TUS DONES Y CAPACIDADES

En Romanos 12, Pablo indica en las diferentes formas que un creyente como miembro del cuerpo de Cristo puede servir. Lo amplifica en primera de Corintios capítulos doce al catorce. No todos tenemos las mismas habilidades. Nosotros, los llamados de Dios, debemos de reconocer nuestras propias limitaciones; las áreas fuertes y las débiles.

Hay personas que pueden hacer unas cosas mucho mejor que otras. Unos tienen el don de la palabra como, Apolos. Otros son grandes maestros como Pablo. Existen personas con el don de comunicación y con gran facilidad que hacen, lo que es difícil de entender, claro y sencillo. Estas personas permiten que la gente quede atónita y satisfecha con la belleza y claridad de palabra. Cuando hay polémica o discusiones acaloradas siempre salen avantes y con aplausos, mientras que hay otros que lo sencillo lo hacen intricado y lo difícil no lo pueden clarificar.

Por otro lado, hay personas de pensamientos profundos y expresiones sublimes que desafortunadamente no las saben comunicar. Es posible ser un Apolos pero la retórica en si nunca ha edificado iglesias. En el primer libro a los Corintios, Pablo dice:

“Si yo hablase lenguas angélicas y humanas y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena y címbalo que retiñe” (13:1)

El hecho de hablar bonito o diferente no garantiza, ni determina la habilidad para desarrollar una iglesia.

ENSEÑAR

Tal don es imperativo para el pastor. El siervo que no ha desarrollado, o que no ha recibido del Espíritu Santo este don, puede no llegar a ser un líder efectivo como pastor titular.

En Efesios 4:11, Pablo dice: “Y El mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros profetas; a otros evangelistas; a otros pastores maestros”.

Me parece muy claro que para ser un pastor efectivo es necesario ser maestro e imperioso.

Tiene que saber convencer, comunicar y exhortar propiamente, para alimentar y guiar el cuerpo de Cristo. El pastor que no hace todo lo posible por mejorar, desarrollar y pulir su estilo y método de enseñanza, nunca será un pastor y líder eficiente y efectivo. La predicación y proclamación del púlpito es didáctica también. Hay unos cuantos pastores que han desarrollado iglesias por este medio, pero la mayoría de los que han tenido éxito, es porque son buenos maestros de la Palabra. Es por eso que un evangelista puede ser encantador en el púlpito y aburrido en el aula de enseñanza.

ADMINISTRACION

Buen predicador, buen maestro, pero ¿cómo está su habilidad para organizar un buen programa de actividades para su iglesia? ¿Sabe delegar responsabilidad y autoridad? Pudiera ser que usted fuera uno de esos líderes que nunca quieren soltar la rienda por temor de perder la autoridad pastoral. Recuerda sólo el inseguro de sí mismo teme delegar responsabilidades a otros. El pastor es responsable por todo el programa de la iglesia, pero él no lo puede hacer todo. Tiene que capacitar a personas que estén dispuestas a servir y tiene que confiar en ellas.

Esta tarea del ministerio ha sido descuidada en gran manera. La administración del programa de una iglesia bautista incluye todo. Las finanzas, edificios, asuntos legales, ministerios, discípulado, desarrollo de líderes, visitación, adoración, así como la proclamación.

Es necesario reconocer nuestras áreas fuertes y las débiles. Aquello que sabemos no ser nuestra habilidad, deberíamos delegar a otra persona. Hay ocasiones que el líder tiene que ser seguidor, sin dejar de ser el líder. Cuando el pastor desarrolla un equipo de liderazgo, los escoge y los capacita, para complementar y no para usurpar el puesto. Cuando hay seguridad de si mismo, no cabe lugar para no soltar la rienda a la persona que lo sabe hacer mejor que yo o usted.

En efecto, creo que la administración es superada cuando el pastor labora como si fuera un “quarterback” de football americano, siempre busca a quién darle la pelota. El ni corre, ni cacha como los expertos, pocos lo hacen. El que anota puntos, no fue por su sola habilidad, sino por un equipo de once que hicieron su trabajo bien. Cada uno en su lugar, dando 100% por 100%.

“LA INTENCION DE ALCANZAR UN FIN O PROPOSITO POR MEDIO DE LA FORTALEZA Y CAPACIDADES DE OTRAS PERSONAS”

ESO ES ADMINISTRACION EFICIENTE Y EFICAZ.

El pastor es creativo y responsable es el que fomenta y controla el ambiente en la adoración de la iglesia. Debe trabajar muy cerca de las personas que hacen el boletín, los que dirigen la música y estar siempre al tanto de todo lo que va a pasar.

Daniel Sotelo

Autor: Daniel Sotelo

Nacido en Guadalajara, Jalisco, emigró a los Estados Unidos en 1950. Estudio en California Baptist University y en el Golden Gate Baptist Tehological Seminary, obteniendo su bachillerato y fue recientemente honrado con un doctorado. Desde 1954 ha sido pastor en 4 iglesias y ha servido como moderador en tres Asociaciones bautistas en diferentes áreas de California. Ha sido presidente del Compañerismo Bautista Nacional y de California, además de servir como Vice-presidente de la Convención Bautista de California. Ha viajado y predicado en 55 países.


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!