensaje del evangelio, sugeriré maneras de presentar un evangelio claro y completo, y estableceré una forma de medir su comprensión.

Autor: Tom Steffen


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!