Contenido

Prefacio

Unidad 1

Fundamentos bíblicos de la consejería cristiana

Introducción a la Unidad 1

1.   La dignidad del hombre

2.   La depravación del hombre

3.   La redención del hombre

4.   La restauración de la vida

Unidad 2

Conceptos científicos de la consejería cristiana

Introducción a la Unidad 2

5.   Anhelos personales inherentes

6.   Capacidad racional

7.   Autoimagen esencial

8.   Capacidad volitiva

9.   Capacidad emocional

10.   Responsabilidad personal: el arrepentimiento

11.   La meta de la consejería: el ministerio a otros

Unidad 3

Métodos del ministerio de aconsejar

Introducción a la Unidad 3

12.   Escuchar

13.   Preguntar

14.   Afirmar

15.   Confrontar

16.   Advertencias y precauciones

17.   El entendimiento de la consejería como la otra cara del discipulado

Extracto:

Introducción

a la Unidad 1

Podemos comparar el estudio y entendimiento de la consejería cristiana como la construcción de un edificio. Es necesario poner un buen cimiento antes de empezar la construcción de la estructura. Para que nuestra forma de aconsejar sea cristiana tiene que tener bases bíblicas. Sin embargo, la Biblia no es principalmente un manual de consejería, ni pretende ser un texto de psicología. No habla de una gran cantidad de problemas personales y relacionales que enfrentan los seres humanos modernos. Mucho menos, da soluciones específicas a patologías complejas. Sin lugar a dudas, creemos en el Evangelio, y nos fijamos en la seguridad de que Cristo salva y da la nueva vida a cualquiera que venga a Él. Cristo salva y santifica, pero Dios dejó en las manos de ministros humanos el trabajo de ayudar a nuestros semejantes a salir del hoyo para glorificar a Dios. Esto requiere un conocimiento sólido de lo que la Biblia dice sobre el hombre, un conocimento sólido del propósito de Dios para el hombre, y un entendimiento de cómo el hombre piensa, toma decisiones y llega a comportarse de ciertas maneras.

La Unidad 1 aspira a recordarnos lo que la Biblia dice sobre el hombre, y lo que nos dice sobre el propósito de Dios para éste. El primer capítulo esplica una verdad bíblica que forma el primer cimiento. Los otros tres capítulos hablan de los cimientos, en el orden en que debemos entenderlos. Los cimientos son: la dignidad del hombre, la depravación del hombre, la redención por Dios, la restauración por Dios. Estos cuatro fundamentos bíblicos forman los cuatro cimientos sobre los cuales edificaremos nuestro edificio de la consejería cristiana.

http://www.logos.com/es/producto/3195/consejeria-la-otra-cara-del-discipulado


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!