A algunos líderes de iglesia contemporáneos les gusta que se piense de ellos como hombres de empresa, estrellas de los medios de comunicación, sicólogos, filósofos o abogados. No obstante, esas ideas están en clara oposición con los símbolos que las Escrituras emplean para representar a los líderes espirituales.

Por ejemplo, en 2 Timoteo 2 Pablo usa siete metáforas diferentes para describir los rigores del liderazgo. Representa al ministro como un maestro (v.2), un soldado (v.3), un atleta (v.5), un labrador (v.6), un obrero (v. 15), un vaso (vv.20-21), y un esclavo (v. 24). Cada una de esas imágenes evoca ideas de sacrificio, trabajo, servicio y privaciones. Hablan elocuentemente de las responsabilidades variadas y complejas del liderazgo espiritual. Ninguna de ellas nos lleva a pensar que el liderazgo sea algo fácil y encantador.

Es así porque no se supone que sea encantador. El liderazgo en la iglesia—y hablo de cada faceta del liderazgo espiritual, no solo del papel del pastor—no es un manto de posición elevada que se difiere a la aristocracia de la iglesia. Tampoco se obtiene por antigüedad, se compra con dinero o se hereda por medio de lazos familiares. No cae necesariamente en las manos de los que son exitosos en los negocios o las finanzas. Tampoco se otorga sobre la base de inteligencia o talento. Sus requisitos son un carácter irreprensible, madurez espiritual y disposición de servir humildemente.

La metáfora favorita de nuestro Señor para el liderazgo, que Él la usó a menudo para describirse a si mismo, era la de pastor: uno que cuida del rebaño de Dios. Todo líder de iglesia es un pastor. Esa palabra nos aporta una imagen apropiada. Un pastor dirige, alimenta, cuida, consuela, corrige y protege. Esas son las responsabilidades de todo clérigo.

Los pastores carecen de posición social. En la mayoría de las culturas, los pastores ocupan lugares más bajos de la escala social. Esto es apropiado, porque nuestro Señor dijo: “Sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve” (Lc. 22:26).

Bajo el plan que Dios ha establecido para la iglesia, el liderazgo en una posición de servicio amoroso y humilde. El liderazgo de la iglesia es ministerio, no administración. A los que Dios ha designado como líderes no los llama a ser monarcas reinantes, sino esclavos humildes, no individuos famosos e ingeniosos, sino siervos diligentes. El hombre que dirige al pueblo de Dios debe ser por encima de todo un ejemplo de sacrificio, devoción sometimiento y humildad.

Jesús mismo nos mostró el modelo a seguir cuando se arrodilló para lavar los pies de sus discípulos, una tarea que la solía hacer el más humilde de los esclavos (Jn. 13). Si el Señor del universo estuvo dispuesto a hacer eso, ningún líder de iglesia tiene el derecho a pensar que él es un gran personaje.

Existe una gran diferencia entre pastorear ovejas y dirigir una iglesia. Pastorear animales es una labor que no exige gran talento y habilidad. Ninguna universidad ofrece cursos en pastorear animales. No es una labor extremadamente difícil. Es incluso posible entrenar a un perro para guardar un rebaño de ovejas. En los tiempos bíblicos, muchachos jóvenes—como David, por ejemplo—pastoreaban las ovejas, mientras que los adultos hacían las tareas que requerían más habilidad y madurez.

Sin embargo, pastorear un rebaño espiritual no es tan sencillo. Las demandas son muchas y los requisitos son difíciles de satisfacer. No todos poseen las calificaciones requeridas, y entre los que las cumplen, pocos parecen brillar en la tarea. El pastorado espiritual exige que sea un hombre piadoso, talentoso, de múltiples habilidades y de gran integridad. Recordemos que también se le describe como maestro, soldado, atleta, labrador y esclavo. Con todo, debe mantener la perspectiva y conducta de un joven pastor.

Eso no es todo. Los líderes de iglesia son obreros de construcción espiritual. En 1 Corintios 3 Pablo compara a los ministros a un maestro constructor que sigue cuidadosamente una serie de planos bíblicos, trabajando en armonía con Dios para construir un edificio, la iglesia: “Porque nosotros somos colabores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica” (vv.9-10).

Los constructores sabios siguen los planos con precisión; el más ligero desvío de los planos del arquitecto en las etapas iniciales puede resultar en una vacilante monstruosidad para cuando se ha completado el trabajo. La Palabra de Dios es el plan maestro para la construcción espiritual, y solo los que lo siguen exactamente consiguen edificar algo que permanecerá firme.

Como constructores debemos dirigir por los caminos correctos. En cualquier caso, nosotros determinamos la dirección de nuestro pueblo. Oseas 4:9 dice: “Y será el pueblo como el sacerdote”. En otras palabras, el pueblo imita el ejemplo de los líderes espirituales.

Quizá eso explica el estado patético de la iglesia contemporánea. Muchos de los líderes religiosos más conocidos y visibles fallan por completo en dar la talla bíblica que corresponde a los pastores. Todo líder que sigue su propio modelo está destinado a fracasar. Están construyendo con un juego de planos erróneo, y están confundiendo a las ovejas.

Las iglesias pueden superar casi cada clase de problema excepto el fracaso en el liderazgo. Necesitamos un curso bíblico renovador para los pastores espirituales, examinar de nuevo con atención el plan maestro de Arquitecto. De eso trata este libro.

Las personas me preguntan a menudo cuál pienso yo que es el secreto de desarrollo de la Iglesia Grace Community durante las últimas dos décadas. Siempre les digo que, por encima de todo, es Dios quien determina los que son miembros de una iglesia y que los números por sí mismos no son garantía de éxito espiritual. Sin embargo, en medio de un tremendo crecimiento numérico, la vitalidad espiritual de nuestra iglesia ha sido notable. Estoy convencido de que Dios nos bendice sobre todo a causa de que los miembros están comprometidos a promover un liderazgo bíblico. Al afirmar y emular el ejemplo piadoso de nuestros ancianos, la iglesia ha abierto la puerta para recibir bendiciones extraordinarias de la mano de Dios.

Desde hace varios años venimos celebrando regularmente Conferencias Pastorales en la iglesia. Ancianos y ministro de otras iglesias pasan una semana con nosotros estudiando los principios bíblicos del pastorado espiritual y observando cómo se aplican esos principios en el contexto de un modelo de iglesia funcionando.

Últimamente, The Master’s Fellowship ha apoyado la celebración de seminarios de pastores en ciudades clave en todo el país. En estos talleres se ofrece en un día de forma resumida los mismos principios bíblicos de liderazgo que enseñamos en las Conferencias Pastores en nuestra iglesia. La respuesta a estos seminarios ha sido mucho mayor de la anticipada. Muchos participantes preguntaban por un libro de texto que recogiera todo el material en un solo texto. El plan del Señor para la iglesia que usted tiene en sus manos es el resultado de esas solicitudes.

Buena parte del material contenido en este libro ha aparecido ya en forma impresa. Las partes 1,2,y 3 son ediciones revisadas de las guías de estudio usadas en el programa de radio “Gracia a Vosotros”. Las serie de tres—La anatomía de la iglesia, La iglesia dinámica y Las cualidades de un siervo excelente—representan algunos de los materiales mejor recibidos sobre el liderazgo de la iglesia que jamás se han ofrecido.

Los restantes Apéndices son pasajes seleccionados de otras series. Los mensajes que contienen todo el material en Inglés y Español están a disposición del lector individualmente o en serie completa en “Gracia a Vosotros”.

El lector notará que muchos de los capítulos de este libro suenan como sermones. Lo son. Fueron editados un poco por razones de estilo, pero con el deseo de conservar el sabor original intacto, decidimos retener muchas referencias a la Grace Community Church, que fue la receptora original de la mayoría de estos mensajes.

Nada es más necesario hoy que la vuelta a los principios bíblicos del liderazgo. Los líderes sólidos son extremadamente raros en la iglesia contemporánea, en los campos de misión y en muchas escuelas y seminarios cristianos y organizaciones. Una iglesia no puede tener mayor éxito que el de sus líderes. Si el pastor y otros líderes fallan en satisfacer las expectativas elevadas de dios en cuanto a la piedad, la autenticidad y la madurez espiritual, la iglesia también fallará.

John MacArthur

Autor: John MacArthur

El Pastor John MacArthur es ampliamente conocido por su enfoque detallado y transparente de enseñanza bíblica. Él es un pastor de quinta generación, un escritor y conferencista conocido, y ha servido como pastor-maestro desde 1969 en Grace Community Church en Sun Valley, California, E.U.A. El ministerio de púlpito del Pastor MacArthur se ha extendido a nivel mundial mediante su ministerio de radio y publicaciones, El Pastor MacArthur es el presidente de la universidad The Master’s College y el seminario The Master’s Seminary. También ha escrito cientos de libros, cada uno de los cuales son profundamente bíblicos y prácticos. Algunos de sus títulos de mayor venta son El evangelio según Jesucristo, La segunda venida, Avergonzados del evangelio, Doce hombres comunes y corrientes y La Biblia de estudio MacArthur. Junto con su esposa Patricia, tienen cuatro hijos adultos y catorce nietos.


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!