Por un tiempo estuve visitando diferentes iglesias, programas de radio y televisión, hablando sobre el Código Da Vinci y el Evangelio de Judas. Entre las muchas sorpresas me encontre son cristianos sin ninguna o muy pobre formación bíblica. Me encontre con teologías extrañas: cristianos hablando de su creencia en la reencarnación, y con una preocupación reducida en solo su prosperidad material. Y finalmente, ubique dos grandes grupos de personas. Una generación de adultos creyentes con una firme fe en su fe. Es decir, estos cristianos adultos (mayores de 45 años) tienen una fe en Cristo pero no pueden explicarla ni defenderla, y por otro lado una generación más joven llena de preguntas e inquietudes, pero no encuentran en sus iglesias la formación bíblica que desearían tener.

Si hay algo que el Espíritu Santo nos demostró, con la aparición del Código Da Vinci y el Evangelio de Judas, es una iglesia débil en su conocimiento bíblico, y una cantidad enorme de líderes sin ninguna formación teológica para responder correctamente a estos retos. Ante esta preocupación pastoral quiero dedicar estas palabras para un análisis teológico del Evangelio de Judas.

El Evangelio de Judas hasta hace poco se tradujo oficialmente al español. Esto ha generado que nuestras iglesias, pastores, y liderazgo en general no pudieran responder adecuadamente, a no ser de algunos pocos capaces de leer Copto, o bien leer la traducción que la National Geographic habia publicado en inglés. El manejar este tipo de temas no es mi especialidad, pero deseo compartir con un interés pastoral y no académico un análisis sencillo del Evangelio de Judas.

La siguiente estructura del Evangelio de Judas (según Kasser, Meyer, y Wurst)* nos puede brindar una pista de la temática general del documento, considerando que una buena parte del documento (una tercera parte) no puede ser traducido por daños causados por su deterioro. Pero aun así, veamos su estructura en sus 16 secciones:

  1. Introducción: “Esta es la historia secreta de la revelación que Jesús hablo en conversación con Judas Iscariote durante los tres últimos días antes de celebrar la Pascua”.
  2. El Ministerio Temprano de Jesús

Escena 1. Diálogos de Jesús con sus discípulos: La Oración de Agradecimiento o la Santa Cena

  1. Los discípulos se enojan
  2. Jesús habla con Judas en Privado

Escena 2. Jesús aparece a sus discípulos otra vez.

  1. Los discípulos ven el Templo y lo discuten
  2. Jesús ofrece una interpretación alegórica de la visión del templo.
  3. Judas le pregunta a Jesús sobre esa generación y las generaciones humanas

Escena 3. Judas le cuenta a Jesús una visión y Jesús le responde.

  1. Judas pregunta sobre su propio destino.
  2. Jesús le enseña a Judas la cosmología: El Espíritu y el Auto-generador.
  3. Adán y la primera manifestación de lo Divino.
  4. Cosmos, caos, y el infierno
  5. Gobernadores y los ángeles
  6. Creación de la humanidad
  7. Judas pregunta sobre el destino de Adán y la humanidad.
  8. Jesús habla con esos quienes son bautizados
  9. La traición de Judas (conclusión)

Tal y como podemos notar el documento dedica una buena parte para tratar la revelación de Jesús a Judas sobre el mundo espiritual. Este libro gnóstico tiene muchas similitudes con los textos Nag Hammadi descubiertos en Egipto en 1945, en cuanto a su teología. Ahora cabe mencionar que existió una variedad de grupos gnósticos, pero de entre aquellos que presentaban un sincretismo Judeo-Cristiano-Gnóstico su teología es a grandes rasgos similar.

Veamos ahora un cuadro sinóptico que presenta esos aspectos teológicos del Evangelio de Judas.

Aspectos Teológicos del Evangelio de Judas

Dios y dioses
  • El creador de este mundo (llamado Nebro) no es el verdadero Dios. Es un ente espiritual inferior que cayo de la presencia del verdadero Dios, y en rebelión (e.g., tipo Satanás) hizo la creación.
  • Lo que este “Dios creador” de la Biblia merece es rebelión. De ninguna manera buscar reconciliación, ni lo inútil del perdón de pecados (pues no es necesario para salvación).
  • Este “Dios creador” tuvo dos compinches Yaldabaoth (significa hijo del desorden) y Saklas (significa tonto). Saklas (con sus ángeles) es quien crea a los humanos.
  • El “Dios supremo” (no el Creador) tiene muchos acompañantes (otros dioses).
  • Hay dioses superiores y dioses inferiores. Por ejemplo, entre los dioses superiores existen 72 Aeones o entes espirituales, cada uno con una lumbrera y con 5 firmamentos de los cielos (existen un total de 360 firmamentos).
  • Barbeló es presentado como el Dios supremo. El mismo Dios supremo que se menciona en algunos textos Setianos del Nag Hammadi (e.g., El Libro Secreto de Juan). Barbeló en estos escritos se presenta también como una Madre que tiene relaciones con un Dios Padre trascendente, y tienen un hijo.
El Mundo
  • Este mundo es un lugar de maldad, de perdición o corrupción, y es necesario escaparse.
  • El destino de las personas esta estrechamente conectado con las estrellas. Cada persona tiene su propia estrella. En el caso de Judas esta era especial pues “guiaba el camino”.
Cristo (también conocido como Set)
  • Es un maestro, nunca el Hijo de Dios.
  • Viene del dominio de Barbeló. Y viaja del dominio material al espiritual de Barbeló a su antojo.
  • No es el hijo del Creador (Dios del Antiguo Testamento).
  • Cristo es un ente espiritual que viene a revelar el verdadero Dios y sus dominios.
  • Al ser un ente espiritual y opuesto al Dios creador del mundo material (Dios del Antiguo Testamento), se aparecía a los discípulos en forma humana (tipo anciano o niño), pero nunca encarnado.
  • Al ser solamente un ser espiritual él contiene pureza, sabiduría, y conocimiento.
  • Pensar en la resurrección es ridículo. Para que tomar nuevamente un cuerpo físico, y continuar en esta prisión.
La Salvación
  • Salvación no viene a través de la muerte y resurrección de Cristo, sino a través de una revelación de conocimiento secreto que Cristo vino o proveer.
La Humanidad
  • Para los gnósticos el problema central es la ignorancia no el pecado, por tanto fe no es necesaria sino un conocimiento especial.
  • Los humanos estamos compuestos de cuerpo (el caparazón del alma), alma (la verdadera esencia de la persona), y espíritu (lo que da vida al cuerpo).
  • Una vez que le entregamos nuestro cuerpo al Creador corrupto, algunos podrán escapar.
  • “Esta generación” es contrastada con la “otra generación” del dominio espiritual de Barbeló.
  • “Esta generación” incluye dos tipos de seres humanos. Aquellos que contienen la chispa divina (como Judas), y aquellos que no la tienen. Solo los que tienen la chispa divina al morir van al dominio espiritual de Barbeló. Lo demás simplemente dejar de existir, al no poseer un espíritu eterno.
  • El arcángel Miguel les dio a los dos tipos de humanos dos tipos diferentes de espíritus. Un espíritu temporal a aquellos que no tienen la chispa divina, y a otros (los de la chispa divina) recibieron un espíritu eterno.
Judas
  • Judas es uno de quienes tienen el espíritu eterno, al contrario de los otros discípulos que no parecen poseer la chispa divina.
  • Por tanto, Judas aparece como el único respetable para recibir la revelación de Cristo.
  • Judas es el único que entiende la verdad sobre Dios, y declara que Jesús ha venido de la esfera inmortal de Barbeló.
  • Al entregar a Jesús, Judas le ayuda a regresar permanentemente al reino de Barbeló.
  • A Judas le fue revelado en un sueño, y luego Jesús se lo confirma, que por entregarle sería rechazado por los otros discípulos.

Muchos hoy luchan por la posibilidad de editar nuestros 27 libros canónicos (libros oficiales que se encuentran en nuestro Nuevo Testamento) para crear un espacio y agregar los documentos gnósticos. Por supuesto estas personas tienen un interés más histórico, al pretender generar una igualdad de derechos para todas la publicaciones de los grupos cristianos y pseudocristianos de los primeros dos siglos después de Cristo.

Sin embargo, la iglesia cristiana puede darse cuenta que en el anterior cuadro sinóptico, en comparación con la doctrina cristiana en las Escrituras, existe una incompatibilidad enorme. Es decir, estos libros gnósticos no presentan, ni ayudan a guardar ninguna continuidad entre el Antiguo Testamento, y el Nuevo Testamento. El Cristo (su encarnación, enseñanzas, muerte, y resurrección), Dios en sí, su naturaleza, y su obra creadora, son totalmente negados y desvirtuados en estos documentos gnósticos.

Esta incompatibilidad teológica nos demuestra que la agenda inclusiva de añadir libros gnósticos con nuestras Sagradas Escrituras, es ridícula. Finalmente para aquellos interesados en lograr una formación más sólida y responder a cualquier posible ataque gnóstico contra nuestra iglesia, recuerden que seminarios teológicos existen para ayudar a la iglesia y brindar una educación continua a aquellos líderes cristianos fieles a su llamado.


*The Gospel of Judas from the Codex Tchacos. Editado por Kasser, Meyer, y Wurst. Washington, D.C.: Nacional Geographic, 2006.

Osías Segura

Autor: Osías Segura

Profesor adjunto en Fuller Theological Seminary



No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!