Parte 1 – En el Antiguo Testamento

Las Bases Bíblicas de la misión en el Antiguo Testamento
El Antiguo Testamento fue la Escritura de los primeros apóstoles. Es el trasfondo de la mayoría de los conceptos y doctrinas de los escritores del Nuevo Testamento que definía la vida de la iglesia del primer siglo, es decir la misión. El mensaje del Antiguo Testamento es misionero en sí. El hilo que corre a lo largo del Antiguo Testamento es el deseo de Dios de salvar todas las naciones. La misión es el elemento que une y da sentido a los 39 libros. El mensaje del Antiguo Testamento esta referido a la misión transcultural, integral y profética.

En el Pentateuco, vemos el propósito original de Dios para la humanidad, es decir el ideal
(Génesis 1 y 2) que fue universal e integral. Luego la caída, la entrada del pecado y sus efectos (Génesis 3-11) también tenía un efecto universal e integral. Finalmente vemos la propuesta de Dios en la misión de Israel (la solución) fue universal, integral y profética.

El plan de Dios en la creación del hombre

Capítulos de Génesis. Cap 1 al 12

La ilusión: el ideal de Dios (Génesis 1-2)
Los primeros capítulos de Génesis nos dan los fundamentos de la misión. Génesis 1 y 2 cuenta el ideal de Dios para la vida humana, es decir cómo era la creación antes de la caída. ¿Que quería, Dios para la vida humana? ¿Cómo quería que el ser humano desarrollara la vida? Es decir, el ser humano en la relación con él, en las relaciones dentro de la comunidad humana y la relación con el resto de la creación. En estos primeros dos capítulos de Génesis, lo que es, es lo que debe ser.

Primero, Dios hizo al ser humano para que tuviera una relación con él. El ser humano es diferente al resto de la creación porque es hecho a la imagen de Dios (1.27) y por eso, se puede comunicar con él y viceversa. Dios se comunica con toda la creación pero el ser humano es el único que puede responder, por eso el ser humano puede hablar con Dios, y Dios puede comunicar su voluntad. La relación, como la tenemos en estos capítulos es una relación de provisión, (comida para Adán 1.29-30), de confianza, (Dios le una misión (1.28) y de obediencia, (prohibición del árbol del conocimiento del bien y del mal 2.17.) La ilusión era tener armonía en la relación entre Dios y el ser humano.

En segundo lugar, el ser humano se hizo en, y para la comunidad. Parte de ser hecho a la imagen de Dios es ser hecho en comunidad. Dios vive en comunidad. Génesis 1.26 dice “Hagamos al ser humano en nuestra imagen”. Dios habla en el plural, es decir que ya está en comunidad. Luego en 1.27 dice “Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a la imagen de Dios. Hombre y mujer los creó.” La imagen de Dios es el ser humano en comunidad, es decir la imagen de Dios es comunitaria. El hombre y la mujer juntos es la imagen de Dios. Otro elemento se encuentra en 2.18. “No es bueno que el hombre esté solo”. La única cosa no buena en toda esta perfecta creación es que el hombre “esté solo” (2.18). La vida del ser humano no puede ser buena a menos que se viva en comunidad.
La relación comunitaria en este principio es de apertura, amor, confianza. La ilusión es tener armonía en las relaciones dentro de la comunidad humana.

En tercer lugar Dios hizo al ser humano en un ambiente amable. Dios colocó a Adán y Eva en el jardín de Edén. Fue un lugar perfecto para el ser humano, proveía todo lo que necesitaba (1.29, 30; 2.16). Adán y Eva tenían el trabajo de “llenar, someter y dominar” (1.28) y de “cuidar y cultivar” (2.15), este trabajo no fue una carga. La mayordomía de la tierra fue la gozosa responsabilidad del ser humano y ¡la tierra cooperaba! Aun en esta situación un día de descanso se prescribe (2.1-3.) La ilusión era tener armonía en la relación entre el ser humano y la tierra.

Entonces la base de lo que Dios quería era la armonía en todas las relaciones; en términos occidentales, el aspecto religioso, en el aspecto social/político y en el aspecto ecológico/histórico.

El problema: la entrada del pecado (Génesis 3-11)
La ilusión de la vida de armonía no duró mucho tiempo. Adán pecó por desobedecer a Dios y entró el pecado y la muerte. Capítulo 3 describe los resultados inmediatos de la caída como “un paradigma del pecado”. Los capítulos 4-11 desarrollan las consecuencias. Estas tres relaciones perfectas de armonía se convierten en relaciones de vergüenza (se esconden de Dios) , culpa (buscan racionalizar la culpa, es del otro) y lucha (con la creación).

Primero, la relación entre Dios y el ser humano. En vez de provisión, confianza y obediencia, tenemos desobediencia, miedo y vergüenza. En Génesis 3.8, Dios sale para buscar, charlar y pasear con el hombre y la mujer pero se esconden (3.10). En su pecado no quieren que Dios los vea, no quieren esta relación de confianza porque han traicionado a Dios. Adán huye de Dios y Dios lo echa del jardín (3.23).

En segundo lugar la relación en la comunidad humana. Cuando el Señor confronta a la pareja, empiezan a echarse la culpa el uno al otro (3.12, 13), primero Adán a Eva (y a Dios), después Eva a la serpiente. La confianza, la vulnerabilidad y la desnudez desaparecen. Se perdió la apertura y libertad de uno con otro, están tratando de protegerse y echan culpas uno con otro. Dios predice que va a haber una batalla entre el hombre y la mujer (3.16).

Finalmente la relación entre el ser humano y la creación. La situación es grave, hasta el medio ambiente es afectado por la caída de la humanidad. Dios maldice la serpiente, y pone enemistad entre ella y el ser humano. La tierra misma será maldita, la misión de Adán y Eva de cultivar y dominar va a ser una carga y van a tener que trabajar duro y en frustración (3.18 y 19). La misión de multiplicarse y llenar la tierra va a ser dolorosa y peligrosa (3.16). En vez de que la creación provea todo lo que necesitaba, el ser humano va a vivir con “penosos trabajos” y entrará la muerte (3.19).

Los capítulos 4-11 muestran cómo el pecado se desarrolla en cada área de la vida humana. Encontramos el fratricidio (4.1-16), la poligamia (4.23), la venganza y el aumento de la violencia (4.23 [¡dos ojos por un ojo!]), el aumento de la culpa (4.24), la perversión de la raza humana (6.1-8) culminando en el diluvio (6.9-29) y la torre de Babel (11.1-9).

Capitulo 11. La torre de Babel (11.1-9)
El propósito de Dios es que el hombre se multiplique y llene la tierra (9.7). La respuesta del hombre es la torre de Babel (11.4) : hacernos famosos, construir una gran ciudad o imperio y evitar ser dispersados. La misión es de Dios y no de ninguno de nosotros. No se puede detener (11.7-8). Dios quiere que el hombre llene la tierra de
Su Imagen

Capitulo 12
El capítulo diez muestra que todo el mundo está bajo el poder del pecado y viviendo la vida de las relaciones quebradas. En Génesis 12 una nueva sección empieza, en este contexto Dios propone una solución y una salvación

GENESIS 12.1-3
El Señor le dijo a Abram: “Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré.
“Haré de ti una nación grande, y te bendeciré;
haré famoso tu nombre, y serás una bendición.
Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan;
¡por medio de ti serán bendecidas todas las familia de la tierra!” [Todas las citas bíblicas son de la Nueva Versión Internacional.]

En Génesis 12.1-3 encontramos el principio de la respuesta que Dios va a dar al contexto de pecado. Va a hacer un pacto, establecer una relación, con un hombre y su familia de entre todas las naciones. Primero lo separa del resto de la comunidad humana (Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, v.1) le promete una tierra (v.1), le promete reestablecer una relación de bendición, de protección, de confianza y de obediencia (v.2), le promete una nueva comunidad (una nación grande, v.2). Básicamente Dios está prometiendo a Abram todo lo que el ser humano había perdido en la caída. En este sentido Israel se convierte en un paradigma, un microcosmos del mundo. Lo que no se había logrado con toda la humanidad, Dios lo estaba estableciendo con un hombre y su familia. Dios enfatiza el horizonte universal, dice que por medio de Abram todas las familias de la tierra serán bendecidas. Orlando Costas describe la elección de Israel como “un llamamiento al servicio de las naciones.” El particularismo de la elección tiene el propósito universal en la bendición.

GENESIS 18.16-21
Pero el Señor estaba pensando: “Le ocultaré a Abraham lo que estoy por hacer? Es un hecho que Abraham se convertirá en una nación grande y poderosa, y en él serán bendecidas todas las naciones de la tierra. Yo lo he elegido para que instruya a sus hijos y a su familia a fin de que se mantengan en el camino del Señor y pongan en práctica lo que es justo y recto. Así el Señor cumplirá lo que le ha prometido.

¿Cómo se puede entender la relación entre el particularismo de la elección o elección personal y la universalidad de la bendición?

Génesis 18.16-21 desarrolla el tema. El contexto de este pasaje es la visita de los dos ángeles y del Señor a Abraham. Se le revela el juicio sobre Sodoma y Gomorra. Estas ultimas ciudades tienen la fama de ser ciudades malvadas. La homosexualidad es parte de su pecado. Pero en realidad la palabra “clamor” en versículo 20 muestra que el pecado de estas ciudades también fue la injusticia. La palabra es una palabra hebrea que se usa para el grito causado por la opresión e injusticia (Exodo 3.7.

Después de comer los visitantes están por salir, y en versículos 17-19 Dios nos da un vistazo en sus planes. Primero, re-enfatiza el pacto de 12.1-3 pero lo relaciona con la vida ética de Abraham y sus descendientes. “Mantenerse en el camino del Señor” era una frase común para describir el cumplimiento de la ley. “Justo” es la palabra hebrea para la justicia social y “Recto” tiene que ver con las justas leyes jurídicas. Y termina con las palabras “Así el Señor cumplirá lo que le ha prometido”.

La elección de Abraham es para formar una comunidad que viviera según los valores de la ley, en una forma justa y recta, y así Dios bendecirá a las naciones. Abraham está desarrollando su misión en el contexto de la violencia y el pecado de las naciones. Abraham intercede por las naciones y ora. Dios quiere bendecir a las naciones y es clave mantenerse en el camino del Señor, donde la justicia y rectitud deben ser señales del Pueblo de Dios. Su elección implica responsabilidad en cumplir la misión de Dios. No es una elección particular solamente para beneficio personal o de su medio, sino tiene alcance universal (las naciones). Abraham pide y ora por las naciones representadas en Sodoma y Gomorra.

**EXODO 19.3-5
Si ahora ustedes me son del todo obedientes y cumplen mi pacto
serán mi propiedad exclusiva [especial tesoro] entre todas las naciones.
Aunque toda la tierra me pertenece, ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa.

Cuando seguimos mas adelante en la historia encontramos más detalles acerca de esta relación entre Dios, Israel y las naciones. Éxodo 19.1-6 nos cuenta el encuentro de Dios con su pueblo en Sinaí. Dios había liberado a Israel de Egipto y lo había llevado al monte de Sinaí. Antes de darles los Diez Mandamientos les explica cuál es su rol en su plan. Si son obedientes tendrá tres roles en cuanto a la misión a las naciones.

Tesoro especial o propiedad exclusiva. Quiere decir literalmente, “la joya más preciosa del tesoro del rey”. Esta posición se puede ver como un privilegio, pero realmente es para beneficio a las naciones. Israel será la joya ejemplar. Es decir, ser el tesoro especial es ser un ejemplo a las naciones de lo que Dios quiere de una nación. Vemos a Israel con una gran responsabilidad, como paradigma a las naciones.

Reino de Sacerdotes. ¿Qué hacía un sacerdote en el Antiguo Testamento? Los sacerdotes hacían los sacrificios para el Pueblo de Dios (Lv 1-7) y enseñaba la ley de Dios al pueblo (Dt 17.11; 31.9-13). Es decir representaban a la gente ante Dios y a Dios ante el pueblo. Fueron mediadores entre Dios y el pueblo. Lo interesante es que Israel tenía sus sacerdotes…los levitas, pero aquí se habla que como nación deben ser un reino de sacerdotes, el rol se cumple por la nación entera. La pregunta final que surge es ¿a quiénes deben ser como nación un sacerdocio real? La respuesta es obvia, a las naciones. Dios había elegido a Israel para que fuera sacerdote, mediador entre él y las naciones. “Israel como ´reino de sacerdotes´ es Israel comprometido a la extensión en todo el mundo del ministerio de la presencia de Yahvé” [Durham, 1987, p. 263. Véase también Mariano Avila Arteaga “La vocación profética: un acercamiento misionológico” en Padilla, 1998, pp.112-133.]

Una nación santa o gente. La palabra usada aquí para “nación” es goi. Es la palabra usada para cualquier nación. Las goiím fueron las naciones paganas y entonces cuando se usa así, establece firmemente la relación entre Israel y las naciones listadas en Génesis 10 y 11. Israel ES una de las naciones. Pero el adjetivo santa califica totalmente esta goi. “Santa” no tiene que ver primariamente con la ética sino con la pureza cúltica. El significado secundario es la idea de la ética. La idea es separación total con los valores de las otras goiím. Israel iba a entrar a una tierra rodeada por las otras naciones, la separación no puso ser geográfica sino que debía vivir entre las naciones sin ser manchado por ellas, su forma de ser y vivir. La vida de Israel entre las naciones debía ser diferente, vivida según los valores de Dios, “un ejemplo al mundo de cómo tener un pacto con Yahvé cambia una nación” [Duhham, 1987, p. 263].

DEUTERONOMIO 4.5-8
Miren, yo les he enseñado los preceptos y las normas que me ordenó el Señor mi Dios, para que ustedes los pongan en práctica en la tierra de la que ahora van a tomar posesión. Obedézcanlos y pónganlos en práctica; así demostrarán su sabiduría e inteligencia ante las naciones. Ellos oirán todos estos preceptos y dirán: “En verdad, éste es una gran nación!” ¿Qué otra nación hay tan grande como la nuestra? ¿Qué nación tiene dioses tan cerca de ella como lo está de nosotros el Señor nuestro Dios cada vez que lo invocamos? ¿Y qué nación hay tan grande que tenga normas y preceptos tan justos, como toda esta ley que hoy les expongo?

Finalmente, Deuteronomio 4.5-8 nos muestra como debería haber funcionado la nacion. Deuteronomio es la serie de sermones que Moisés predicó justo antes de que Israel entrara la tierra prometida. Estaban por empezar su misión. Este pasaje, que está al fin de la sección introductoria y antes de los diez mandamientos, se reconoce como un pasaje programático, es decir que el resto del libro se debe leer a la luz de estos versículos [Peter Craigie le llama un “fórmula canónico”. (Craigie, Deuteronomy (NICOT, 1976, p.129)]. Aquí tenemos el propósito misionero de la ley, la visión divina de la misión de Israel ante las naciones. Si Israel cumple con el pacto las otras naciones lo verán. Las naciones se ven como la audiencia de la vida religiosa, social y ética de Israel. Si son obedientes será un testimonio de quién es Yahvé, quién es Israel y cuál es la relación entre los dos. Israel, cumpliendo con el pacto será un ejemplo a las naciones de cómo es una nación sabia e inteligente y una que tiene a Dios cerca de ella. Wright le llama a Israel “un libro al mundo” [Chris Wright, Deuteronomy (NIBCOT, 1998, p.47)].

Entonces, Deuteronomio [Wright muestra la importancia misionológica de libro de Deuteronomio. (Wright, 1998, pp.7-18)], con todas las leyes de justicia sirve como un manual de vida para Israel en su misión de ser ejemplo a las naciones [Arteaga llama la ley la “pedagoga del pueblo” (Padilla, 1998, p.114)]. Hay leyes que tienen que ver con la relación entre el pueblo y Dios [Wright llama esto “el desafío a la lealtad en medio del cambio cultural” (Wright, 1998, p.9).]. Toda la enseñanza en contra de la idolatría se basa en el hecho de que hay un solo Dios que merece la alabanza. Esto, por supuesto, es la base de toda la misión. Hay un solo Dios para todo el mundo, se le debe servir y se espera que todo el mundo se de cuenta de esto por medio de una nación. Israel tenía que ser una comunidad que reflejaba la relación de confianza y obediencia que fue el ideal de Dios. Segundo, hay muchísimas leyes que tratan la vida de la comunidad. Hay leyes que tratan el tema de los pobres, las viudas, los huérfanos y los extranjeros. Hay leyes que garantizan la justicia para los más vulnerables y no solamente para los ricos. Hay leyes para la liberación de las deudas y la de los esclavos [Especialmente capítulos 15-18]. Hay muchísimos mecanismos para mantener igualdad en la comunidad. Israel tenía que ser una comunidad que reflejaba el ideal de Dios en la vida comunitaria. Finalmente hay leyes que tratan la vida en cuanto a la tierra. La tierra pertenece a Dios y no se puede vender y explotar. La ley de barbecho que deja que la tierra descanse muestra esto y también la ley de Jubileo. Israel tuvo que reflejar el ideal de Dios en cuidar y cultivar la tierra [Walter Bruegemann interpreta la tierra en la vida Israel como “don, tentación, tarea y amenaza” (The Land “la tierra” (Philadelfia: Fortress Press), relacionando la vida de Israel en la tierra prometida con la misión de los primeros seres humanos en el jardín (véase pp. 144-146)].

Estos pasajes nos muestran que la naturaleza y la vida de Israel solamente se ve claramente en relación con las otras naciones. Israel, visto en su naturaleza y su vida es el paradigma para las naciones. El horizonte es universal, a todas las naciones.

Entonces las bases bíblicas de la misión que encontramos en el Pentateuco tienen que ver con la naturaleza misma del pueblo de Dios. El horizonte de Dios siempre ha sido todas las naciones. Se ve esto en la formación de un pueblo en una relación con Dios, unos con otros y con la tierra para reestablecer la manera que Dios desea “bendecir a todas las naciones”.

Libros Históricos
En los libros históricos como ser Josué y Jueces nos encontramos con bastante apertura para absorber otras familias. Cuando salieron de Egipto había una multitud mixta que incluían a Egipcios y otros. En Canaán lo más probable es que personas y clanes fueran absorbidos.

Josué Capítulos 1-5
La misión tiene que ver en tomar posesión de la tierra por medio de las promesas, la obediencia, tener valor y firmeza, meditar y cumplir todo lo que esta escrito, pero con proyección universal. En el capítulo 2, Rajab y su familia comienza formar parte de la historia del Pueblo de Dios.

Es condición de la misión la cooperación (1.12-14) y la santidad (3.5). La meta se formula en 4.24 “Esto sucedió para que todas las naciones de la tierra supieran que el Señor es poderoso y para que ustedes aprendieran a temerlo para siempre. No es para que sepan que hay un pueblo que hace guerra y Dios esta de su lado (5:13-14). Dios no es de ninguno en particular, el quiere que todos lo conozcan. Israel es el instrumento para realizar esta misión.

Rut Capítulos 1-4

  • Una mujer moabita pasa a formar parte del linaje real y de la genealogía del Señor. Todos los pueblos están incluidos. Este es el deseo del Señor y que le conozcan, Rut 2.11.
  • Dios desea que los mas olvidados y pobres “no pasen vergüenza”. Es responsabilidad del pueblo de Dios. Rut 2.15
  • Dios desea la redención integral y estructural de los pueblos. Rut 2.20
  • Dios desea comenzar un a nueva historia Rut 4.13-22

1 Reyes Capítulo 8
En I Reyes 8:43,60, en la dedicación del templo, Salomón ora por los extranjeros, “para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre y te teman, como tu pueblo Israel”

En las Declaraciones de los Salmistas se celebra una visión de la gloria y el señorío de Dios que va más allá de las fronteras de Israel. Lo que cree un pueblo se refleja en su canto. Encontramos el Salmo 117, 22:27, y otros como:

Salmo 67
Dios tenga misericordia de nosotros, y nos bendiga;
Haga resplandecer su rostro sobre nosotros;
Para que sea conocido en la tierra tu camino,
En todas las naciones tu salvación.
Te alaben los pueblos, oh Dios;
Todos los pueblos te alaben.

Alégrense y gócense las naciones,
Porque juzgarás los pueblos con equidad,
Y pastorearás las naciones en la tierra.
Te alaben los pueblos, oh Dios;
Todos los pueblos te alaben.

La tierra dará su fruto;
Nos bendecirá Dios, el Dios nuestro.
Bendíganos Dios,
Y témanlo todos los términos de la tierra.

Salmo 96:1-3, 10
Cantad a Jehová cántico nuevo;
Cantad a Jehová, toda la tierra.
Cantad a Jehová, bendecid su nombre;
Anunciad de día en día su salvación.
Proclamad entre las naciones su gloria,
En todos los pueblos sus maravillas.
Decid entre las naciones: Jehová reina.
También afirmó el mundo, no será conmovido;
Juzgará a los pueblos en justicia.

Israel y los Profetas
El problema de Israel es que no cumplió con su misión de ser ejemplo para las naciones. Pensaba que su elección fue un privilegio, que Dios era Su Dios y no el Dios de todo el mundo, que podían vivir en cualquier forma y todavía ganar la aprobación de Dios, que la religión externa era suficiente para agradarlo. Aquí entra el elemento profético en la vida de Israel.

Es muy importante entender que la base del ministerio profético en el Antiguo Testamento descansa en el pacto y especialmente en la renovación del pacto encontrada en Deuteronomio. La voz profética es “volvamos al desierto”. Volvamos a depender de nuestro Dios, reconocerlo, Dios uno es, somos reino de sacerdotes y nación santa a las naciones. Deuteronomio contiene las bendiciones y las maldiciones del pacto (Caps. 27-28). “Si realmente escuchas al Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno, el SEÑOR te pondrá por encima de todas las naciones” (28.1). Con la obediencia vienen las bendiciones. Estar “por encima de todas las naciones” es un concepto misionero (Ex 19.5). Es ser un especial tesoro para bendecir a las naciones. “Pero debes saber si no obedeces al SEÑOR tu Dios ni cumples fielmente todos los mandamientos y preceptos que hoy te ordeno, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas maldiciones” (28.15).

Estos capítulos son esenciales para el entendimiento del ministerio profético. Los juicios que pronuncian los profetas antes del exilio tienen que ver con estas maldiciones. Los profetas analizaban el contexto concreto de Israel en un momento histórico y, a la luz de las leyes de Deuteronomio junto a las maldiciones y bendiciones, pronunciaban el juicio sobre el pueblo. El ministerio de los profetas fue de predicación en vez de predicción. Los Profetas se han llamado “los guardias del Pacto”, llamando a Israel a volver a la obediencia. Pero también fueron heraldos de las maldiciones del pacto. Podemos ver cómo el exilio fue el cumplimiento de Deuteronomio 28.49-68.

Ezequiel, hablando después del exilio expresa en el capítulo 36.18-32, que Israel por su violencia e idolatría el Señor la había dispersado entre las naciones. Comenta que el Señor va a renovar el pacto, va a dar a conocer su santidad y “las naciones sabrán que yo soy el SEÑOR” (36.23). Todo esto va a llevar un milagro en la vida de Israel (36.24-30).

El deseo del Señor es que todas las naciones lo conozcan. Israel debía ser el modelo, pero fracasó (un fuerza centrípeta y centrífuga). Dios envía a sus Profetas para que Israel vuelva al pacto, a la ley y que anuncien lo que iba a pasar si no obedecían. El horizonte final es bendecir a todas las naciones y sepan que el Señor es Dios.

Los Profetas y las Naciones
Dios usa a los Profetas de Israel en forma directa para advertir, corregir, condenar a las naciones.

Varios de los profetas del Antiguo Testamento dirigen su mensaje a una nación pagana:
En Abdías el enfoque es Edom, en Nahúm es Nínive y en Habacuc es Babilonia. Se anuncia el juicio sobre estas naciones porque habían oprimido a Israel.

Hay otros profetas que tienen una sección que se pueden llamar “oráculos a las naciones” Ejemplos de estos son Isaías 13-23; Jeremías 46-51; Ezequiel 25-32; Amós 1.3-2.5; Sofonías 2.1-3.8. Estos oráculos son el anuncio de juicio sobre la injusticia y el orgullo. Amós nos puede servir como ejemplo. En la sección 1.3-2.5 Amós hace una lista de naciones y sus delitos. Damasco ha tratado a una nación vecina en una forma cruel (1.3), Gaza vendía a pueblos enteros a la esclavitud (1.6), Tiro había hecho lo mismo y además habían violado un pacto entre hermanos (1.9), Edom no tenía compasión de su hermano (quizás Israel), Amón había cometido delitos de guerra (1.13) y Moab había insultado los restos de un rey pagano por haberlos quemado (2.1).

Se puede concluir diciendo que a Dios le interesa la vida de las naciones aún cuando no tienen nada que ver con la vida de Israel y que esta preocupación por las naciones debe preocupar al pueblo de Dios. Dios quiere la justicia para las naciones paganas. La destrucción de Sodoma y Gomorra, el anuncio de la destrucción de Nínive por Jonás, muestran que a Dios le preocupa la totalidad de la vida humana dondequiera que exista. Esta preocupación se concreta en una voz profética a las naciones.

Conclusiones sobre la misión en el Antiguo Testamento
El horizonte de la misión es sumamente transcultural, es decir que tiene que ver con la salvación y la bendición a todas las naciones. La misión es transcultural (universal) e integral. La misión integral sin ser universal se convierte en localismo. Nos ocupamos de la gente cercana pero no de la gente lejana. Es etnocentrismo y egoísmo. En el otro lado, la misión universal sin ser integral se convierte en proselitismo. Corremos el riesgo de ocuparnos únicamente del aspecto religioso, personal, interno, pero sin ocuparnos de todos aspectos de la vida humana de la gente. En el Antiguo Testamento, la misión se extiende a todos los aspectos de la vida y a todas las naciones.

Parte 2 – En el Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento es un documento misionero, escrito en el fuego de la misión de los primeros creyentes. Se observa la relación entre el pueblo de Dios y su misión.

El Nuevo Testamento tiene como trasfondo la enseñanza del Antiguo Testamento. Debemos tener esto en mente para discernir lo que el Nuevo Testamento está comunicando; Por ejemplo el comentario de Lucas en Hechos 4.34 que “no había ningún necesitado entre ellos” es una referencia a Deuteronomio 15.4 que dice “Entre ustedes no deberá haber pobres”. No se puede entender con amplitud el mensaje misionero del Nuevo Testamento sin darnos cuenta de lo que hemos aprendido en el Antiguo.

El Nuevo Testamento no da una definición unida de la misión sino que hay varios paradigmas misionológicos que dan diferentes perspectivas de la misión.

En los cuatro evangelios los autotes bajo la guía del Espíritu Santo, están dando su perspectiva sobre el evangelio y la misión. Cada “evangelio” es una presentación contextualizada haciendo el mensaje relevante en su situación particular. Son diferentes facetas de un prisma. Cuando la luz se pone de un lado, muestra un aspecto y cuando se pone de otro lado se ve otro aspecto.

Misión en Mateo: Hacer discípulos

En cuanto a Mateo y la misión, “la gran comisión” es el versículo más citado(Mateo 28.16-20). Hoy día se reconoce que este último pasaje es el clímax del evangelio donde la enseñanza que corre a lo largo del evangelio converge en este pasaje. Se ve en estos textos que la misión es una expresión del proceso de envío entre el Padre, Hijo y Espíritu Santo. Muestra la naturaleza trinitaria de la misión y la naturaleza misionera de la Trinidad. La misión nace, no de la naturaleza de la iglesia sino de la de Dios.

La gran comisión plantea una misión totalizadora. Nótense los “todos”. La autoridad que el Padre le entrega al hijo implica “toda autoridad”, la misión que el Hijo entrega a sus discípulos implica “todas las naciones”, la enseñanza que deben hacer implica “todo lo que Jesús les había dado” y la misión durará “todos los días” con su respaldo hasta el fin del mundo.

El verbo principal en la comisión de Mateo es hacer discípulos, no ir, ni bautizar, ni enseñar. Hacer discípulos es el imperativo mientras los otros son participios. Ir, bautizar y enseñar son medios esenciales hacia ese fin pero no son fines en sí mismos.

¿Cómo definimos ‘discípulo’?
La palabra griega mathetes quiere decir alguien que aprende. Son “cristianos verdaderos…que se comprometen a Cristo sin condiciones, que continúan en la palabra… que llevan su cruz, que tienen un testimonio cristiano por toda su vida” . Es decir, demuestran una vida transformada y puede ser identificado por su fruto. Ron Davies ha propuesto que, un discípulo se puede definir como una persona que ha respondido a la gran invitación (11.25-30 “vengan a mí”), ha hecho la gran confesión (16.13-20: “eres el Cristo”), está cumpliendo con el gran mandamiento (Mateo 22.34-40 “amar al Señor tu Dios y a tu prójimo”) y está obedeciendo la gran comisión (28.16-20: hace discípulos). Hacer discípulos, se usa mas veces en Mateo que en los otros evangelios sinópticos, que se podría decir, con Bosch que hacer discípulos ES la misión en Mateo.

La misión en Mateo es universal (todas las naciones) y no tiene un enfoque solo a los judíos. Si el verbo principal (hacer discípulos) nos muestra lo qué es la misión, los dos participios (bautizando y enseñando) nos muestran cómo hacerla. El bautismo es importante por que es más que un testimonio personal del nuevo creyente. Señala la inclusión del discípulo en la comunidad de fe, es decir la iglesia. Mateo enfatiza mucho el rol de la comunidad en la misión y este rol sacerdotal del bautismo se realiza por la comunidad. Mateo es el único evangelista que usa la palabra ekklesia (iglesia) en su evangelio (véase Mateo 16.18 y 18.17) y en el cuarto discurso de Jesús en Mateo el enfoque es en la vida de la comunidad misionera (18.1-35). La fórmula trinitaria del bautismo es importante donde “un no creyente se hace un discípulo cristiano cuando es asegurado que pertenece al Padre, Hijo y Espíritu Santo” e incorporado en la iglesia.

El otro aspecto de enseñar es, para Mateo esencial para la obra misionera. Jesús dedica mucho tiempo en Mateo para enseñar a sus discípulos. Mucha de la enseñanza de Jesús fue sumamente ética y en el Antiguo Testamento la ética es esencial si las naciones van a conocer a Dios. Primariamente lo que enseñaba fue la obediencia que no se hace por discursos sino por ser modelo. La misión es constante, discípulos haciendo discípulos, que hacen discípulos.

Finalmente, Jesús promete su presencia por medio del Espíritu Santo. “La presencia permanente del Señor resucitado en su iglesia misionera la sostendrá y animará hasta que termine la tarea y sea completo el triunfo del reino de Dios.”

Bosch dice: “En la perspectiva de Mateo, los Cristianos encuentran su verdadera identidad cuando están involucrados en la misión.”

Misión en Marcos: La predicación del evangelio de Jesucristo
Básicamente, la misionología de Marcos se puede resumir como “la predicación del evangelio de Jesucristo a toda criatura.” “El evangelio se debe predicar, esto eventos se deben decir a todos los hombres en todos los lugares”. Predicación, evangelio y universalidad son los tres elementos importantes.

“La gran comisión” de Marcos se encuentra en Marcos 16.15-18. “Vayan y anuncien las Buenas Nuevas a toda criatura” (Marcos 16.15). Esta comisión no se encuentra en los manuscritos más antiguos y se piensa que Marcos 16.9-20 fue añadido por otra persona resumiendo las comisiones de los otros evangelios y Hechos.

El evangelio de Marcos se titula “el evangelio de Jesucristo”. Este evangelio tiene su eje en Jesucristo y sus acciones. En Marcos no tenemos muchos discursos y enseñanza de Jesús, como los tenemos en Mateo, sino sus acciones y los eventos de su vida, incluso su muerte y resurrección. Jesús realmente ES el evangelio que se debe predicar.

Predicarlo es lo que tenemos que hacer con este evangelio. En Marcos Jesús mismo siempre se pinta, predicando el evangelio, llamando a los discípulos, sanando a la gente enferma, expulsando demonios, perdonando pecados. (Marcos 1:14-15, 16-20, 21-45; 2:1-17). Y desde el principio eligió los doce “para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar y tener autoridad sobre los demonios.” (Marcos 3:14-15 cf 6:7-13) El énfasis es, predicar el evangelio; proclamar las Buenas Nuevas y llamar a todos a responder en fe y arrepentimiento.

Este evangelio de Jesucristo se debe predicar a toda criatura. El elemento universal se ve de varias maneras. Primero, por la ubicación del ministerio de Jesús. En Marcos Jesús empieza su ministerio predicando el evangelio en Galilea (1.1-8.21), un área mixta de gentiles y judíos, donde gana muchos discípulos y tiene una popularidad grande. Segundo el elemento universal se ve por el rechazo por los judíos y la apertura de los gentiles. A lo largo de Marcos los judíos no entienden la misión de Jesús en cambio los gentiles la aceptan. Esto nos lleva al tercer elemento, la purificación del templo (11.1-19). Como en los otros evangelios Jesús hace una limpieza del templo. Mateo y Lucas, citan las palabras de Isaías 56.7 y Jeremías 7.11 diciendo que los judíos habían hecho del templo una “cueva de ladrones” en vez de “una casa de oración”. Marcos agrega a “una casa de oración” la frase “para todas las naciones”. Para Marcos, el templo es una señal de la universalidad en el plan de Dios. El templo judío se debe destruir y un templo que no se hace por manos se debe construir para que las naciones puedan alabar a Dios.

Podemos concluir que para Marcos la misión de Jesús fue predicar el evangelio y la misión que entregó a sus discípulos fue la misma, pero esta predicación fue a cerca de la muerte y la resurrección de Jesucristo.

Misión en Lucas / Hechos: El camino sigue hasta los confines de la tierra
Lucas es el único de los evangelistas que continúa la historia de la misión de Jesús a la misión de la iglesia. Muestra la continuidad entre la misión que Jesús comenzó y lo que siguió haciendo por medio de la iglesia (Hechos 1.1.) Lucas es el único autor gentil del Nuevo Testamento. Nos cuenta los primeros pasos en la misión de la iglesia desde el punto de vista gentil. Lucas se preocupa por los pobres. Nos habla de la misión a los pobres y la misión de los pobres. Como sabemos Lucas / hechos es una obra de dos tomos, pero, veremos que cada uno de ellos tiene su propio mensaje misionero.

Se ha argumentado que el lema del evangelio de Lucas se encuentra en Lucas 3.4-6.

Voz de uno que grita en el desierto, Preparen el camino del Señor, háganle sendas derechas. Todo valle será rellenado, toda montaña y colina será allanada. Los Caminos torcidos se enderezarán, las sendas escabrosas quedarán llanas Y todo mortal verá la salvación de Dios”.

Aunque Mateo y Marcos ambos citen el pasaje en Isaías 40.3-5, es solamente Lucas que sigue con la cita hasta versículo 5, “Y todo mortal verá la salvación de Dios”. Parece que Lucas en su evangelio usa este versículo como texto para todo el evangelio. En este primer libro, Lucas cuenta la historia del camino del Señor. El evangelio de Lucas y todo el libro de Hechos es la historia del camino. Esto se ve claramente en “la crónica de viaje” (9.51 19.44). La misión en Lucas es dinámica por que está en el camino. Hacer la misión en Lucas es estar con el Señor en el camino del Señor.

Este camino del Señor va a superar todos los obstáculos como la oposición, que sea de demonios (4.33-35, 41-42), de seres Humanos (5.17-6.11; 13.31-35; 15.2), o intentos a asesinarlo (4.29; 19.47-48; 20.19; 22.2) también va a superar las barreras de clase social (5.27-32; 7.36-50; 15.1-32; 19.1-10), dé prejuicio sexual (7.36; 8.3; 13.10-17) y de prejuicio racial (10.29-37; 17.11-21. Para Lucas no cabe duda que el camino del Señor va a lograr sus objetivos.

El camino sigue para que todo mortal vea la salvación del Señor. El elemento universal está presente aquí. Todo mortal, todo tipo de persona y toda clase de condición. Hombres, mujeres, viejos, jóvenes, clase alta y baja, ricos, pobres (aunque los ricos deben usar su riqueza bien [16.1-15, 19-31; 18.18-30; 19.1-10), niños y leprosos, etc. El camino del Señor no ha terminado su viaje hasta que todo mortal vea la salvación del Señor.

Finalmente es la salvación que van a ver. Para Lucas la salvación tiene un significado ancho. En los relatos del nacimiento, la salvación también tiene consecuencias políticas. La exaltación de los humildes (1.51 53), la liberación del pueblo de Dios (1.71 74), luz para los están en oscuridad y da paz, (1.77 79), la revelación y la gloria (2.30 32) usan el lenguaje de Jubileo. Jesús usa el mismo lenguaje cuando describe su misión en el sermón en Nazaret (Lucas 4:18-19 cf. Isaías 61:1-2; 58:6 véase también c.f. 7:21-23). Además, Lucas usa la palabra “salvar” para incluir la sanidad física, la liberación de demonios tanto como el perdón de pecados (4:43; 7:36-50 esp v 50; 8:1-3, 26-56; 17:19, 19:10 c.f v 9.) Esto sigue en Hechos también (Hechos 2:38-41 c.f. v 47., 4:12 cf vv 9-10; 13:26 vv 38-39; 16:31.) Darío López postula seis dimensiones de la salvación en Lucas “económica, social, política, física, psicológica y espiritual.” Tanto en el Antiguo Testamento como en Lucas, la salvación esta referida a toda la persona y para todos sin discriminación.

En el evangelio de Lucas la misión de Jesús es seguir el camino del Señor, superando todos los obstáculos para llevar la salvación integral a todo mortal.

En cuanto al libro de los Hechos el versículo 1.8 se ha visto como un orden para el libro.

Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén, como en toda Judea y Samaria y hasta los confines de la tierra.

El mensaje del evangelio empieza en Jerusalén con una pequeña secta dentro de judaísmo, reuniéndose en el Templo, siguiendo las tradiciones judías y esperando la restauración de Israel, predicando en las calles y en el Templo, viviendo una vida comunitaria y luchando para sobrevivir (1.1-8.1a). Después, se extiende al mundo semi-judío de Judea y Samaria, empezando a aceptar la posibilidad de la conversión de los gentiles. Felipe predica en Samaria, se convierte el hombre que va a ser el más importante misionero a los gentiles, Dios dirige a Pedro a predicar a la familia de Cornelio (gentil, temedor de Dios), estos gentiles reciben el Espíritu Santo, la iglesia de Jerusalén acepta a Cornelio como hermano y la iglesia de Antioquía, que va a ser la base de la misión a los gentiles se menciona por primera vez (8.1b-12.25). Vemos un movimiento, no solamente geográfico del evangelio sino, también un movimiento más allá del judaísmo hacia una fe universal. Finalmente desde capítulo 13 hasta el fin del libro somos testigos de la extensión del evangelio en Asia Menor y Europa, y vemos como el evangelio toca el centro del mundo de aquel día. Hechos termina con Pablo en Roma, predicando el evangelio sin “impedimento y sin temor alguno” (Hechos 28.30.). El camino ha recorrido una larga senda de Galilea a Jerusalén y de Jerusalén, pasando por Antioquia a su llegada en Roma. También ha recorrido una larga senda de transformación de ser una secta judía a una fe universal.

Muy importante para observar: En su traducción de Hechos 1.8, la NVI ha seguido el griego más precisamente que la otras traducciones al subrayar la forma concurrente de la misión en vez de una forma consecutiva. Es decir que la misión se hizo TANTO en Jerusalén COMO en toda Judea y Samaria y hasta los confines de la tierra. La misión a los confines de la tierra no necesitaba esperar que la misión a Jerusalén se terminara para recibir la atención de los creyentes, sino se hizo a la vez. Pero, parece que los Apóstoles no entendían esto tampoco por que, era el Espíritu Santo que dio el impulso para cruzar las barreras en cada etapa y no una estrategia de los apóstoles. En cada caso el Espíritu Santo tuvo que echarlos de su “zona de confort.” Para que salieran de Jerusalén, usó la persecución (8.1) para que predicaran a los gentiles, temedores de Dios, usó visiones (10.1ss), para que la iglesia de Antioquia mandara un equipo misionero, hubo una manifestación especial (13.2), para que la iglesia de Jerusalén aceptara a los gentiles como miembros de la iglesia, usó un mensaje directo (15.28) y para que Pablo predicara en Europa usó obstáculos, circunstancias y una visión (16.6-10). Dios quería que la iglesia misionara TANTO en Jerusalén COMO en toda Judea y Samaria y hasta los confines de la tierra y hizo todo lo posible para asegurar que se hiciera. En fin, para Lucas la frase “pero hay tanto que hacer acá sin pensar en otras partes del mundo” es una negación de la naturaleza universal del evangelio y de la naturaleza bíblica de la misión.

Bosch propuso que Lucas 24.46-49 sirve como la gran comisión en Lucas / hechos. Bosch comenta que su meollo es el mensaje del arrepentimiento y perdón; está destinado a “todas las naciones”; comienza “por Jerusalén”; se implementará por medio de “testigos”; y se llevará a cabo en el poder del Espíritu Santo.

Lucas muestra que el sufrimiento y el testimonio son el modo de la misión, la salvación y la universalidad son el mensaje de la misión y la motivación de la misión es la seguridad del progreso del camino y la presencia del Espíritu Santo. Por lo tanto se debe encarnar el evangelio de Jesús en un testimonio humilde, predicando todo el evangelio, testificando a todas las naciones, siguiendo el “camino” del Señor con el Espíritu Santo como nuestro guía.

Misión en Juan: La revelación de Dios en Jesucristo
El propósito del evangelio de Juan es sumamente misionero. Está escrito para que “crean que Jesús es el Cristo y al creer en su nombre tengan vida” (Juan 20.31). Es llevar a la gente a la fe en Jesucristo y nutrirla para que lleven otros a la fe. La meta central es evangelista y misionera.

El mensaje central de Juan es el envío del Hijo por el Padre, impulsado por su amor infinito a la humanidad perdida para que los que creen en él sean salvos y tengan vida eterna. (Véase Juan 3:16) Como dice I Juan 4.14, “Y nosotros hemos visto y declaramos que el Padre envió a su Hijo para ser el Salvador del mundo.”

El hijo fue enviado al mundo. “Mundo” (ho kosmos) en Juan, generalmente se refiere a la humanidad caída en enemistad a Dios pero que todavía es el objeto del amor de Dios. Las palabras ho kosmos aparecen 96 veces en Juan y solamente 22 veces en los sinópticos. Juan pensaba que fue un concepto bastante importante. El mundo es enfoque del amor de Dios POR QUE es caído. Esto nos da otra perspectiva en cuanto a la misión. El mundo en el pensamiento de Juan es malvado (I Juan 2.15) pero es el objeto del amor de Dios (Juan 3.16).

La misión de Jesús: Jesús vino para revelar al Padre, para llevar a los hombres al Padre, para darles la vida eterna. Vino al “mundo” que se encuentra en pecado, oscuridad y alienación. El “Hijo” también es el “Logos” quien estuvo con Dios antes de la creación, es Dios mismo, por medio de él, el mundo fue creado, es la fuente de toda luz y vida. Jesús es el único camino al Padre, a quien el Padre ha entregado la salvación y el juicio. ( las declaraciones “Yo Soy” – Juan 6:36; 9:5 etc. también Juan 1:18; 14:8.). Su muerte es el medio de llevar a los hombres al Padre. Por su muerte quita las barreras que nos impiden conocer al Padre, es decir el pecado y Satanás. (Juan 1:29 y Juan 12:31). Jesús es él enviado por el Padre (cf Juan 3:17, 34; 4:34; 5:23, 24 etc.) quien tiene la autoridad completa del Padre y ha venido a hacer la voluntad del Padre (Juan 5:19-30; 8:29)

La misión de los discípulos Juan 20:21
¡La Paz sea con ustedes! — Como el Padre me envió, así los envío a ustedes.

“La paz sea con ustedes” Esta frase es más que un saludo (Juan 20.19, 21, 26). Por su muerte, Jesús ha ganado la paz que el mundo no puede entender, dar, ni quitar, que dura aun en la tribulación. La paz que Jesús les brinda es SU paz (Juan 14:27; 16:33). Es la paz que se debe compartir con el mundo.

“Como el Padre me envió (lit: me ha enviado), los envío a ustedes.

Este verbo indica un acto en el pasado que todavía tiene efectos en el presente. Es decir “el Padre me envío y sigue enviándome”. Su envío sigue en el envío de los discípulos. En la misma manera en que él fue enviado los discípulos son enviados “al mundo” (Juan 17.18). No pertenecen al mundo en la misma manera en que Jesús no pertenece al mundo. Los ha elegido del mundo (Juan 15.19) y el mundo lo va a odiar como lo odió a él (Juan 15.18-25). El mundo al cual los manda, primariamente es el mundo caído pero también incluye la idea de TODO el mundo de la humanidad, no solamente los judíos. (Juan 1.29 “el pecado del mundo” Véanse también Juan 10:16; 11:52; 12:32).

El evangelio de San Juan nos da el modelo de misión de la comunidad de discípulos. Este modelo es Jesús. John Stott dice que esta comisión es la más ignorada por que es la más costosa. ¿Cómo hacer la tarea? ¿Cómo imitar el modelo que es Jesús? ¿Cómo lo envío el Padre?

Juan 1:14 dice: “El verbo se hizo carne”. Dios hijo se hizo hombre, se hizo pequeño, débil, pobre, vulnerable. Experimento el dolor, el hambre y se expuso a la tentación. Cuando se hizo como uno de nosotros, no dejo de ser El mismo, siempre siguió siendo el Verbo eterno, el Hijo de Dios.
Los cuatro evangelios nos dan la clara respuesta, mostrándonos como vivió toda su vida, sus palabras, lo que hicieron sus manos, lo que transmitió, su mirada, su caminar por diferentes lugares, su manera de amar, perdonar, sentir. Este es el modelo que debemos seguir para realizar la tarea.

Las Cartas a las Iglesias

  1. El Evangelio debe de ser anunciado a todos. Romanos 1:14, 15
  2. Instrucciones para que los cristianos sean maduros y fructíferos. I Corintios 15:58
  3. El propósito de las instrucciones es esparcir la Gloria de Dios a todas las naciones. Efesios 2:7, 10 – 3:10
  4. Dios nos llama para que seamos embajadores de Cristo. II Corintios 5:19-20
  5. Una Iglesia madura naturalmente proclama el Evangelio a todas las naciones. I Tesalonicenses 1:8

Las Epístolas Pastorales

Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. I Timoteo 2:3-4

Las Epístolas Universales
Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable. I Pedro 2:9

El Clímax en el Apocalipsis
Y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. Apocalipsis 5: 9-10

Conclusión

La Biblia entera muestra el plan de Dios de reconciliar el hombre consigo y esparcir su gloria a todas las naciones. La Iglesia es el instrumento de Dios para llevar a cabo su plan. La misión de Dios es un atributo de Dios mismo que se expresa en su accionar por redimir a la humanidad e invita a su iglesia a participar.

La misión de Dios ocurre principalmente cuando la iglesia, intencionalmente cruza las barreras que existen entre iglesia y no-iglesia, fe y no-fe, para proclamar en palabra y obra la venida del Reino de Dios en Jesucristo, por medio de la participación de la iglesia en la misión de Dios de reconciliar a las personas con Dios, consigo mismo, con el prójimo y con la creación, incorporándolas a la iglesia por medio del arrepentimiento y fe en Jesucristo por la obra del Espíritu Santo con miras hacia la transformación del mundo como señal de la venida del Reino de Dios en Jesucristo.

Nuestro dialogo haciendo misión debe abarcar todos los aspectos de la vida. Muchos dicen que “Cuando todo es misión, nada es misión”. David Bosch contesta: “Es un riesgo que debemos correr”. Es la tensión necesaria en la que nos debemos mover.

El enfrentamiento fuerte es cuando la iglesia se transforma en agente de cambio. Cuando de alguna manera tocamos las realidades e intereses de determinados sectores por presentar “Todo el Evangelio” nos enfrentaremos con el real “costo de ser discípulos”. Solo cuando nuestras creencias cambian realidades humanas que transforman, comenzara una lucha de Poder contra Poder.

“La encarnación es el modelo para la misión de la Iglesia. En su encarnación, Jesús se identifico con la humanidad pecadora, se solidarizo con ella en sus aspiraciones, angustias y debilidades y la dignificó como criatura hecha a imagen de Dios. La Iglesia esta llamada a encarnar su misión al estilo de Jesús.”

“La evangelización es misión, pero la misión es mas que la evangelización… La misión es la Iglesia enviada al mundo para amar, servir, predicar, enseñar, sanar y liberar… el evangelismo, por lo tanto es un llamado al servicio, es llamar a las personas a la misión.”

Debemos anhelar y desear que la iglesia de Jesucristo sea plantada en todas las etnias como expresión y anticipo del Reino de Dios; pero el Reino de Dios es mucho más que la iglesia, por lo tanto su entendimiento misional debe abarcar todos los aspectos de la vida.

Hay un Reino y hay un Rey que quiere ser Señor. “Jesucristo es el Señor” y su deseo es que los ciegos vean, los tristes tengan gozo, los paralíticos caminen, los que no tienen ropa y alimento lo tengan, que se practique la justicia y el amor como señal del reino (Lucas 4: 18-19 y Mateo 9:35-36).

Espero finalmente que no caigamos en lo que muchas veces ha dicho John Stott: “La acción sin reflexión es fanatismo en acción pero la reflexión sin entrega es la parálisis de toda acción.” Dios llama a todos los creyentes a participar y comprometerse en su misión.

Carlos Scott

Autor: Carlos Scott

Carlos es miembro del comité ejecutivo y del consejo de liderazgo global de la Comisión de Misiones de la Alianza Evangélica Mundial (WEA), Reside en Buenos Aires.


Etiquetas:


No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!