Adquiera su copia digital aquí

Contenido

Capítulo Uno El desierto

Capítulo Dos La copa

Capítulo Tres El camino

Capítulo Cuatro El regalo

Capítulo Cinco La comunión

Capítulo Seis Las huellas

Capítulo Siete La sorpresa

Capítulo Ocho La bendición

Capítulo Nueve El acuerdo

Capítulo Diez La gloria

Extracto:

Es frecuente entre los creyentes conversar acerca de vivir en el camino cristiano. La expresión describe numerosos matices: progreso, movimiento continuo, avanzar en un rumbo determinado. Puesto que Dios quiere que lo sigamos (no que nosotros seamos el guía, como muchos intentamos hacer), él se propone que transitemos una senda en particular. Aunque buena parte del camino que transitamos con Dios es hermoso y agradable, algunos tramos no lo son. Algunos trayectos son asombrosamente difíciles, empinados, desolados. Podemos entender esto intelectualmente pero solo hasta cierto punto. Sin embargo, cuando nos mantenemos en el camino con Dios (no alejados de él por causa de nuestra desobediencia), y aun así el camino se vuelve arduo, esperamos que Dios intervenga en forma inmediata. Cuando las dificultades alcanzan cierto nivel de sufrimiento, y éste se vuelve infortunio, nos preguntamos por qué Dios pareciera llevarnos de la luz hacia la oscuridad. Y cuando la oscuridad aumenta y las condiciones empeoran, surgen muchas preguntas que esperamos Él nos responda. Sin embargo, es en estos valles profundos cuando Dios parece estar más lejos de nosotros.

Autor: Greg Harris


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!