Frecuentemente Nehemías es considerado como un ejemplo de liderazgo espiritual—y ciertamente lo es. Él tuvo todas las fortalezas de un buen líder: fue decisivo, bien organizado, un supervisor sabio de otras personas, un buen administrador, y un hábil supervisor de proyectos que supo cómo hacer las cosas.

Al mismo tiempo, él cumplió con todos los requisitos bíblicos de liderazgo espiritual: una vida piadosa, un testimonio coherente, un celo ardiente por el Señor, un deseo de servir y un compromiso de honrar a Dios en todo lo que hizo. Sobre todo, su vida de oración fue ejemplar. (Quizás más que la de cualquier otra persona en el AT, Nehemías nos enseña cómo debe ser una vida vibrante de oración.)

Nehemías también tuvo todos los rasgos masculinos que las Escrituras asocian con hombres llamados a ser pastores y cuidadores entre el pueblo de Dios. Fue ferviente pero no controlado por sus emociones; fue un hombre que trabajaba duro, pero también entendió la importancia de delegar tareas; y amó a la gente, pero nunca hizo concesiones en asuntos de principio.

Lo que frecuentemente se pasa por alto en la vida de Nehemías, es que primordialmente él es un ejemplo de liderazgo láico. Algunas de las lecciones clave de su vida y trabajo se aplican a láicos y pastores y maestros en la iglesia por igual.

Nehemías mismo no fue sacerdote, escriba, un experto en la ley, teólogo, o maestro. Hasta dónde podemos ver en las Escrituras, nunca ejerció algún tipo de liderazgo antes de comenzar su ministerio en Jerusalén. Aparentemente no se preparó de manera especial para hacer lo que finalmente hizo. Simplemente fue un ejemplo de trabajo duro, ministerio práctico y una vida de principios.

Él es la personificación de lo que todo láico en la iglesia debe aspirar a ser. Y su liderazgo nos muestra cómo debe ser todo el liderazgo espiritual.

Cuando conocemos a Nehemías en las páginas de las Escrituras, vemos a un siervo en el palacio del rey en Susa, en Persia—lejos de su hogar, el cual nunca antes ni siquiera había visto.

Hablando de siervos, él fue uno importante. Pero este estatus especial entre siervos ciertamente no le trajo renombre particular en Jerusalén. Él aún era un siervo, no el jefe de alguien.

De hecho, para el pueblo de Dios que vivía en Jerusalén, Nehemías fue un extraño y alguien de afuera que tenía contactos directos con la cúpula gubernamental de las personas que los habían tenido cautivos. Inicialmente, es probable que eso lo hiciera algo sospechoso.

Entonces, trabajó entre ellos como láico y compañero de trabajo. Y se ganó su respeto como líder mediante el servicio que desempeñó para el beneficio de ellos, y al ser un ejemplo en carne y hueso de lo que todo el pueblo de Israel debería ser.

Y resultó que su trabajo como siervo fue su preparación para el trabajo de su vida. Después de todo, el servicio es el mejor tipo de preparación para el liderazgo espiritual, porque un siervo es exactamente lo que Jesús dijo que todo verdadero líder debe ser (Marcos 10:44).

Nehemías es entonces un recordatorio para nosotros de cómo Dios usa las cosas débiles de este mundo para llevar a cabo Su obra (1 Corintios 1:26-29).

La próxima vez que léa Nehemías recuerde esto: este libro está lleno de ricas lecciones para láicos que quieren que sus vidas sean de impacto para el Señor.

Como alguien que ha sido un láico durante la mayor parte de mi ministerio, me encanta este aspecto del mensaje de la vida de Nehemías. Él nos enseña que seámos quienes seámos, séa cuál séa nuestro trasfondo o preparación, y séa cuál sea nuestra posición en la vida, Dios nos ha dotado y llamado para usar nuestros dones como siervos. Si estamos dispuestos a servir, Él nos puede usar de una manera poderosa.

John MacArthur

Autor: John MacArthur

El Pastor John MacArthur es ampliamente conocido por su enfoque detallado y transparente de enseñanza bíblica. Él es un pastor de quinta generación, un escritor y conferencista conocido, y ha servido como pastor-maestro desde 1969 en Grace Community Church en Sun Valley, California, E.U.A. El ministerio de púlpito del Pastor MacArthur se ha extendido a nivel mundial mediante su ministerio de radio y publicaciones, El Pastor MacArthur es el presidente de la universidad The Master’s College y el seminario The Master’s Seminary. También ha escrito cientos de libros, cada uno de los cuales son profundamente bíblicos y prácticos. Algunos de sus títulos de mayor venta son El evangelio según Jesucristo, La segunda venida, Avergonzados del evangelio, Doce hombres comunes y corrientes y La Biblia de estudio MacArthur. Junto con su esposa Patricia, tienen cuatro hijos adultos y catorce nietos.


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!