Adquiera su copia digital aquí

Contenido

Prólogo

Reconocimientos

Introducción

Parte I
LA FAMILIA DE ABRAHAM

1.   Abraham, el amigo de Dios

2.   El amigo de Dios falla

3.   Agar

4.   Dios ha escuchado tu miseria, Ismael

5.   Hostilidad hacia los hermanos

Parte II
MAHOMA Y SU FE

6.   Mahoma

7.   El Corán

8.   La Tradición y la Ley

9.   Creencias y prácticas

Parte III
VARIACIONES EN EL ISLAM

10. Política y etnia

11. El cisma entre sunnitas y chiítas

12. El sufismo

13. El islam popular

14. El islam radical

15. El islam y el Occidente

16. Los ahmadías

17. Los musulmanes negros

Parte IV
ACTITUDES RELEVANTES EN EL TRABAJO CON MUSULMANES

Introducción

18. Al estilo de Jesús

19. El reino y la cultura

20. Un siervo para los musulmanes

21. La lucha espiritual

22. La primacía del amor

Parte V
CÓMO LLEGAR A TIPOS ESPECÍFICOS DE MUSULMANES

Introducción

23. Jesús y los sunnitas

24. Jesús y los chiítas

25. Jesús y el musulmán secularizado

26. Jesús y los musulmanes radicales

27. Jesús y los sufíes

28. Jesús y el islam popular

29. Jesús y los ahmadías

30. Jesús y los musulmanes negros

Parte VI
TEMAS TEOLÓGICOS ENTRE EL ISLAMY EL CRISTIANISMO

Introducción

31. Controversia musulmana sobre doctrina cristiana

32. Mahoma afirma ser profeta

33. Pretensiones de Mahoma en el Corán

Parte VII
RECONCILIACIÓN EN LA FAMILIA DE ABRAHAM

Introducción

34. El trauma de la conversión

35. El costo del discipulado

36. Metas claras en el discipulado

37. Modelos para la formación de iglesias

38. Terminando la tarea

APÉNDICES

A.  Demografía del mundo musulmán

B.  Los países musulmanes

C.  Características de un profeta bíblico

D.  El desarrollo de las escuelas jurídicas y del Hadiz

E.   Independencia de países musulmanes

F.   El calendario musulmán

G.  Las principales fiestas del año musulmán

H.  Nivel de vida de los países islámicos

Glosario

Bibliografía

Índice general de referencias

Extracto:

12

El sufismo

Sufismo es la palabra castellana derivada de la árabe para «misticismo». La palabra tiene una historia muy interesante. La mayoría de los eruditos están de acuerdo que sufi vino de la palabra árabe suf que significa «lana». Los sufíes eran ascetas que adoptaron un estilo de vida como protesta en contra de la opulencia de sus dirigentes musulmanes. En cierto modo, renunciaron al mundo y fueron en busca de Dios. Se vestían con ropas de lana ásperas de donde obtuvieron el sobrenombre de «lanudos» o sufíes.

Razones para el nacimiento del sufismo

Existen varias razones para el nacimiento de este movimiento. Los califas musulmanes no fueron la excepción a la regla de que el poder corrompe, y que el poder absoluto corrompe absolutamente. Después del gran éxito de los ejércitos musulmanes en los primeros siglos del islam, una gran brecha se abrió entre los gobernantes, que se corrompieron, y los eruditos piadosos quienes eran impotentes contra ellos. En el grupo de los musulmanes piadosos hubo una división entre aquéllos que querían tener sus propiedades y llevar vidas normales y aquéllos que querían renunciar al mundo y seguir un camino de abnegación física y búsqueda a Dios. Los sufíes fueron los que renunciaron al mundo y se hicieron «buscadores».

El sufismo recibió aun mayor ímpetu por las amargas guerras en contra de la ortodoxia y la ley. Las interminables controversias llevaron a una gran esterilidad espiritual; en reacción a esto, muchos musulmanes piadosos buscaron tener experiencias con Dios en lugar de debates acerca de él.

El sufismo fue aún más estimulado por el pensamiento atrevido de que si Mahoma había recibido revelaciones de Dios, también otros podían recibirlas. Sin crear nuevas escrituras, querían repetir las experiencias de Mahoma de estar en contacto directo con Dios.

Raíces cristianas del sufismo

Ibn al–Arabi (1165–1240), cuando fue convocado ante un tribunal islámico en Alepo (Siria) para responder contra los cargos de desconformidad, replicó que sus poemas debieran ser tomados metafóricamente, y que «el mensaje fundamental era Dios perfeccionando al hombre por medio de su amor divino». Este tipo de enseñanza abre las puertas ampliamente para que entre Jesús. Nuestro Señor podría encontrarse con los sufíes en el terreno común del amor, y con razón. Nazir Alí señala: «El sufismo se desarrolló como resultado de los estímulos que los musulmanes recibieron del monasticismo cristiano del Medio Oriente». El sufismo (misticismo islámico) es susceptible al lado místico del evangelio ya que se inspiró inicialmente, en gran medida, de las concepciones cristianas que circulaban a lo largo y ancho de los pueblos islámicos.

Autor: Don McCurry


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!