SOLOS TU Y YO

Solos Tu y yo Señor, y mis pasiones,
que en encarnizada lucha se debaten,
con la fe que te profesa el alma mía,
en el interior de mi pobre ser combaten

Solos Tu y yo Señor, y mis traiciones,
que en el oscuro complot de mis pecados,
oculto por la noche yo te entrego,
y cual Judas de la infamia te he besado.

Solos tu y yo Señor, y mis temores,
que en la terrible hora de los miedos,
arropado al calor de triste hoguera,
como Pedro te he seguido muy de lejos.

Solos Tu y yo Señor, en el Calvario,
tu en Cruz, yo de pie, mientras contemplo,
tu sagrado cuerpo mal herido
y la infamia tan terrible del tormento.

Solos Tu y yo Señor, en el madero,
en la mística unión de tu agonía,
tu expirando como justo, yo contigo,
y tu muerte liberando el alma mia.

Solos Tu y yo Señor, en el sepulcro,
donde la muerte quiere retenernos,
más imposible le será ganar batalla,
arrastrándome con ella a los infiernos.

Solos Tu y yo Señor, andando juntos,
y yo se que mis pasiones y mis luchas,
los temores, mis miserias y traiciones,
por los siglos, ya están libres de la culpa.

(Semana Santa del 2009)

J. Eugenio Fernández Postigo

SOLOS TU Y YO

Solos Tu y yo Señor, y mis pasiones,
que en encarnizada lucha se debaten,
con la fe que te profesa el alma mía,
en el interior de mi pobre ser combaten

Solos Tu y yo Señor, y mis traiciones,
que en el oscuro complot de mis pecados,
oculto por la noche yo te entrego,
y cual Judas de la infamia te he besado.

Solos tu y yo Señor, y mis temores,
que en la terrible hora de los miedos,
arropado al calor de triste hoguera,
como Pedro te he seguido muy de lejos.

Solos Tu y yo Señor, en el Calvario,
tu en Cruz, yo de pie, mientras contemplo,
tu sagrado cuerpo mal herido
y la infamia tan terrible del tormento.

Solos Tu y yo Señor, en el madero,
en la mística unión de tu agonía,
tu expirando como justo, yo contigo,
y tu muerte liberando el alma mia.

Solos Tu y yo Señor, en el sepulcro,
donde la muerte quiere retenernos,
más imposible le será ganar batalla,
arrastrándome con ella a los infiernos.

Solos Tu y yo Señor, andando juntos,
y yo se que mis pasiones y mis luchas,
los temores, mis miserias y traiciones,
por los siglos, ya están libres de la culpa.

(Semana Santa del 2009)

J. Eugenio Fernández Postigo

Autor: J. Eugenio Fernandez

es un decano y profesor residente de IBSTE. Obtuvo su licenciatura en teología de IBSTE, y después, recibió una MDiv y maestría de teología bíblica de Northpark Theological Seminary.



No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!