¿Qué significa Hermenéutica?

La hermenéutica es el arte y la ciencia de interpretación. Bajo este esta temática se discute la cuestión de cómo interpretar un texto. Se le denomina “arte y ciencia” porque por un lado hay reglas y principios que debemos seguir para interpretar el texto, pero por otro lado también es arte y requiere intuición, sutileza y hasta creatividad. La hermenéutica es algo que se puede aplicar a cualquier escrito. En la hermenéutica bíblica nos preguntamos cosas más específicamente pertinentes a ella, como por ejemplo, cómo se interpreta la poesía hebrea o la profecía. En la filosofía, la hermenéutica se ha convertido en una categoría bajo la cual se explora la el impulso que tiene el ser humano de interpretar su mundo (no solo textos, sino toda la experiencia). Es importante notar esta dimensión de la hermenéutica, pues nos recuerda que la interpretación no se trata solo de lo que está escrito, sino también del intérprete mismo. Cada cual viene a la Biblia con un conjunto de experiencias, expectativas y presuposiciones. Estas cosas también son significativas en la interpretación de la Biblia y deben ser parte de nuestra consideración cuando la estudiamos.

¿Qué valor tiene la hermenéutica para el pastor hispano?

No creo que sea controversial decir que la Biblia es la fuente autoritativa del cristiano y de la iglesia. Pero a veces somos demasiados simples en nuestro entendimiento de este principio. Siempre me da gracia cuando alguien dice, “En mi iglesia no creemos en doctrinas. Solo creemos en la Biblia.” Claro: todos los cristianos creen en la Biblia. Pero a pesar de eso hay una variedad increíble de interpretaciones y opiniones acerca de lo que la Biblia dice y acerca de cómo se debería interpretar. Enfrentados con esta realidad ¿Qué haremos? ¿Cómo discernir lo que es la iglesia, lo que es la voluntad de Dios para ella, lo que es nuestra misión y nuestra identidad? ¿Cómo discernir entre lo mucho se afirma en base a la Biblia y lo que ella realmente dice? Me parece obvio que debemos saber bien interpretar la Biblia, de acuerdo a principios de interpretación sanos. La única otra opción parecería se decir que no hay realmente una interpretación correcta de la Biblia y dejar que cada cual diga lo que quiera.

Es más, les aseguro que una conversación muy breve con esta persona que “solo cree en la Biblia” demostrará su iglesia realmente funciona dentro de una tradición interpretativa que tiene sus precursores en interpretaciones y posiciones teológicas muy claras y específicas. Esto significa que todos tenemos ya principios de hermenéutica que usamos para interpretar, pero a menudo son principios que hemos adquirido inconscientemente. Esta es la hermenéutica más problemática. Al no creer que tenemos principios de interpretación, creemos que “solo debemos leer la Biblia” sin pensar acerca de cómo hacerlo. Con esta actitud no tenemos una auto-crítica. Todo nos parece obvio. Al fin y al cabo, no aprendemos y no crecemos.

En el mundo hispano nos urge especialmente prestar atención a nuestra hermenéutica recibida (lo que ya hacemos inconscientemente con el texto), pues hay una variedad tremenda de afirmaciones, interpretaciones, y aplicaciones de la Biblia. Por falta de discernimiento bíblico muchos son llevados por las olas de doctrinas falsas y se entraman en prácticas que le roban la gloria a Dios. Por eso es particularmente importante que el pastor, quien es el guía de sus feligreses y sus discípulos, entienda bien la hermenéutica para así también poder instruir a aquellos bajo su cargo.

A través de la historia de la iglesia ha habido diferentes filosofías de interpretación bíblica, algunas acertadas y otras erradas. A grandes rasgos ¿Cual es la forma en que los pastores hispanos abordan el texto bíblico desde el punto de vista de la hermenéutica hoy día?

Primero, yo creo que hay esencialmente dos hermenéuticas. Una dice que la Biblia quiere decir lo que literalmente aparenta decir. En esta hermenéutica de lee el texto “normalmente” en el sentido de que se atiende a la gramática, al sentido de las palabras y todos los otros rasgos que son importantes para leer un libro. La segunda hermenéutica ve algo escondido en el texto de la Biblia. Como la Biblia es un libro spiritual se considera que debe tener varias otras dimensiones de significado. Esto a grandes rasgos. Hay muchas sub-teorías que habría que describir para dar una panorámica más detallada. Ahora, aunque ha habido grandes pensadores cristianos que han defendido estas teorías, creo que lo que generalmente vemos en el movimiento evangélico es una combinación no muy bien considerada de las dos. A veces se apela a una interpretación bastante literal. Otras veces se le da un sentido spiritual (o quizás meramente raro) a lo que dice la Biblia. En muchos casos la raíz del problema es que uno va a la Biblia buscando evidencia para lo que uno ya sabe. Luego, cualquier método que nos dé el resultado deseado sirve. Quizás esta es la “hermenéutica” más común en nuestras Iglesias, la de encontrar lo que queremos ver allí.

¿Cuál es la diferencia entre la hermenéutica y la exégesis?

Como señalo en mi libro Interpretación Eficaz Hoy (CLIE), estos términos muchas veces se usan como si fueran sinónimos. Pero realmente la hermenéutica se trata de la teoría de interpretación, o sea de los principios que se usan para interpretar cualquier parte de la Biblia. La exégesis se trata más bien de la aplicación de las reglas de hermenéutica a un texto particular. Por eso la exegesis es algo más práctico. Se trata de los pasos concretos que se siguen para estudiar un pasaje bíblico particular. Noto que esperamos poder sacar un libro mío acerca de Exégesis en 2011.

¿Qué clase de predicación se apega más a las normas de la hermenéutica la predicación expositiva o la exposición temática?

Los aficionados de la hermenéutica suelen afirmar que la predicación expositiva es la que mejor apega a la buena hermenéutica. Aunque la predicación expositiva es importantísima, yo no acuerdo con esta distinción. Yo creo que la exposición temática también puede apegar a la buena hermenéutica. El problema con la predicación temática ha sido que se ha hecho muy mal, no que es mala en sí. Pero claro, la Biblia tiene temas que se pueden explorar a través de sus páginas y es totalmente apropiado hacerlo en un sermón. El chiste es: ¿lo estamos haciendo? Si solo estamos usando una colección de versículos para comprobar alguna idea que se nos ocurrió a nosotros, y que la Biblia realmente no trata, entonces sí hay un problema. Pero si estamos enseñando un tema bíblico que sí es el tema de los pasajes que se están usando, entonces ¡adelante! El mejor sermón temático es realmente una colección de mini sermones expositivos.

Vale notar también que cuando estamos enseñando un pasaje bíblico, especialmente en el sermón temático, estamos generalmente interesados en el punto central que la Biblia misma hace por medio del pasaje. Hay muchas cosas que se afirman en la Biblia que, aunque sean verdaderas, no son el punto principal. Démosle siempre la mayor atención al punto principal.

¿Es la ciencia de la hermenéutica algo que atañe a seminaristas únicamente?

Claro que no. Como protestantes evangélicos estamos totalmente comprometidos a la idea de que cada cristiano tiene el deber y el privilegio de estudiar las sagradas escrituras. Históricamente fue una dura lucha ganar este privilegio. Y si todos estamos leyendo y estudiando esa Biblia parecería ser totalmente obvio que todos debemos también estar pensando acerca del cómo de nuestro estudio. Por otro lado, es aún más importante que el seminarista y el líder cristiano entiendan la buena hermenéutica. Creo que muchas veces los pastores se han olvidado de lo que aprendieron en el seminario porque no lo han usado. Esto significa, tristemente, que no han crecido en su habilidad como intérpretes. Sólo han usado lo familiar. No han llegado a un lugar donde tienen que trabajar y pensar e investigar, y por ello no han sentido la necesidad de acudir al arte y a la ciencia de interpretación.

¿Qué herramientas están disponibles hoy día para que el pastor realice su labor exegética?

Si me acuerdo bien, hay una especie de programa que se puede usar en la computadora. ¿Cómo se llama…? ¿Lobos? :0)

Pero en serio, hay cantidad de herramientas, y de paso todas estas están disponibles en el sistema de Logos donde se han aprovechado todas las ventajas del ambiente digital. Lo básico es lo siguiente:

Versiones múltiples de la Biblia (ej. LBLA, NVI, RV, DHH). Estas nos ayudan a entender el sentido de las palabras originales de la Biblia (hebreo y griego). Si no estamos seguros de lo que quiere decir una versión, podemos acudir a las otras versiones y buscar el sentido común que todas comparten. Aunque usen palabras diferentes, todas las versiones dirán básicamente lo mismo. Esto nos centra en el sentido del texto original y nos guarda contra una interpretación demasiado única.

Diccionarios del griego y hebreo. En estos podemos buscar el sentido de las palabras que se usaron originalmente para escribir la Biblia. Algunos diccionarios se pueden usar hasta sin saber estos antiguos idiomas. Pero, cuidado con esto. Debemos hacer este tipo de investigación en conexión a nuestras traducciones y también usando comentarios u otros libros que nos ayuden. Palabras griegas y hebreas pueden tener sutilezas y usos que no se pueden entender bien sin conocer el idioma.

Una concordancia también puede ayudar, pero señalo que el uso ideal de la concordancia es buscar información. Luego esa información también debe ser interpretada responsablemente en su propio contexto. Nuestro estudio de la Biblia debe ser primordialmente un estudio de pasajes bíblicos en contexto. La concordancia, desafortunadamente, nos ha ayudado a crear colecciones de versículos sin prestar atención al contexto. Entonces, la concordancia es una excelente herramienta (yo también la uso) que debe ser usada críticamente. El estudio digital de la Biblia hoy día ha abierto muchísimas nuevas posibilidades para analizar el texto de la Biblia, no solo en inglés, pero también en los idiomas originales. Allí se pueden buscar frases enteras o un conjunto de palabras que aparecen en un versículo o en un capítulo de la Biblia. La concordancia digital es mucho más que solo digitalizar el texto de una concordancia impresa. Es una manera diferente de manejar los datos bíblicos.

Otro excelente recurso es el comentario. Estos libros, escritos por expertos, nos ayudan a entender lo que el autor está diciendo, nos explican diferentes interpretaciones y también nos pueden explicar el sentido de palabras o el trasfondo cultural e histórico que informa lo que se está diciendo. Hay dos colecciones de comentarios en español que puedes ser de gran ayuda: Comentario Bíblico Mundo Hispano y Comentario de William Hendriksen y Simon Kistemaker (Nuevo Testamento). También se puede usar un comentario que abarca la Biblia entera en un solo tomo, como por ejemplo el Comentario Bíblico Matthew Henry y el Comentario de Barclay sobre el Nuevo Testamento.

Quizás suene raro, pero también necesitamos una Biblia. Una que sea la nuestra, una favorita. Esta será para leer. El buen intérprete debe siempre pero siempre estar leyendo la Biblia. Ningún recurso de exégesis podrá reemplazar el conocimiento del texto bíblico. Sin ese conocimiento muchas de las herramientas de exégesis se ponen peligrosas.

Para conocer más del ministerio de Rob Haskell favor de visitar

http://www.senderis.com

Rob Haskell

Autor: Rob Haskell

Director del ministerio de capacitación pastoral Senderis. También es autor del libro Hermenéutica: Interpretación Eficaz Hoy, de Editorial CLIE.
Director del ministerio de capacitación pastoral Senderis. También es autor del libro Hermenéutica: Interpretación Eficaz Hoy, de Editorial CLIE.


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!