Explicaciones preliminares
Introducción
1. La iglesia antigua
2. El imperio cristiano
3. La baja Edad Media
4. La alta Edad Media
5. El fin de la Edad Media
6. La conquista y la Reforma
7. Los siglos XVII y XVIII
8. El siglo XIX
9. El fin de la modernidad

Extracto:

Desde la deposición de Rómulo Augústulo (476) hasta el cisma entre Oriente y Occidente (1054).

Puesto que el Imperio Romano había quedado dividido en dos (el Imperio de Occidente, donde se hablaba latín, y el de Oriente, donde se hablaba griego), las invasiones de los «bárbaros» no afectaron a toda la cristiandad por igual. En el Occidente, el Imperio dejó de existir, y fue suplantado por una serie de reinos bárbaros.

Las causas de la decadencia del Imperio Romano fueron muchas, tanto internas como externas. En todo caso, durante los siglos IV y V fue aumentando la presión de los pueblos germanos que habitaban al otro lado de las fronteras del Danubio y el Rin, y a quienes los romanos llamaban «bárbaros». Algunos de ellos se introdujeron en el Imperio por la fuerza, mientras otros fueron invitados como aliados o como colonos. El resultado fue que hacia fines del siglo V tanto los invasores como los defensores eran germanos.

Varios de los pueblos germanos que invadieron el Imperio terminaron asentándose en una región, donde establecieron reinos que, aunque frecuentemente decían ser parte del Imperio, en realidad eran independientes.

Los vándalos invadieron España, y por fin cruzaron el estrecho de Gibraltar y fundaron un reino en el norte de Africa. Desde allí condujeron ataques a otras partes del Imperio —incluso a la propia ciudad de Roma, que fue saqueada por ellos en el año 455. Los vándalos eran arrianos, y persiguieron a los cristianos ortodoxos. Su reino desapareció cuando los bizantinos (el Imperio Romano de Oriente, con capital en Constantinopla) conquistaron la región en el año 533.

http://www.logos.com/es/producto/3240/bosquejo-de-historia-de-la-iglesia


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!