¿Alguna vez pensó cómo se pasa “la estafeta” o “el testigo,” (la barra de metal o de material similar que se utiliza en las carreras de relevos)? En estas carreras, no es un solo hombre o mujer que gana la carrera, sino el equipo entero. Cada uno hace su porción de la carrera, con “la estafeta en mano”. Cuando termina su parte de la corrida, pasa “la estafeta” al siguiente corredor y así sucesivamente hasta que uno de los equipos en la carrera gana la medalla, o, antiguamente, la corona. (2 Tim 4:7-8)

Metafóricamente, los corredores son los sembradores del evangelio de Jesucristo. “La estafeta o el testigo” es el mensaje (el testimonio y las enseñanzas de Jesús). La carrera es el cumplimiento de la Gran Comisión (Marcos 16:15).

De principio a fin, la Biblia enseña la importancia de que los padres, tanto naturales como espirituales (Ios pastores y maestros), instruyan a sus hijos con las Palabras de Dios. Proverbios 22:6 afirma: “Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Crear un entorno de discipulado por medio de instrucción en la Palabra y por ejemplo, como hizo Jesús, es la estafeta que debemos pasarle a nuestros hijos naturales y espirituales.

Uno de los grandes desafíos en los hogares y en la iglesia es la fuerte influencia de la cultura a través de los medios de comunicación que constantemente batallan por la mente y el corazón de tanto los jóvenes como los adultos.

Un programa de estudios bíblicos que sea dinámico, visual y práctico es muy necesario para lograr este objetivo de pasar la “estafeta.” Este proceso debe comenzar desde que nacen o llegan a la iglesia, formando una relación cercana entre padres e hijos, maestro y alumnos, enseñando la Palabra para que cuando sean confrontados con las alternativas que presenta la cultura y la sociedad para la vida, puedan tener un sólido fundamento para seguir en la carrera.

El futuro de la escuela dominical está en recrear una cultura dentro del hogar y la iglesia que estudia y aplica las enseñanzas bíblicas con devoción, práctica y dinamismo. Cuando terminemos nuestra carrera, la meta no es solamente ganar, sino también poder pasar “la estafeta” a otros para que se continúe extendiendo la obra del Maestro Jesús.

Para acceder recursos que ayuden en la tarea de educación cristiana ver: educadorescristianos.com.

Autor: Adrían Aizpiri

es reconocido por su ministerio de traducción en campañas evangelísticas y conferencias en los Estados Unidos y América Latina. Su pasión es cumplir la Gran Comisión a través de la página impresa y ver a hombres y mujeres transformados por el poder del evangelio de Jesucristo. Ha trabajado en el ministerio pastoral en Argentina y los Estados Unidos, y ha estado abocado por más de 20 años promoviendo y produciendo recursos para el ministerio y la vida cristiana con las principales editoriales cristianas.



No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!