El famoso libro “El Secreto” se ha convertido en uno de los mejor vendidos tanto en su versión inglesa, como en la española. El libro se presenta en una hermosa y cara edición lo que lo hace poco accesible para muchos (la versión en video digital del libro es más barata y cómoda de conseguir ante el libro que se agota a cada instante).

Según la autora del libro, que atestigua tener antiguos manuscritos del Secreto, dice que grandes personajes de la humanidad conocieron dicho “secreto,” con él fueron famosos, se enriquecieron, y lo mantuvieron oculto de la canalla. ¡Pero por fin, El Secreto ha sido develado! Este librito de la Nueva Era se está convirtiendo en el más famoso de este movimiento religioso en su historia. Propone que ha revelado un Secreto que se ha mantenido oculto por miles de años. Tal secreto es la ley de la atracción, que ya algunos grupos neopentecostales sin necesidad de conocer dicho Secreto lo han venido predicando y practicando en las últimas décadas con sus palabras mágicas: “pídalo,” “créalo,” y “recíbalo.” Lo interesante es que ciertamente los predicadores y escritores tanto de la Nueva Era como neopentecostales se han enriquecido con tales temas motivacionales, mientras que la mayoría de sus seguidores siguen intentando atraer algo para sí.

Por ejemplo, para la autora del libro El Secreto, la australiana Rhonda Byrne, escribió su obra en menos de un mes y lo ha mantenido entre los mejores libros vendidos del 2007. No solo eso, en ese mismo año ha vendido 1.5 millones de videos digitales ($35 cada uno) sin necesidad de pagar un centavo en publicidad. Sin embargo, la autora del libro “La Ley de la Atracción: Las Enseñanzas Básicas de Abraham”, Esther Hicks que viaja en su autobús de $1.4 millones dando charlas sobre la ley de la atracción, ha declaro que ya no deseaba ser parte del video digital “El Secreto.” Ella quiso promocionar su propia obra. Byrne prometió pagarle el 10% de todas las ganancias de los videos, pero Hicks no cambio de idea, y luego una nueva versión en video digital “El Secreto” sin Hicks ha estado a la venta.

Estas formulas para el éxito son una mezcla (sincretismo) de creencias religiosas y técnicas de psicología popular. Autores de la Nueva Era y pastores usan estas mezclas en sus predicas y libros motivacionales entre ellas “Las 7 claves para una familia de éxito”, “El Poder del Pensamiento Positivo”, “Piense y Hágase Rico”, “Su Mejor Vida Ahora: 7 Pasos para Vivir su Potencial”, y la lista continua.

Mientras que los autores de estos libros y motivadores religiosos se enriquecen, me pregunto ¿Qué tal si todos pusiéramos tales principios en la práctica al menos por un mes, todos los días? ¡Si cada mañana, tarde, y noche nos concentráramos y aplicáramos dicha ley de atracción, (pensando positivamente en el país, no en nuestro interés egoísta) aun en los momentos más negativos de la vida! Por ejemplo, pensar positivamente con acabar la pobreza, donde todos podamos ser ricos; que los gobiernos van a invertir más en salud y menos en armas; entre otras cosas. ¿Qué pasaría? Bueno, hay cosas en la vida que simplemente una mentalidad positiva, y auto terapia popular no pueden cambiar. Es muy fácil tener fe en una ley impersonal (mágica) fácilmente manipulable como la ley de la atracción (e.g., o la ley de la siembra y la cosecha) para que algo funcione. A diferencia de tener fe en un ser personal y relacional como Dios que nos mantiene a cuentas por nuestros deseos egocentristas y codiciosos. ¡De veras que nosotros imitamos a los dioses que adoramos!

Osías Segura

Autor: Osías Segura

Profesor adjunto en Fuller Theological Seminary



No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!